Orlando Guerrero: En el país de lo impensable

Hace muchos años, un señor amigo mío muy querido, al calor de una taza grande de café me contó un ameno relato. Me imaginé que era de su autoría e imaginación.

0

Orlando Guerrero Vargas, Ciudadano en ejercicio.

Me contaba este señor, de que había un país, al norte del cono Sur y al Sur del polo Norte, que lo gobernaban entre dos partidos, y que estos a su vez, habían hecho tan grandes, que ya se estaban empezando a marchitar.
En uno de estos partidos, habían llevado al Congreso un diputado joven, agresivo y agresor, que tenía un serio problema de control de sus emociones e impulsos. Le decían en sorna Campesina : “al señor se va la Juerza al Chunche”.
Pues resulta que al otrora joven congresista , le asignaron una asistente linda, lozana y esbelta. La cual, coqueteaba con otro congresista más guapo, más joven y más inteligente, decían que era digno de una portada de revista.
Este tema, que descontrolaba por completo al legislador brusco e impulsivo, llegó un día a su límite y a su tope , cuando una mañana cualquiera , citó a la bellísima joven, se le tiró encima, la manoseó y decían que hasta la había roto la ropa, todo esto tratando de acomodarse con el chunche. La bellísima mujer, decente, noble y educada logró escapar de la oficina del señor del “Juerzon”, busco refugio donde pudo y aquello terminó en un escándalo que indignó a todas y todos los del Congreso. El tipillo, más pillo que ti, empezó a expeler amenazas, y para hacerles el cuento corto, negocio una disculpa que la señorita aceptó, a cambio de irse a otra parte. Como ella era una persona muy Querida, fue enviada a Europa a estudiar un largo tiempo, el tiempo suficiente para que terminara el periodo legislativo y el brusco del “Juerzon” se fuera para su cueva.
Decía mi amigo que se había ido del partido que lo eligió y que lo hizo congresista. Del partido que le dio todo.
Que se había ido alegando “corrucción” o algo parecido, por que no se le entendía nada. Que Él, sería el abanderado de la “Épica” o algo similar, por que otros decían que era la “ética”, en fin nunca quedó claro. Dicen que su partido quedó en turno de gobierno, que se dedicaron a estafar desde las campañas, se dedicaron a espiar ciudadanos. Ellos endeudaron al país hasta el cielo, todo para subirse los ingresos.
En fin, que aquello fue digno de una novela de horror sin suspenso. Cada día aparecían cosas nuevas que siempre tapaban con un arcoiris que se había puesto de moda por ellos mismos. Dicen que siguen por ahí viendo a ver que más se les ocurre para nunca salir del poder. Esperemos a ver si nos cuentan algo más. Yo para mis adentros me decía a mi mismo: Ojala nunca nos pase!!!Les cuento este cuento, por que hace unos días, me dijeron que habían nombrado a una humilde mujer, una secretaria, en la representación del país en un ente financiero de altísimo perfil. Y bueno, conociendo que en un país cualquiera, al norte del cono Sur y al sur del polo Norte, cualquier perdón que se deba, se busca pagar con un favor, que terminamos pagando todos. Jamás veremos que lo pague, el que causó, con su “Juerzón” el estropicio.
En fin, Paris bien vale una misa, dijo Dn Enrique de Borbón.
COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box