Nuria Marín Raventós

0

El Programa Nosotras «Ya», diseñado e impulsado por Nuria Marín Raventós aspirante a ser la Primera Dama de la República como esposa del precandidato liberacionista Antonio Álvarez Desanti, nace como parte de una responsabilidad personal y un alto compromiso con los derechos de las mujeres, según indicó la Sra. Marín a La Revista.

“Yo digo que soy Abogada de profesión, empresaria por ocupación, académica por vocación pero como un legado de vida trabajo para ayudar a las mujeres”. Ella, ha tenido una experiencia personal y profesional marcada por luchas feministas que le han mostrado la necesidad de vestir la camiseta del feminismo, “creo que ninguna mujer en el mundo puede decir que no haya pasado por alguna situación donde se haya sentido discriminada. Por eso creo que una tiene una responsabilidad al respecto. Yo soy feminista, es triste que las mujeres no se definan como feministas porque ser feminista es luchar por nuestros derechos”.

“El 2015 fue un año icónico en materia de derechos de las mujeres, pues se cumplieron 20 años de la cuarta conferencia de la mujer y el lanzamiento de la plataforma de Beijín, por esta razón, se celebran múltiples reuniones a nivel mundial y las Naciones Unidas detectan que para que haya igualdad entre mujeres y hombres en el trabajo, al ritmo que vamos, faltan 81 años, para que haya paridad en el trabajo y exista paridad salarial 70 y 30 años para que igual número de mujeres estén representadas en puestos de toma de decisión. De ahí que Naciones Unidas hace un llamado para que las mujeres tomen acción y entonces, como futura primera dama de la república como esposa de Antonio, se presenta una plataforma muy interesante donde poner en práctica, todo lo que he venido realizando hasta el momento pero con impacto mayor.”

“Creo además que el haber estado en diferentes espacios como la academia, el sector privado y ahora por amor, en el sector público, creo que me faculta para tener mucha más injerencia en término de políticas públicas. Entiendo que hay cambios que se deben propiciar a partir de políticas públicas, otros a través de legislación y otros a nivel de decreto, pero siempre teniendo presente que los cambios culturales y acabar con los estereotipos, constituyen los más difíciles procesos por emprender”

La Sra. Marín, además refiere que para la generación de su mamá la lucha se inclinaba por la búsqueda del derecho al voto, “sin embargo ahora estamos luchando contra estereotipos muchos más complicados, sobre todo a nivel de acceso a puestos de toma de decisión en las empresas. ¿Cómo se genera el cambio al respecto?, bueno, a partir de buenas prácticas y de mecanismos claros de trabajo. Hace un par de años fui a una capacitación llamada Mujer y Poder, la idea se centraba en cómo lidiar con estos temas de forma inteligente, no se trata de inventar el agua tibia, ya hay muchos estudios de acciones generadas para el acenso de las mujeres dentro de las empresas. Aprendí mucho de las profesoras y de las experiencias de otros países, y parte de eso quiero incorporarlo cuando seamos gobierno, en el sector público y alcanzar además algunas alianzas desde el sector privado. Está demostrado que a nivel corporativo a un hombre se le asciende por su potencial, mientras a una mujer por su rendimiento, estas prácticas son las que debemos erradicar”.

“Pertenezco además a un movimiento que se llama Balance, que lo que pretende justamente es la agenda de la igualdad. Lo que se pretende es justamente, construir una sociedad con igualdad de género, y eso empieza con el ejemplo, ya Antonio lo ha anunciado, en nuestro gobierno la primera vicepresidencia será ocupada por una mujer, ya Antonio públicamente dijo que vamos por un gobierno paritario, esa es nuestra respuesta a la acción, esto significa que vamos por la paridad no solamente como ya lo estableció el Tribunal Supremo de Elecciones y la Sala Constitucional con la ley de paridad, en la Asamblea Legislativa, que es una de las primeras conquistas, vamos a ir a la paridad vertical y horizontal, pero además en el ejecutivo, juntas directivas y entidades autónomas, vamos por la paridad”.

La Sra. Marín señala que en Costa Rica hay un problema serio con respecto a las mujeres, pues son un grupo sin historia que tiene problemas de autoestima, ya que por más títulos que se alcancen, las demandas sociales y los roles asignados evitan la visibilización y el reconocimiento público de esos logros. “Las mujeres somos mutiladas por el exterior sino que nos auto mutilamos”.

Finalmente, considera además que la agenda política actual está en números rojos en términos de acciones hacia la igualdad, tema prioritario de la agenda política de una futura administración Álvarez – Marín.

Nuria Marín Raventós

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box