Nicolás Boeglin, Profesor de Derecho Internacional Público, Facultad de Derecho, Universidad de Costa Rica (UCR). nboeglin@gmail.com

Desde el ataque sufrido por Israel el pasado 7 de octubre del 2023, han sido muy diversos los comunicados oficiales provenientes de diversos Estados y de organizaciones internacionales, expresando su profunda solidaridad con las víctimas israelíes y condenando la violencia perpetrada por el Hamás.

A modo de ejemplo, se pueden citar – entre muchos otros – los comunicados oficiales emitidos por Estados  tales como Argentina: al respecto, se trata de un texto bastante breve si lo comparamos al contenido de los comunicados de Bolivia, o bien de Brasil, de Colombia y de Chile en lo que respecta a América Latina.

En el caso de Colombia, el texto integral de su comunicado se lee de la siguiente manera, que nos ha parecido oportuno reproducir en su integralidad:

Bogotá, D.C., 8 de octubre de 2023 – El Gobierno de Colombia reitera el llamado a retomar, de manera urgente, el diálogo entre Israel y Palestina para iniciar un proceso de paz que conduzca a la coexistencia pacífica, dentro de fronteras seguras acordadas mutuamente e internacionalmente reconocidas, con pleno respaldo a la integridad territorial de las partes.

Igualmente, expresa su más enérgica condena a las afectaciones a civiles que han ocurrido en la mañana de ayer y de hoy.  El Gobierno de Colombia manifiesta su solidaridad con las víctimas y sus familias, al tiempo que hace un llamado para que cesen la violencia y las provocaciones. La violencia sólo causa mayor sufrimiento y profundiza obstáculos en la búsqueda de una solución del conflicto. En este sentido, Colombia hace un llamado a la comunidad internacional.

Los recientes acontecimientos son una muestra inequívoca de que la violencia afecta mayoritariamente a la población, con pérdidas irreparables en los niños, mujeres y hombres. El conflicto Israel-Palestino debe resolverse a través del diálogo y su solución debe soportarse en los escenarios multilaterales, de conformidad con las numerosas resoluciones adoptadas por la Organización de las Naciones Unidas, especialmente para dar cumplimiento a la solución de dos Estados como lo estableció la resolución 181 (II) de la Asamblea General de 1947, y cuya visión fue ratificada por el Consejo de Seguridad de la ONU en resoluciones posteriores“.

Nuestros estimables lectores podrán comparar el comunicado de Colombia con el de otros Estados, mucho menos extensos sobre lo que ocurre en Palestina.

De igual manera, podemos referir a los textos elaborados por parte de Alemania, de Japón, de Malasia, de Marruecos, de Oman, de Qatar, o de  Suecia o bien los circulados por parte de Suiza , Tailandia y de Turquía ; también merece mención la posición externada esta vez por una organización internacional, la Unión Europea (UE).

Notemos que el comunicado bastante extenso elaborado por el aparato diplomático de Sudáfrica inició con las siguientes palabras:

“South Africa expresses its grave concern over the recent devastating escalation in the Israeli-Palestinian conflict. The new conflagration has arisen from the continued illegal occupation of Palestine land, continued settlement expansion, desecration of the Al Aqsa Mosque and Christian holy sites, and ongoing oppression of the Palestinian people. The region is in desperate need of a credible peace process that delivers on the calls of a plethora of previous UN resolutions for a two-state solution and a just and comprehensive peace between Israel and Palestine”.

Foto extraída de nota de la BBC titulada “Ataque en Israel ¿Porqué el ejército de Israel tardó tanto en reaccionar al ataque de Hamás desde Gaza?” (edición del 10/10/2023)Estos y muchos otros comunicados expresaron cada uno a su manera, la solidaridad con las víctimas israelíes de lo acontencido el 7 de octubre en Israel, según el vocabulario y los términos y calificativos que quieran usar las autoridades del Estado del que proviene: ya sea de una forma extensa, ya sea de una forma escueta, sea con la idea de expresarse brevemente sobre una situación o un contexto, o bien con la de limitarse de forma concisa al hecho como tal.

