Orlando Guerrero Vargas, ciudadano en ejercicio ·

Don Luis Alberto Monge era todo un personaje admirable en toda la extensión de la palabra.

Dejó cien baúles llenos de recuerdos y de maravillosas anécdotas. Dejo un país mejor del que recibió. Nunca dejo de hacer lo mejor para el pueblo. Arrasó en las urnas y logró una mayoría de diputados sin igual. Era un hombre muy amado. Siempre fue bienvenido adonde llegaba.

Celebro su designación como benemérito de la Patria. Su designación tiene un doble mérito, la inmensa mayoría de los votos presentes lo apoyaron y los comunistas de siempre, enemigos de la democracia, pro Sandinistas, pro La dictadura venezolana y pro Dictadura Cubana, por supuesto que votaron en contra. Son el mismo grupo que siempre estará en contra de los líderes de la libertad.

Luis Alberto fue un ejemplo en vida de humanidad, de frugalidad y humildad. Salió desde su humilde origen y demostró que en Costa Rica hay apertura y democracia para quien quiera aspirar al más alto cargo de la Nación. Descartó la reelección abiertamente y logro entrañables amistades con líderes de todo el planeta.

Don Luis, así le decían los amigos cercanos, siempre tuvo mi respeto, lo seguirá teniendo. Nos dio una ilusión en momentos muy difíciles y logró sacar al país adelante con su buen trato y su manera correcta de hacer las cosas con buen modo.

Los comunistas tienen razones asquerosisimas para buscar enlodarlo. No lo lograron y no lo lograran. Yo tengo razones para defenderlo, aunque don Luis no necesita más defensa que su obra para defenderse.

Gracias señores diputados por apoyar esa gran iniciativa, honor a quien honor merece.

Avatar

Por La Revista CR

Medio de comunicación digital.