Gustavo Vargas tiene una colección de más de 1.000 Transformers y compartió con los estudiantes de Centro Académico de San José el origen de estos juguetes y la forma como llegaron al cine
TEC. ¿Qué tiene que ver la actual campaña política con la historia de los Transformers o qué relación hay entre vivir sin desperdicios y la arquitectura de un buen chiste? Probablemente nada. Pero, precisamente, ese es el objetivo de Random Talks, una actividad que reúne a varios conferencistas sobre temas no académicos para que los estudiantes “puedan relajarse un poco y distraerse de todas sus obligaciones universitarias”, explicó Mauricio Avilés, docente de la Escuela de Ingeniería en Computación en el Centro Académico de San José del TEC y coordinador del proyecto Random.

“Estos espacios son importantes para que los estudiantes no pierdan de vista que la vida no solo consiste en trabajar y estudiar, sino también en divertirse y aprender cosas nuevas e interesantes”, puntualizó Avilés.

La última edición de Random Talks inició con la charla “Vivir una campaña política”, a cargo de Roxana Reyes, docente del Tecnológico y quien ocupó la quinta casilla de las candidaturas a las diputaciones por el partido provincial Vamos.

Reyes explicó todo el procedimiento de inscripción de un partido político, compartió su experiencia de visita a las comunidades y las dificultades para conseguir recursos económicos para hacer publicidad.

Posteriormente, Gustavo Vargas narró la historia de los Transformers y la forma en la que estos juguetes llegaron a la pantalla grande. De acuerdo con Vargas, las grandes empresas jugueteras compraron en Japón los derechos de unos juguetes muy similares para comercializarlos en los Estados Unidos, como respuesta a la abrumadora invasión de juguetes de Star Wars. Posteriormente, contrataron a Marvel Comics para crear la historia de los Transformers y desarrollaron una serie animada para televisión. Finalmente, se rodaron las películas como un esfuerzo para darle un nuevo aire al negocio.

Por su parte, Diana Vargas hizo conciencia en torno a la cantidad de residuos que generamos como sociedad. Durante su charla “Vivir sin desperdicios” expuso pequeños cambios en los hábitos de compra que pueden generar una gran diferencia para el ambiente. Por ejemplo, utilizar rasuradoras tradicionales en lugar de las desechables, realizar compras a granel para evitar la adquisición de recipientes plásticos y utilizar la copa menstrual en lugar de toallas sanitarias y protectores. Vargas invitó a los estudiantes a visitar la página www.vivirsindesperdicios.com para conocer más iniciativas.

Finalmente, el comediante Pablo Pérez tuvo a su cargo la charla “Arquitectura de un buen chiste”, en la que hizo un recorrido por la historia del humor desde los tiempos primitivos.

Según Pérez, un buen chiste comienza con una afirmación, genera imágenes y hace chocar el mundo real con el mundo cómico. Además, debe ser breve, claro, sorpresivo y tener un cierre.

Avilés explicó que estas charlas se realizan dos veces por semestre y están abiertas a toda la comunidad del Centro Académico de San José del Tecnológico.

“Aparte de las charlas también tenemos las sesiones de juegos de mesa que se dan los martes, miércoles y viernes por las tardes en Casa Verde y, al final del semestre, tenemos una especie de concierto que lo aprovechamos para hacer la despedida de los estudiantes que se van a egresar de la carrera”, agregó Avilés.

“Este espacio me parece bastante bueno para despejarse después de estar tanto rato metidos en trabajos y pensando en la U. Uno puede olvidarse un rato de eso y desestresarse. Es la primera vez que vengo, estuvo bastante interesante, me gustó mucho”Gloriana Fernández, estudiante de Ingeniería en Computación.
“Es la primera vez que vengo y, la verdad, sí me gustó. Uno de los temas que me llamó mucho la atención fue el del reciclaje. Yo, en mi casa, sí reciclaba una parte, pero no sabía qué desechos se podían reciclar. Las otras charlas me parecieron interesantes. En cuanto a los Transformers, yo solo sabía que existían, pero no por qué se produjeron”Edwin Rees, estudiante de Ingeniería en Computación

Periodista: Fernando Montero Bolaños