La respuesta israelí ante el derecho internacional humanitario

No obstante, a raiz del anuncio hecho por Israel de ejercer un bloqueo total sobre la Franja de Gaza, poblada con más de 2,2 millones de habitantes, y sometida  a intensos bombardeos aéreos israelíes desde la tarde / noche del 7 de octubre del 2023, algunas pocas voces se han elevado. Mientras que otras como en Canadá, se han prestado a ejercicios semánticos que han resultado ser incómodos  (véase nota de LaPresse / Canada y esta otra de Radio Canada).

Con relación a aspectos semánticos, son de “destacar”  (a leer con comillas dobles por favor…) los esfuerzos de las máximas autoridades de Israel para asociar a toda la población de Gaza al Hamás, con incluso la siguientes palabras usadas por su Ministro de Defensa en un tweet del 9 de octubre:

“I have ordered a complete siege on the Gaza Strip. There will be no electricity, no food, no fuel, everything is closed. We are fighting human animals and we act accordingly “.

Deshumanizar a una población civil como la de Gaza debe también ser entendido como un esfuerzo para que se acepten mucho más fácilmente por parte de la opinión pública, futuras muertes y personas heridas. De igual manera, desde el 7 de octubre, el unisóno es notorio por parte de las autoridades israelíes para aprovechar de cada declaración oficial que hacen, para asociar el Hamás al Estado Islámico.

Más allá de estos y otros elementos semánticos que se reproducen cuando se analiza en detalle el discurso oficial de las autoridades israelíes, es de señalar la posición sumamente clara expresada por el Alto Comisionado para los Derechos Humanos de Naciones Unidas que informó en un comunicado de prensa dado a conocer el pasado 10 de octubre (véase texto completo), que:

On 9 October, the Israeli authorities ordered a “full siege” of Gaza, shutting off electricity, water, food and fuel supplies. This risks seriously compounding the already dire human rights and humanitarian situation in Gaza, including the capacity of medical facilities to operate, especially in light of increasing numbers of injured.“The imposition of sieges that endanger the lives of civilians by depriving them of goods essential for their survival is prohibited under international humanitarian law,” the High Commissioner said. Any restrictions on the movement of people and goods to implement a siege must be justified by military necessity or may otherwise amount to collective punishment.

El pasado 12 de octubre, fue la ONG Amnistía Internacional la que condenó de manera vehemente el “asedio total” a Gaza en un comunicado cuya lectura completa se recomienda.

Incluso, desde la misma sociedad israelí, este comunicado conjunto  del 12 de octubre también llama a un cese inmediato de bombardeos en Gaza e ilustra el repudio que dentro de algunos círculos, está causando la reacción de sus máximas autoridades.

La Relatora Especial de Naciones Unidas sobre la situación en los territorios palestinos no dudó el pasado 14 de octubre (véase comunicado) en advertir a la comunidad internacional que:

There is a grave danger that what we are witnessing may be a repeat of the 1948 Nakba, and the 1967 Naksa, yet on a larger scale. The international community must do everything to stop this from happening again,” the UN expert said. She noted that Israeli public officials have openly advocated for another Nakba, the term for the events of 1947-1949 when over 750,000 Palestinians were expelled from their homes and lands during the hostilities that led to the establishment of the State of Israel. The Naksa, which led to Israel’s occupation of the West Bank and the Gaza Strip in 1967, displaced 350,000 Palestinians“.

De algunos detalles pasados por alto en algunos círculos

Nótese que en menos de 24 horas, Israel bombardeó con sus aviones tres veces el único punto que permite una salida de Gaza para una población civil palestina huyendo bombardeos aéreos, el puesto fronterizo de Rafah con Egipto (véase nota de prensa que recoge un cable AFP del 7/10/2023).

