NDT IV: La gestión de la enorme empresa el Estado

fracasamos en reconocer que con el estómago vacío (pobreza y exclusión) las libertades políticas son un privilegio para unos pocos

0

NDT IV.

La meta del Estado en democracia es el bienestar de toda la población. Para ello combina dos grandes elementos: 1) las libertades civiles y los derechos humanos y, 2) el bienestar material, fuente básica de acceso a la dignidad (alimentación, vivienda, ingreso, etc.). En política siempre se hemos valorado los primeros, pero fracasamos en reconocer que con el estómago vacío (pobreza y exclusión) las libertades y derechos son un privilegio para unos pocos.

Institucionalmente, el Estado combina dos grandes funciones: una, la construcción de Políticas de Estado, tema de notas anteriores, de las que se derivan los parámetros del Estado y la sociedad que queremos. Otra, la ejecución de esas políticas. En nuestro modelo, que podríamos calificar de fracasado como lo evidencia la crisis nacional, ambas se encuentran en manos de políticos cuya motivación principal es electoral. El país ganaría mucho si las concibiera como dos niveles de organización, la primera esencialmente política, cuyo objetivo es definir las grandes directrices para lograr las metas de bienestar que queremos y velar porque los resultados esperados se concreten. Otro, responsable de ejecutar la política, mediante procesos técnicos y movilización de los recursos públicos, para lograr esas metas.

Piénsese en la complejidad de las empresas encargadas de generar los productos del bienestar social: ICE, CCSS, MEP, MOP, BANCA, entre muchas otras. Se encuentran entre las más complejas de la región y deberían ser administradas por gerentes de altísimo nivel (educación y experiencia), seleccionados por un proceso técnico independiente de la política y estables, en función de la calidad de su desempeño. Lograríamos así articular política y técnica, frecuente desequilibrio de la democracia. Usted, amigo lector, qué piensa.

 

Comentarios

Cargando...