Nicaragua: Ex Ministras de Salud envían carta a directores de la OMS y OPS ante pandemia del Covid-19

0

La Revista reproduce carta enviada a los directores de la Organización Mundial de la Salud, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus y de la Oficina Panamericana de la Salud, Dra. Carissa F. Etienne, por las ex Ministras de Salud de Nicaragua;  Margarita M. Gurdián, Lombardo Martínez Cabezas, Dora María Téllez Argüello y Lea Guido (1980-1985), ante la pandemia del COVID-19.

 

Carta al director de la OMS y a la directora de la OPS
Managua, 11 de mayo de 2020
Excelentísimo Señor
Doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus
Director de la Organización Mundial de la Salud (OMS)
Excelentísima Señora
Doctora Carissa F. Etienne
Directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS)
Estimados señores:
Reciban nuestro cordial saludo.
Nosotros, exministras y exministros de salud de la República de Nicaragua, nos dirigimos a ustedes, preocupados por lo que acontece en nuestro país, debido a la magnitud que está alcanzando la pandemia del COVID-19 y su inminente agravamiento por la carencia de acciones del gobierno presidido por el señor Daniel Ortega Saavedra.
Pese a que la Organización Mundial de la Salud (OMS) el día 11 de marzo del corriente año, declaró que el brote de coronavirus Sars-CoV-2, causante de la enfermedad COVID-19, se había convertido en una pandemia global, alertando de esa manera a todos los países, en Nicaragua dicho llamado ha sido ignorado, poniendo en gravísimo riesgo la salud de la población.
En Nicaragua, no se realizaron acciones de prevención y contención. En la fase actual de la pandemia tampoco se han realizado las debidas acciones de mitigación.
Esta situación es todavía más grave considerando la limitada capacidad del sistema público de salud. Tomar acciones urgentes para prevenir y mitigar la pandemia del COVID-19, debió haber sido imperativo y urgente.
La no observancia de las recomendaciones de la OMS y de la OPS, fueron reconocidas por la señora directora de la OPS, Dra. Carissa F. Etienne, en declaraciones públicas del 7 de abril de 2020.
Nicaragua es el segundo país más pobre del continente americano. La pandemia del coronavirus ya está afectando de manera exponencial a la población y, especialmente, a las personas en condiciones de mayor vulnerabilidad.
Contrario a su mandato constitucional, el Ministerio de Salud no ha informado de forma veraz, objetiva y transparente a la población nicaragüense sobre la situación real de la pandemia.
Adicionalmente y para agravar la situación, el presidente y la vicepresidenta han sido recurrentes en sus mensajes, minimizando el riesgo del COVID-19.
El gobierno no solamente no ha impulsado debidamente las medidas básicas de distanciamiento físico e higiene: ha promovido, en los últimos dos meses, actividades que implican aglomeración de personas, facilitando así las condiciones para un contagio masivo que puede redundar en elevadas pérdidas humanas.
Nos preocupa especialmente, que el personal de salud, que está en la primera línea de atención a quienes enferman de COVID-19, ha estado trabajando sin la protección necesaria y suficiente y ha estado siendo obligado, so pena de sanciones severas, a manipular la información sanitaria para negar o disminuir artificialmente el número de casos y de muertes por causa de la pandemia. A la fecha, hay una considerable cantidad de profesionales contagiados, en las unidades de salud, debilitando las condiciones para la atención a quienes la necesitan y hay personal despedido por sospechas de haber informado con transparencia a las familias.
Organizaciones de la sociedad civil, iglesias, gremios empresariales y organizaciones de derechos humanos, especialistas en salud pública y personal médico, han propuesto acciones y medidas frente a la pandemia. Sin embargo, el gobierno ha puesto oídos sordos a esas demandas y propuestas.
En consecuencia, la ciudadanía nicaragüense se encuentra en situación de riesgo extremo. Los abajo firmantes consideramos que la sociedad nicaragüense está en una muy difícil situación que además de afectar a nuestro país, se convierte en un grave riesgo para la región centroamericana.
Las dolorosas consecuencias de la actual situación –por omisión o comisión– serán plena responsabilidad de quienes controlando las instituciones se han negado a informar con transparencia. Esas personas e instituciones a pesar de contar con la asesoría de la OMS/OPS se han negado a convocar a la ciudadanía y demás sectores para prevenir y dictar las medidas necesarias a fin de proteger a la población; han retardado la preparación del sistema de salud y no han proporcionado la protección adecuada y suficiente al personal de salud.
Profundamente preocupados por esta situación y en atención a las responsabilidades que ustedes a cargo de la OMS/OPS ostentan, en materia sanitaria continental y mundial, les solicitamos encarecidamente tomar las providencias que estén a su alcance para disminuir el impacto de la pandemia del coronavirus en la población nicaragüense.
Atentamente,
Margarita M. Gurdián (2004-2007)
Lombardo Martínez Cabezas (1997-1999)
Dora María Téllez Argüello (1985-1990)
Lea Guido (1980-1985)

 

 

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...