También cabe indicar que tres periodistas fueron víctimas de bombardeos israelíes en Gaza en tan solo 48 horas (véase nota del medio de la India, Siasat Daily  y esta otra nota de 20.minutes /Francia). Una nota más reciente de una agencia turca de noticias refiere esta vez a 8 periodistas, de los cuales de dos no se tiene noticia (véase nota). En este comunicado, se habla ya no de 8 sino de 10 periodistas que perdieron la vida.  También se ha registrado un indicente en Tel Aviv con un equipo de periodistas de la BBC (véase nota del 13/10/2023 de la misma BBC). Con relación a la prensa, hay que tener claro que, en un reciente informe presentado en junio del 2023 (véase enlace a informe A/HRC/53/22 con fecha del 9 de mayo del 2023) por parte de de una comisión de investigación sobre lo que ocurre en Palestina – creada por el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas en el 2021- , se lee que:

72. Los periodistas palestinos están especialmente en el punto de mira y con frecuencia son objeto de acoso, agresiones, detenciones, encarcelamientos y acusaciones de incitación a la violencia, al parecer como parte de un empeño por disuadirles de continuar con su trabajo. Todo ello hace que los periodistas palestinos tengan cada vez más miedo y se autocensuren. Los periodistas israelíes también están cada vez más vigilados y sujetos a ataques, y se autocensuran por temor al acoso y a perder el empleo. La Comisión recuerda a todos los garantes de derechos su obligación de respetar, proteger y hacer efectivos los derechos de los periodistas a la seguridad y la libertad “.

Por su parte, se lee que para los funcionarios otra agencia de Naciones Unidas, la Organización Mundial de la Salud (OMS), las bombardeos israelíes están afectando dramáticamente la ya débil infraestructura de salud existente en Gaza, al leerse en este artículo de The Guardian que:

The World Health Organization said there had been 11 attacks on healthcare sites – which included medical facilities, ambulances and care providers – in the first 36 hours of the new conflict in Gaza.“There is an urgent need to establish a humanitarian corridor for unimpeded, life-saving patient referrals and movement of humanitarian personnel and essential health supplies,” the WHO said.

El 12 de octubre la reconocida ONG Human Rights Watch denunció el uso de fósforo blanco por parte de Israel tanto en Gaza como en recientes acciones militares en el Líbano (véase informe), en el que se puede leer que:

The use of white phosphorus in Gaza, one of the most densely populated areas in the world, magnifies the risk to civilians and violates the international humanitarian law prohibition on putting civilians at unnecessary risk“.

Tal y como se puede apreciar, la reacción militar israelí pareciera no limitarse únicamente al objetivo según el cual se busca destruir la infraestructura, el material y los centros de mando del Hamás ubicados en Gaza y lograr la eliminación física de sus principales dirigentes.

Saldos provisionales escalofriantes en pleno aumento 

Debe tenerse claro que muchos de los heridos palestinos graves en Gaza que están siendo trasladados a hospitales sin flujo energético, ni agua, ni medicamentos, están condenados a una muerte segura, tal y como lo advirtió el mismo Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) el  pasado 12 de octubre (véase comunicado).

En este muy completo artículo de The Guardian  del 13 de octubre, se indica, con respecto a una orden de evacuación dada por Israel a 1,1 millones de habitantes de Gaza, que:

Clive Baldwin, a senior legal adviser at Human Rights Watch, said Israel’s warning was simply not effective and called on world leaders to speak up. “The roads are rubble, fuel is scarce, and the main hospital is in the evacuation zone,” he said.

El estado de situación al 19 de octubre del 2023 elaborado por la Oficina de Coordinación para Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCHA, véase enlace oficial) indica el saldo siguiente desde que inició el conteo de personas fallecidas y heridas el 7 de octubre:

  • del lado palestino, se registran en Gaza, 3785 personas fallecidas y 12500 personas heridas, a las que hay que añadir  – en Cisjordania –  79 fallecidos y 1434 heridos; mientras que
  • del lado israelí, se contabilizan 1400 personas fallecidas y 4629 heridas.

