Mesa de disección virtual en la universidad San Jorge. Universidad San Jorge

La Anatomía Humana es una asignatura básica en todos los estudios en ciencias de la salud. El conocimiento del cuerpo humano es clave para desarrollar una buena práctica clínica: mejora la comprensión de la patología y la habilidad en ciertos procedimientos en diferentes disciplinas, como pueden ser la medicina, enfermería, fisioterapia o psicología entre otras.

Hasta hace pocos años, su aprendizaje se basaba en la disección de cadáveres y la visualización de imágenes en libros. Hoy, la disección virtual ha revolucionado la manera de aprenderla.

Historia breve del aprendizaje de la anatomía

La palabra “anatomía” proviene del griego y significa volver a cortar (“ana” significa volver, y “tomos” cortar), haciendo referencia a su método principal de aprendizaje, la disección. La anatomía ya era una ciencia en la Antigua Grecia. Uno de sus personajes destacados fue Herófilo, el primer médico en diseccionar cadáveres, considerado el padre de la anatomía.

Más adelante, como máximo representante de la Antigua Roma en este ámbito, aparece Galeno, quien afirmó que un médico sin conocimientos anatómicos es como un arquitecto sin planos.

Pasados unos años en la Edad de Oro islámica, destacaron autores como Muhammad Al-Razi en el ámbito de la neuroanatomía, Ibn Al-Haytham en óptica y Ibn al-Nafis, que explicó la circulación pulmonar, allanando el camino a William Harvey muchos siglos después.

Pasada la Edad Media comenzaron a aparecer obras históricas en forma de texto como De Humani Corpis fabrica de Andrés Vesalio o pinturas como La lección de Anatomía del doctor Nicoales Tulp de Rembrandt. A partir de aquí se comenzó a recoger y a reflejar todo ese interés social en dicha materia.

En torno al 1800 creció la demanda de cadáveres, lo que llevó a la práctica controvertida de la exhumación ilegal de cuerpos. De hecho, en el Reino Unido llegó a regularse con la Ley de Anatomía de 1832.

Innovaciones en los siglos XX y XXI

Durante finales del XIX y el siglo XX aparecieron innovaciones tecnológicas como la radiografía, la resonancia magnética y el TAC que permitieron visualizar el interior del cuerpo humano.

Finalmente, a partir del avance de todas las tecnologías de visualización y modelaje 3D, aparecen en el siglo XXI sistemas de visualización de anatomía de manera virtual. Son herramientas que realizan una copia virtual de un cuerpo humano o un cadáver real digitalizado. La pandemia de la covid-19 fue un punto de inflexión para su implementación en muchas universidades que no contaban con esta tecnología.

De hecho, se habló del posible fin del uso de cadáveres para el aprendizaje de la anatomía, debido a los posibles riesgos de contagio de covid-19.

¿Que es la disección virtual?

La disección virtual permite enseñar la anatomía humana y animal utilizando tecnologías digitales avanzadas. Se diferencia de la disección física tradicional en la que se utilizan de cadáveres o especímenes.

Entre estas herramientas se encuentra Anatomage, una herramienta de disección virtual que aparece en la investigación científica desde 2018, y está ya siendo utilizada en algunas universidades españolas.

La interacción con estas mesas de disección virtual es similar a una tableta digital, pero a gran escala. Lo que significa que se pierde la experiencia táctil (es similar a utilizar una aplicación móvil), pero se pueden ejecutar acciones que podríamos hacer con un cadáver, como hacer cortes, o visualizar una estructura real en todos los planos del espacio.

Este tipo de disección tiene cinco características destacables:

  1. Visualización: Permite una visión detallada y en 3D de las estructuras anatómicas. Se puede ver el tejido por capas, órganos y sistemas desde múltiples vistas y ángulos.
  2. Interactividad: Se puede “cortar”, rotar, explorar diferentes partes del cuerpo a golpe de clic. Facilita el aprendizaje activo y la experimentación.
  3. Accesibilidad: No se necesita un laboratorio, ni cadáveres. Se puede acceder desde cualquier lugar, por lo que se requieren de pocos recursos y se puede aprender a distancia.
  4. Realismo: a pesar de ser una simulación, estas herramientas cada día ofrecen un mayor realismo, utilizando datos anatómicos reales para aumentar su precisión.
  5. Personalización: se puede aprender en función de las necesidades, personalizando el aprendizaje. Se puede modificar el contenido, facilitar y dificultar en función del nivel del estudiante.

Ventajas del uso de la disección virtual

Existen una serie de ventajas en estos modelos de disección virtual:

  1. Seguridad y ética: elimina la necesidad de utilizar cadáveres o especímenes animales. Por lo tanto se eliminan posibles situaciones negativas que puedan surgir de su manipulación.
  2. Menor impacto emocional: trabajar con cadáveres puede causar un potente impacto emocional. También eliminar el olor.
  3. Repetición y consistencia: se pueden repetir procedimientos, vista de imágenes tantas veces como se desee. Esto no es posible en todas las prácticas de disección tradicional.
  4. Coste-efectividad: es una alternativa más económica a largo plazo debido a que no es necesario una renovación ni mantenimiento de cuerpos o laboratorios.
  5. Evolución constante: con el aumento de los modelos 3D y la inteligencia artificial estamos en el comienzo del desarrollo de estas tecnologías.

Sus inconvenientes

No todo iban a ser ventajas, entre sus inconvenientes se encuentran:

  1. Falta de experiencia táctil: no se puede replicar este tipo de experiencia tan necesaria en otros procedimientos.
  2. Dependencia de la tecnología: requiere acceso a tecnología, lo cual puede no estar totalmente democratizado y pueden surgir problemas técnicos.
  3. Pérdida de realismo: los anatomistas tradicionales argumentan que la experiencia directa con cadáveres proporciona una compresión más profunda de la variabilidad y complejidad del cuerpo humano.

¿Se aprende más con la disección virtual?

Se ha observado que la actitud de los estudiantes es más favorable cuando se aprende anatomía con cadáveres reales que con herramientas de disección digital. Sin embargo, la disección virtual ha demostrado ser eficaz como complemento al aprendizaje de la anatomía tradicional.

Combinar estos dos tipos de disección puede potenciar el aprendizaje y mejorar los resultados. También se ha observado que las herramientas digitales ayudan a visualizar los contenidos de una forma más comprensible y aplicable clínicamente.

La disección virtual ofrece una visión detallada, tridimensional, reduciendo el impacto emocional y ético y siendo eficiente en costos. A pesar de que experimenta retos como la falta de experiencia táctil y la dependencia tecnológica, representa un avance significativo en la pedagogía de la anatomía.

The Conversation

Daniel Sanjuán Sánchez no recibe salario, ni ejerce labores de consultoría, ni posee acciones, ni recibe financiación de ninguna compañía u organización que pueda obtener beneficio de este artículo, y ha declarado carecer de vínculos relevantes más allá del cargo académico citado.

Publicado originalmente en The Conversation

Avatar

Por The Conversation

The Conversation US surgió de preocupaciones profundamente arraigadas por la calidad cada vez menor de nuestro discurso público, y del reconocimiento del papel vital que los expertos académicos pueden desempeñar en la arena pública. Independiente y sin fines de lucro, es parte de una red global de redacciones que se lanzó por primera vez en Australia en 2011. The Conversation comenzó sus operaciones en EE. UU. En 2014 y ahora también publica en Canadá, Reino Unido, Francia, Indonesia, África y España. así como Australia.