No a otra crisis como la de los ’80

0

Leonardo Garnier Rímolo, Economista.  

Alguna gente se está tomando a broma la referencia a la crisis de los años ochenta como advertencia para evitar que el país vuelva a atravesar por una tragedia igual.

Pues bien, para darnos una idea de solamente uno de los impactos de esa crisis – y de lo que podría pasar nuevamente con una crisis fiscal y financiera – les recuerdo lo que ocurrió con la cobertura educativa:

Luego de un gran esfuerzo, Costa Rica había elevado la cobertura bruta en secundaria de apenas un 20% a principios de los años sesenta a un 60% a fines de los años setenta. Pues bien, con la crisis no solo se cayó el financiamiento de la educación pública, sino que se cayó la cobertura: bajó a 50% y al país le tomaría veinte años volver a alcanzar una cobertura del 60%. Fue solo en los últimos quince años que la cobertura educativa volvió a aumentar – junto con el presupuesto educativo – superando hoy el 95%.

El desempleo y la persistente pobreza por ingresos que sufrimos hoy – así como la creciente desigualdad – se relacionan directamente con esta tragedia educativa: por veinte años, la mitad de las y los jóvenes costarricenses ni siquiera entraron al colegio, se quedaron solamente con la educación primaria. Esa generación perdida es la que hoy no logra conseguir trabajo bien remunerado en los sectores más dinámicos de la economía y tiene que conformarse con empleos de baja calificación y mala paga o, peor, con empleos informales o simplemente con el desempleo.

Esto no puede volver a ocurrirnos: la inversión social del gobierno es fundamental y debe tener un financiamiento sostenible.

 

 

El autor es Académico, Economista y ha sido Ministro de Planificación y  Ministro de Educación en dos Administraciones.

Comentarios

Cargando...