Cabe precisar que 48 horas, el mimso  estado de situación al 17 de octubre del 2023 indicaba el siguiente saldo:

  • del lado palestino, se registraban en Gaza, 3000 personas fallecidas y 12500 personas heridas, a las que había que añadir  – en Cisjordania –  61 fallecidos y 1230 heridos; mientras que
  • del lado israelí, se contabilizaban a 1300 personas fallecidas y a 4229 heridas.

De manera a seguir la línea de tiempo, el mismo estado de situación un día antes, al 16 de octubre del 2023  indicaba por su parte el saldo siguiente:

  • del lado palestino, se registraban en Gaza, 2808 personas fallecidas y 10850 personas heridas; mientras que
  • del lado israelí, se contabilizaban 1300 personas fallecidas y 4121 heridas.

De manera a comparar la situación 48 horas antes, el estado de situación al 14 de octubre del 2023 indicaba el siguiente saldo:

  • del lado palestino, se registraban en Gaza, 2228 personas fallecidas y 8744 personas heridas; mientras que
  • del lado israelí, se contabilizaban 1300 personas fallecidas y 3621 heridas.

Por su parte, el mismo  estado de situación al 12 de octubre del 2023 indicaba el saldo siguiente:

  • del lado palestino, en Gaza, 1417 personas fallecidas y 6268 personas heridas; mientras que
  • del lado israelí, se contabilizan 1300 personas fallecidas y 3391 heridas.

De manera a poder comparar la evolución de estos datos en el tiempo, el mismo  estado de situación al 11 de octubre del 2023 indicaba el saldo siguiente:

  • del lado palestino, en Gaza, 1100 personas fallecidas y 5339 personas heridas, mientras que;
  • del lado israelí, se registraban 1200 personas fallecidas y 3192 heridas.

Resulta muy llamativo señalar que en el informe del estado de situación al 9 de octubre del 2023, el saldo registrado era el siguiente:

  • del lado palestino, se registraban en Gaza, 687 personas fallecidas y 3800 personas heridas, mientras que del lado israelí, se contabilizan 900 personas fallecidas y 2616 heridas.

Tal y como se puede observar, día tras día, informe tras informe, los números de las víctimas mortales y de las personas heridas provenientes de Gaza aumentan de una forma vertiginosa, con más de 3000 personas que perdieron la vida entre únicamente el 9 y el 19 de octubre del 2023.

Por su parte la ONG Defense for Children, sección Palestina, refiere a más de 1000 niños que ya han fallecido desde el inicio de la ofensiva israelí en Gaza  (véase comunicado titulado “One Palestinian child in Gaza killed every 15 minutes by Israeli forces“).

La opción del “asedio total” de Gaza, de la respuesta militar desproporcional e indiscriminada ante el derecho internacional público

En una reciente entrevista (cuya lectura completa recomendamos) a un especialista belga en derecho internacional público que conoce muy bien la situación en los territorios palestinos ocupados, se puede leer que:

“Quand on coupe l’eau et l’électricité, ainsi que l’approvisionnement en nourriture et en essence, ce qui s’ajoute au blocus militaire qui s’appliquait déjà depuis des années, on peut très rapidement aboutir à des effets délétères, qui contreviennent au droit humanitaire et aux droits humains”.

En igual sentido se ha pronunciado la Asociación Española para la Aplicación del Derecho Internacional de los Derechos Humanos (AEDIDH) en un comunicado cuya lectura se recomienda, recordando que la ofensiva militar previa en Gaza del 2014 por parte de Israel ya interesa al derecho penal internacional. Agradecemos desde ya a nuestros estimables lectores remitirnos pronunciamientos similares proviniendo sea de asociaciones de profesores de derecho internacional, o sea de entidades de derechos humanos similares, bastante cautas y precavidas pese a las dramáticas imágenes sobre lo que está ocurriendo con la población civil palestina de Gaza desde la tarde / noche del 7 de octubre.

