Nuestro sistema tributario es regresivo

Notas al tema

0

Guillermo E. Zúñiga Chaves, Economista. 

Dias atrás participé en una entrevista en el programa radial Contexto 360, que dirigen D. Vicki Ross y D. Luis Álvarez, para conversar sobre el Impuesto al Valor Agregado (IVA).  Expliqué que el IVA, al igual que el actual Impuesto sobre las Ventas, es un impuesto regresivo. Lo es porque lo pagan por igual tanto los consumidores de ingresos altos como los de ingresos bajos. El golpe es más fuerte en los más pobres.

Defendí la importancia de movernos hacia un IVA por los mecanismos de control cruzado que facilita y defendí la conveniencia de gravar todos los bienes y servicios que se consumen en el país. Y aquí fue donde la cosa se puso interesante.

  1. Vicki fue particularmente insistente en lo injusto que es gravar artículos de la canasta básica y algunos servicios, como por ejemplo los médicos y educativos. La agudeza de sus planteamientos, junto al reconocimiento previo que yo mismo había hecho de la regresividad del impuesto, me llevaron a presentar otros argumentos para “tratar de convencer” que se debe poner alguna tasa a todos.

Una solución es usar un impuesto diferenciado; es decir, poner una tasa muy baja, un 1% o un 2%, para los bienes y servicios escogidos. Lo otro es volver al “IVA con devolución”.  El gobierno anterior había defendido esta tesis. Inclusive en las primeras versiones del proyecto del IVA se incluía la devolución. ¿Cómo es el mecanismo?  Se le cobra a todo el mundo el IVA, digamos el 13% o el 15%, pero a la población de ingresos más bajos, debidamente identificada y que cumpla parámetros claramente definidos por la ley, se les devuelve el monto total del impuesto.

Al principio tuve serias dudas sobre ese mecanismo. Sin embargo, busqué información entre las personas que manejan las bases de datos de los programas de pobreza. Lo que llego a concluir es que existe la capacidad tecnológica, y la información suficiente  para hacer estas devoluciones. De esta forma se puede generalizar una tasa del IVA, se evitan “grietas” al impuesto y se mitiga el impacto en los más pobres.

De paso, el sistema financiero estaría muy contento, pues sería a través de ellos que se tramitarían las devoluciones, por medio de cuentas que se le abrirían a las personas. Posiblemente ayude a disminuir la informalidad.

¿Y QUÉ PASA CON EL IMPUESTO SOBRE LA RENTA? Del estudio  “Análisis de Políticas Fiscales de la OCDE. Costa Rica 2017”, queda claro que el sistema tributario nuestro, en la parte de renta, tiene espacio para ser más progresivo. No es que sea regresivo, pero hay espacio de mejora. El estudio expresa que “el impuesto sobre la renta sobre las personas físicas (IRPF) no contribuye a la redistribución de la renta” (pág. 81); reconoce que el impuesto es progresivo pero “… las cargas fiscales son muy bajas, incluso para personas con ingresos elevados” (pág. 83) y más adelante  sintetiza de esta forma: “a pesar de tratarse de un impuesto progresivo, los muy limitados ingresos que se obtienen del IRPF restringen su efecto en la redistribución de los ingresos.” (pág. 83).

SOBRE EL IMPUESTO SOBRE LA RENTA A LAS EMPRESAS (IS) entre otras cosas señala que lo que se recauda por este concepto es muy bajo (pág. 35);  que “el uso de umbrales según el tamaño de la empresa no es necesariamente un instrumento eficaz para apoyar la inversión” (pág. 34); hay un sesgo a favor del endeudamiento empresarial: “Las empresas se ven incentivadas a financiar las inversiones con deuda y no con capital” (pág. 38). Sobre este punto sugiere hacer un reforma amplia al impuesto sobre las ganancias de capital (pág. 43). Sin excepciones desde luego.

CONCLUYO. El IVA es regresivo, pero sus impactos se pueden mitigar. En renta hay espacio para mejorar su progresividad. Centrar la discusión con el gobierno únicamente en la necesaria reducción del gasto es una visión estrecha; es insuficiente.   Hay muchas otras cosas en el proyecto que tienen que ver con los impactos de esta reforma en las personas, con el reparto de las cargas, que también deben ventilarse. Tenemos la oportunidad de hacer algo más integral; menos regresivo. Ojalá lo entiendan así los diputados.

El autor es Académico, economista, Ex Ministro de Hacienda y Ex Diputado
Notas al tema

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...