Omar Jiménez: Una vez más cortinas de humo ante hechos reales

No cabe duda que el Presidente y su "amigo y amigote" Choreco saben comerse, pero no precisamente la bronca, sino las viandas que genera la asignación, a dedo, de los recursos públicos.

Omar Jiménez Camareno, Abogado, académico y Msc en Aduanas y Comercio Internacional

En campaña electoral, el hoy Presidente de la República, Rodrigo Chaves, prometió enfrentar de frente la corrupción, prometió acabar de una vez por todas con los gobiernos para beneficiar a los ”amigos y a los amigotes”, prometió “comerse la bronca”

Ayer, por medio de la Nación, la exministra de comunicación, Patricia Navarro, nos dió a conocer unos audios grabados en una reunión, en la que participan el Presidente Chaves, el actual Ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, el empresario de comunicación, Cristian Bulgarelli y la propia Patricia Navarro, con el propósito de determinar el uso de un préstamo del BCIE para financiar un programa de comunicación del gobierno de la República.

Ante las graves denuncias efectuadas por la exministra de comunicación, documentas con la grabación de los audios de los participantes en dicha reunión, el actual Ministro de Comunicación sale a decir, básicamente tres cosas:

  1. Que lo publicado por La Nación es falso, sin embargo en ningún momento rebate la veracidad de los audios
  2. Que Patricia Navarro incurrió en delito al grabar, sin autorización, la conversación y que La Nación incurrió en complicidad por haber publicado los audios, por lo que el gobierno va presentar una denuncia penal contra doña Patricia Navarro y contra La Nación.
  3. Reconoció que los términos de la contratación, con el futuro préstamo del BCIE, lo redactó el empresario privado Bulgarelli, argumentando que la señora Patricia Navarro, no sabía cómo hacerlo, pero de inmediato aclaró que el contrato, que después se le otorgó, bingo, al empresario Bulgarelli, se hizo de forma absolutamente legal, por cuánto se realizó un concurso público en el que participaron otros oferentes y, además quién escogió a la empresa a la que se adjudicó el contrato fue el BCIE y no el gobierno.

Vamos por partes.

  1. Es evidentemente para cualquier persona, sin necesidad de ningún esfuerzo mental, que la información no es falsa.
    Tan es así que el Ministro de Comunicación en ningún momento pone en duda la veracidad de los audios. Únicamente recurre al argumento de que fueron grabados ilegalmente.
  2. El anuncio de la denuncia penal no tiene otra propósito que el afán de desviar la atención y, provocar que la discusión se centre en si la actuación de doña Patricia y la publicación efectuada por La Nación constituyen delito o no, para evitar, de esa forma, que la discusión recaiga sobre los hechos de corrupción que quedan demostrados en los audios.

La denuncia penal, es una amenaza con la vaina vacía, existe abundante jurisprudencia al respecto, pero no caigamos en la trampa del gobierno.

Acá el hecho y lo verdaderamente grabe son dos cosas:

  1. Que claramente se haya realizado una reunión en Casa Presidencial, con la presencia nada más y nada menos que:
  • del, entonces, Jefe de Despacho del Presidente de la República,
  • de la, entonces, Ministra de Comunicación,
  • del Propio Presidente Chaves, con un empresario privado de la comunicación, para encargarle a ese empreprivado la redacción de los términos de un contrato de comunicación con el BCIE por trescientos mil dólares por seis meses, la nada despreciable suma de cincuenta mil dólares por mes y, que luego el propio redactor del contrato haya participado en el “concurso público”.

¿Adivinen a quien se le asignó el contrato? Si aciertan les obsequio una postalita del Presidente comiéndose el pastel, perdón, quise decir, comiéndose la bronca.

Sii, al señor Bulgarelli, el mismo que redactó el contrato. ¡¡Cuánta transparencia!! ¿No creen?

2. Pero acá no termina el asunto, la publicación de los audios no solo deja absolutamente demostrado el tráfico de influencias en favor de Bulgarelli, sino que además nos dan a conocer que el propio Presidente Chaves, dice que en la redacción de los términos del contrato él tiene varios antojos y pide un par de chineos, de cariñitos.

“Y tal vez pedir un par de chineos, de cariñitos”

A lo que Cristian Bulgarelli, responde: “100% señor”.

Esto es aún más grave cuando, en un audio grabado en otra reunión en la que únicamente están doña Patricia Navarro, el actual Ministro de Información y el Presidente, Chaves dice expresamente:

“Pero la pregunta, tal vez la formulé mal. ¿Va Choreco a ser parte del contrato de Cristian?”

Está pregunta que realiza Chaves, deja absolutamente claro dos cosas:

  1. Que la decisión de asignarle el contrato a Cristian Bulgarelli, ya estaba tomada y, que el concurso público que se efectuó fue una verdadera farsa, para intentar legitimar una asignación hecha a dedo desde el principio, mediante claro tráfico de influencias.
  2. Que uno de los chineitos que el Presidente pidió fue que su “amigo o amigote” Choreco, si el hoy Presidente de “Aquí Costa Rica Manda”, fuera parte de ese contrato.

No dejemos que nos distraigan con el cuento de la denuncia penal, acá lo verdaderamente relevante es:

  1. que el contrato con el BCIE se redactó a la medida para que fuera asignado a Cristian Bulgarelli
  2. que el Presidente, que prometió “comerse la bronca” frase de campaña ideada, ¡¡Vaya sorpresa!! Por “Choreco”, y que prometió que se iban a acabar los gobiernos para favorecer a los “amigos y amigotes”, pidió, “como cariñito” que su “amigo y amigote”, Choreco, fuera parte del contrato.

No cabe duda que el Presidente y su “amigo y amigote” Choreco saben comerse, pero no precisamente la bronca, sino las viandas que genera la asignación, a dedo, de los recursos públicos.

 


Se trata de un amplio reportaje de investigación a partir de los audios de conversaciones sostenidas en Casa Presidencial, las cuales fueron suministradas a La Nación por la exministra de Comunicación de Rodrigo Chaves, Patricia Navarro Molina.
  • ➡️ La Nación: Contratación irregular de Bulgarelli se fraguó apenas comenzó el gobierno.
  • ➡️ La Nación: Rodrigo Chaves se aseguró de que Choreco fuese parte de contrato de $300.000, confirma audio.
  • ➡️ La Nación: Rodrigo Chaves pidió ver contrato con BCIE porque tenía ‘un montón de antojos’.
  • ➡️ La Nación: Exministra Patricia Navarro explica por qué suministró los audios de Presidencia.

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...