Sobre este último aspecto – una rama específica del derecho internacional público como lo es el derecho penal internacional – , tuvimos en su momento la oportunidad de analizar una decisión del 4 de febrero del 2021 de una Sala de lo Preliminar de la Corte Penal Internacional (CPI) habilitando a la Fiscalía a llevar a cabo investigaciones en todos los territorios palestinos, sin excepción de ningún tipo (una decisión, como previsible,  pocamente divulgada en algunos medios de prensa internacionales): véase al respecto nuestra nota titulada “Corte Penal Internacional (CPI) / Palestina: ¿el fin de la impunidad para los autores de crímenes de guerra cometidos en Palestina?“.

Las autoridades israelíes actuales: ¿víctimas de su propia … ilusión?

La decisión de Israel de oficialmente “vengar” a todos los israelies que perdieron la vida en el ataque perpetrado por Hamás el pasado 7 de octubre  desde Gaza (véase nota de Le Point – Francia) pareciera inscribirse en una lógica muy particular de las actuales autoridades israelíes, al parecer tomadas por sorpresa.

Se leyó en un editorial del períodico israelí Haaretz (véase texto)  una opinión titulada “Netanyahu´recklessness has brought war upon Israel” mientras que esta nota de la BBC detalla las fallas observadas por parte de los servicios de inteligencia y de vigilancia en Israel.

Al tratarse del primer ataque de envergadura coordinado que sufre Israel en su propio territorio desde su creación en 1948 por parte de Hamás, dudas de diversa índole han aflorado, haciendo ver que lo ocurrido es también el resultado de una política errática de Israel en los últimos tiempos.

Las imágenes de parapentes motorizados del Hamás aterrizando sin mayor problema cerca de una muchedumbre bailando y escuchando un concierto de música (véase video) a muy pocos kilómetros de la Franja de Gaza son más que elocuentes.

Al parecer, gran parte de los efectivos militares de Israel custodiando usualmente los alrededores de la Franja de Gaza fueron enviados a Cisjordania para resguardar a grupos de colonos israelíes y protegerlos de las reacciones de familias palestinas despojadas de sus tierras. Más llamativo aún, informes de inteligencia provenientes de Egipto y advirtiendo de un posible ataque de cierta envergadura – “something big” según se difundió – no fueron tomados en cuenta por las mismas autoridades de Israel (véase nota del medio de prensa Times of Israel).

A modo de ejemplo entre las voces sumamente críticas hacia las actuales autoridades israelíes, el ex embajador de Israel en Francia, Elie Barnavi, tituló una columna – véase texto– en Le Monde (Francia) que lleva el siguiente nombre: ” L´attaque du Hamas résulte de la conjonction d´une organisation islamiste fanatique et d´une politique israélienne imbécile“.

No está de más indicar que la ONG israelí B´Tselem emitió un comunicado desde el 10 de octubre, advirtiendo de la muy probable comisión de crímenes de guerra por parte del ejército de Israel en la proyectada “venganza” anunciada por parte de sus máximas autoridades (véase comunicado), precisando que:

One crime does not justify another, nor does one kind of injustice justify another. Acts of revenge are prohibited by basic moral principles and by the provisions of international law that Israel is obliged to uphold“.

Cabe recordar en este acápite, que la colonización ilegal israelí en Cisjordania llevó al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, el 20 de febrero del 2023, a expresarse mediante una Declaración de su Presidencia en los siguientes términos (véase texto completo):

“The Security Council reaffirms its unwavering commitment to the vision of the two-State solution where two democratic States, Israel and Palestine, live side by side in peace within secure and recognized borders, consistent with international law and relevant UN resolutions. The Security Council expresses deep concern and dismay with Israel’s announcement on February 12, 2023, announcing further construction and expansion of settlements and the “legalization” of settlement outposts. The Security Council reiterates that continuing Israeli settlement activities are dangerously imperiling the viability of the two-State solution based on the 1967 lines”.

Foto de jornada de solidaridad con Palestina realizada el 15 de octubre del 2023 frente a la Asamblea Legislativa de Costa Rica, extraída de red social de la Red de Solidaridad con Palestina/Costa Rica

Con relación al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, este 18 de octubre, Estados Unidos votó en contra de un proyecto de resolución presentado por Brasil, que contaba con 12 votos a favor y registró dos abstenciones (Rusia y Reino Unido): una nueva evidencia del profundo aislamiento en el que se siente obligado a colocarse Estados Unidos ante el resto de la comunidad internacional. cada vez que se trata de condenar a Israel por sus acciones militares (véase comunicado de prensa de Naciones Unidas).  Un reciente informe presentado a la Asamblea General de Naciones Unidas  por la Comisión Internacional Independiente creada en el 2021 (véase informe A/78/198 del 5 de septiembre del 2023) advertía de la situación explosiva en Palestina (véase en particular conclusiones, en párrafos 65-77).

Las reglas inmutables del derecho internacional humanitario

Desde la perspectiva del derecho internacional público, cualquier Estado objeto de un ataque, tiene derecho a defenderse.

No obstante, este mismo Estado tiene también la obligación de respetar la normativa existente en materia de derecho internacional humanitario al emprender acciones militares en respuesta al ataque sufrido. Estas reglas imponen en particular, a la hora de planificar operaciones militares,

  • la de discriminar claramente a la población civil de objetivos militares, así como;
  • la de responder de una manera que sea proporcional.

Ambas reglas aplican tanto para los militares de un Estado, como para un grupo alzado en armas como el Hamás, al ser de conocimiento general de todos los mandos militares que reciben algun tipo de formación.

Es así como, pese a repetidas acciones militares por parte de Rusia afectando directa e intencionalmente a la población civil ucraniana (desde que Rusia procedió a una agresión militar contra Ucrania en febrero del 2022), los militares de Ucrania han intentado mantener en sus operaciones militares una clara discriminación entre objetivos militares y la población civil rusa.

Una extraña sensación de “déjà vu”

Volviendo a la convulsionada Franja de Gaza, cabe recordar que en el pasado, ofensivas militares en Gaza realizadas oficialmente por Israel para también “eliminar a los terroristas del Hamás” han evidenciado dramáticos saldos mortíferos para la población civil palestina, también muy pocamente divulgados en algunos medios de prensa internacionales:

  • en el 2014, tras la ofensiva militar en Gaza (70 muertos del lado israelí, entre ellos 67 soldados ultimados durante la ofensiva terrestre), se registró la muerte de 2 251 personas del lado palestino, entre ellos 551 niños (véase enlace para acceder al informe elaborado por Naciones Unidas y su resumen). Invitamos a nuestros estimables lectores a  revisar las cifras y establecer un macabro “ratio” de víctimas palestinas por cada vida perdida por Israel.
  • en el 2009,  la ofensiva militar llevada a cabo en Gaza entre el 28 de diciembre de 2008 y el 17 de enero de 2009 por parte Israel (véase enlace), se saldó con la muerte de 13 israelíes y la de aproximadamente 1 400 palestinos (véase la sección “casualties” en los párrafos 352-364 del este informe de Naciones Unidas). Aquí tambien, la misma invitación al lector es hecha con relación al precitado “ratio“.

El Anexo II (página 434 en adelante) del precitado informe sobre la operación militar del 2009 incluye la sostenida correspondencia con Israel ante su persistente negativa a cooperar con los integrantes de la comisión investigadora de Naciones Unidas.

Como dato de interés, en un reciente informe sobre los daños ocasionado en Gaza durante la única ofensiva militar israelí del 2014, elaborado por el PNUD, se estima que el monto supera los 1.700 millones de US$ al precisarse que:

According to this preliminary assessment, the value of damages resulted by this war are estimated to reach up to $1,727,027,316″  (véase informe, p. 26).

Es probable que la respuesta militar israelí que, en estos días, consiste en “vengar” a las víctimas del 7 de octubre pasado, vuelva a condenar a gran parte de la población civil palestina de Gaza al sufrimiento y al dolor, debido a operaciones militares llevadas a cabo por Israel de manera indiscriminada y desproporcional.

Un punto específico debería interesar mucho más a los medios de comunicación: la muerte de periodistas y de reporteros palestinos en Gaza, de fotógrafos y camarógrafos, en la medida en que pudiera tenerse interés en Israel en que no se documente ni informe con exactitud sobre el alcance de sus bombardeos en Gaza.

Como ya ha ocurrido en el pasado, estas acciones de represalias israelíes serán objeto de una estrícta observación por parte de varios órganos de Naciones Unidas así como de algunas de sus instituciones especializadas. De ser nuevamente tan mortífera y dañina para la población civil palestina de Gaza – como ya se observó en ocasiones anteriores – la Corte Penal Internacional (CPI) podría también iniciar una nueva investigación al respecto, incluyendo tanto las exacciones cometidas por Hamás como por parte de las fuerzas de seguridad de Israel en Gaza.

El pasado 10 de octubre del 2023, la precitada comisión internacional de investigación –  creada en el seno del Consejo de Derechos Humanos desde el 2021 (véase enlace) – anunció que empezaba a recabar información sobre lo sucedido desde el 7 de octubre (véase su comunicado oficial).

Finalmente, resulta de interés revisar las conclusiones a las que llegaron en el pasado especialistas en derecho internacional público con relación a ofensivas militares en Gaza por parte de Israel. Por ejemplo, entre muchos otros, se señala en este artículo publicado por la Universidad de Denver (Colorado) en Estados Unidos, a propósito de la mortífera ofensiva en Gaza del 2009, que:

” Israel’s capacity to trample international humanitarian law in its current state is a function of two factors: its overwhelming military superiority as against any combination of its neighbors; and the cocoon of impunity in which it has been enwrapped-largely due to the diplomatic cover provided it by the United States.The United States government has exercised its veto power in the United Nations Security Council forty-two times-over half the vetoes it has employed since the birth of the United Nations-to spare Israel censure for its actions. In the recent fighting in Gaza, a Security Council resolution for a ceasefire was delayed in part out of concern over a probable U.S. veto, permitting Israel to extend its operation into several weeks”.

Manifestaciones de Estados en solidaridad con Israel que sí apuntan hacia una línea en el horizonte

Ante la situación que se vive en Israel desde el pasado 7 de octubre, la comunidad internacional está buscando a toda costa evitar una escalada de la violencia. Han sido muy diversos los llamados condenando la violencia por parte de los diversos actores de la sociedad internacional.

Al respecto, cabe indicar que, a diferencia de algunos Estados, omisos con relación a la solución futura de dos Estados en sus respectivos comunicados – como lo es el caso de los comunicados de Francia  o de Guatemala y de Panamá -, se leyó en el comunicado elaborado el mismo 7 de octubre por parte del aparato diplomático de Chile (véase texto completo) que:

Chile considera indispensable reimpulsar, con el apoyo de la comunidad internacional, el proceso de negociaciones directas y de buena fe entre ambas partes, conducentes a un acuerdo de paz justo, pleno y definitivo. Lo anterior, en el marco de la solución de los dos Estados, reconociendo el derecho de Israel y Palestina de coexistir en paz, dentro de fronteras seguras acordadas mutuamente e internacionalmente reconocidas, en conformidad a las resoluciones adoptadas por las Naciones Unidas“.

De igual manera, el comunicado oficial de Brasil destacó que:

O Brasil lamenta que em 2023, ano do 30º aniversário dos Acordos de Paz de Oslo, se observe deterioração grave e crescente da situação securitária entre Israel e Palestina.Na qualidade de Presidente do Conselho de Segurança das Nações Unidas, o Brasil convocará reunião de emergência do órgão.O governo brasileiro reitera seu compromisso com a solução de dois Estados, com Palestina e Israel convivendo em paz e segurança, dentro de fronteiras mutuamente acordadas e internacionalmente reconhecidas. Reafirma, ainda, que a mera gestão do conflito não constitui alternativa viável para o encaminhamento da questão israelo-palestina, sendo urgente a retomada das negociações de paz“.

Además de estos primeros llamados oficiales a no incrementar la violencia entre Israel y Palestina, algunos Estados como Egipto, Turquía, o bien Qatar (el cual provee mensualmente al Hamás con unos 30 millones de US$), han ofrecido su mediación con relación a la suerte de los más de 130 rehenes israelíes que permanecen en posesión del Hamás. Para algunos analistas, estos rehenes pueden constituir un verdadero “dilema” para los actuales decisores políticos israelíes (véase nota de Le Courrier International / Francia): hay que tener presente que en este grupo de 130 rehenes, hay nacionales de más de 20 Estados según informado por algunos medios europeos (véase nota de Libération / Francia).

Se leyó este 16 de octubre que Colombia amenaza con suspender sus relaciones diplomáticas con Israel y le ha exigido disculpas al Embajador de Israel en Bogotá por manifestaciones irrespetuosas de su parte hacia su máxima autoridad (véase nota de La Vanguardia).

A modo de conclusión

Es de esperar que las decisiones que tomen las máximas autoridades israelíes no vuelvan a repetir acciones pasadas, en clara violación a las normas más básicas del derecho internacional humanitario.

Estas acciones militares desproporcionadas e indiscriminadas no han hecho más que contribuir a aumentar el sentimiento de desesperación de muchos en Gaza (y fuera de ella), ofreciendo así un terreno siempre fértil para la radicalización de diversos sectores.

Un dato pasado por alto por parte de algunos analistas y comentaristas en estos días es que dentro del Hamás existió un ala más moderada que anunció en mayo del 2017 desde Qatar el cambio de sus estatutos, incorporando la idea de una Palestina circunscrita únicamente a las fronteras de 1967, tales como las reconoce la comunidad internacional (véanse nota de prensa del 2017 y  este análisis realizado por el Observatorio de Política Internacional de la Universidad de Costa Rica – UCR). Pese al giro observado en el 2017, la política de asentamientos israelíes que colonizan de manera ilegal el territorio palestino en Cisjordania ha constituído una verdadera provocación, socavando todo esfuerzo de acercamiento entre Israel y Palestina, y contribuyendo a la precitada radicalización.

Con respecto a esta sostenida colonización israelí, cabe indicar que desde diciembre del 2022, fue formalmente iniciado un procedimiento consultivo ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) sobre dos preguntas relacionadas a la política ilegal de colonización de Israel llevada a cabo en los últimos años en Cisjordania, y fomentada por sus actuales autoridades: remitimos al respecto a nuestros lectores a nuestra nota titulada “América Latina ante solicitud de opinión consultiva a justicia internacional sobre la situación en Palestina: breves apuntes sobre insólito voto en contra de Costa Rica”.

En medio de los cantos guerreros de venganza que se oyen en Israel, y el anuncio oficial de una inminente intervención terrestre de gran envergadura en Gaza por parte de sus autoridades, y ante la actitud de algunos aliados de Israel, un columnista en Estados Unidos no dudó en escribir  en un influyente medio como el New York Times (véase texto, cuya lectura completa se recomienda) que:

America cannot protect Israel in the long run from the very real threats it faces unless Israel has a government that reflects the best, not the worst, of its society, and unless that government is ready to try to forge compromises with the best, not the worst, of Palestinian society“.

Conforme pasen los días, es muy probable que las precitadas cifras de personas fallecidas y heridas en Gaza vayan a empezar a  impactar en las opiniones públicas de todo el planeta, y en particular en el seno de algunos Estados árabes que han considerado que era tiempo de “normalizar” sus relaciones con Israel en años pasados. Arabia Saudita acaba de confirmar que suspende todas las discusiones que llevaba muy avanzadas con Israel sobre una posible normalización de sus relaciones (véase nota de prensa de France24).

Conforme la imágenes escalofríantes del drama al que Israel somete a la población civil palestina en Gaza circulen, es posible que los actos de repudio hacia la política israelí tiendan a radicalizarse aún más en todo el mundo. Desde un simple punto de vista estratégico ¿no será ésta la trampa que tendió Hamás en la que pareciera haber caído Israel?

 

Por Nicolás Boeglin

El autor es profesor de Derecho Internacional Público, Facultad de Derecho, Universidad de Costa Rica (UCR).