Comentarios sobre la obra de Fraser Pirie y su presentación el pasado 21 de mayo.

Orlando Morales Matamoros.

        1. El libro.

La lectura del último libro de lo que yo llamo la “Colección Patriótica” de Fraser Pirie, pues vino antecedido de seis obras anteriores un cofre de sorpresas y en todas exuda amor por su patria. No sólo tiene una elegante presentación por su pasta dura y ricamente ilustrado, sino que cada fotografía da realce al texto.

  1. Su origen.

Resulta curiosa la motivación para escribir esta documentada obra que se originó como reconocimiento a su admisión a la Academia Morista, la cual ha servido para realzar el nombre del héroe Juan Rafael Mora Porras y el ignominioso fusilamiento el 30 de setiembre de 1960. Pero al revés de lo que sucede cuando se exigen las realizaciones concretas, en este se demostró con un estudio detallado que tuvo un tiempo de maduración de casi un año. 

  1. Lo atractivo del tema y el estilo narrativo.

Si bien trata sobre la guerra contra los filibusteros y la detallada descripción de las batallas de Santa Rosa, Rivas y la gesta heroica de nuestros marineros de tierra firma en la escaramuza de Sardinal luego en el río San Juan con la toma de los vapores enemigos en la llamada Vía del Tránsito, el discurso del texto está escrito en lenguaje ameno, lejos de la petulancia académica.

En otras palabras, como a menudo se dice, más que legible es un libro lecturable, o sea que causa agrado por la lectura. Y no es para menos, dada la profusión ilustraciones y sobre todo de figuras que cobran vida por los artificios de la inteligencia artificial, en un caleidoscopio de colores que da vida al texto.  En breve, el texto provoca su lectura.

  1. Lecturas aisladas.

Algo llamativo que a mí me sucedió es que, aunque el libro tiene una línea de desarrollo, lo cierto es que el lector puede ir espigando de aquí y allá, pues cada capítulo está autocontenido y con esto quiero decir que no hace falta una lectura secuencial como sucede con una novela para su cabal comprensión.  En el libro pueden uno sentirse tocado por el “Vuelo supremo” de Julián Marchena (p. 325) o cuando el sentimiento nacional se vierte vigoroso en dos cantos poéticos de Jorge DeBravo (p.377 y 492), lo cual no deja de ser una sorpresa para el lector.

  1. Dedicatoria del libro

El libro está dedicado a los descendientes de los héroes de la gesta heroica de 1856-57: el presidente Juan Rafael Mora Porras, a su hermano José Joaquín y al comandante del ejército costarricense, José María Cañas, nacido en El Salvador.  En particular lo referente al presidente Mora y su genealogía familiar, aparece descrito con mucho detalle.

  1. Antecedentes históricos.

Para lo que tienen interés en las causas y personajes del filibusterismo y la doctrina del destino manifiesto, el Cap. 1 y 2 han de ser lecturas obligatorias.  Mapas y figuras se presentan en forma abundante para dar sentido y facilitar la comprensión   del origen de los acontecimientos bélicos. Para aquellos que gusten de entrar en materia como en mi caso, abrí el libro en el Cap. 3, titulado Don Juan Rafael Mora, pero tuve el gusto de ver mapas regionales y las principales figuras del conflicto junto a la breve descripción que acompañan las figuras.

  1. Don Juan Rafael Mora Porras.

Este es el título del tercer capítulo del libro, pero su retrato está al comienzo del libro en la pág. 13 donde consta en palabras grandilocuentes la gesta heroica del Presidente Mora, dado por un periodista hondureño en mayo de 1856. Su actividad política y empresarial es destacada en el libro, ya que fue tres veces presidente, a partir de 1849. En cuanto a su actividad mercantil, su asociación con Vicente Aguilar cuya mirada torva que muestra la fotografía de la p.139, era premonitorio de la persecución y posterior ajusticiamiento. El capítulo termina con la célebre proclama (p.188), en que da el primer cañonazo de alerta informativo a los costarricenses.

  1. El teatro múltiple de los acontecimientos bélicos.

Corresponde al capítulo IV y a partir de la segunda proclama, narra las batallas de Santa Rosa, Rivas con gran detalle descriptivo y abundantes ilustraciones. La captura de vapores a lo largo del río San Juan o vía del tránsito siempre me ha llamado la atención por el valor de la tropa que los soldados se convirtieron en marineros de tierra firme y lograron exitosas batallas. El doble intento de la quema del mesón de Guerra por Juan Santamaría aparece bien documentado y se da el debido reconocimiento a la heroína nacional Pancha Carrasco.

Acostumbrados a hablar de las batallas de Santa Rosa, Rivas y sobre el río San Juan, nos hemos olvidado de aquellas en la Virgen, Sardinal, San Jacinto y la Trinidad, como parte del esfuerzo de los soldados costarricenses para vencer al invasor.  Luego de las muchas odiseas, el capítulo termina con la carta de despedida del General Cañas a su esposa, comunicando su triste destino.

  1. De cómo gananciosos en la guerra, se perdió la batalla contra el cólera.

A pesar del meritorio triunfo en batalla, la bacteria causante del cólera (Bacillus cholerae) empezó a diezmar la tropa en el propio teatro de batalla en Rivas, pero el retorno de la tropa triunfante contagió a considerable parte de la población.

En aquella lejana fecha, todavía no se conocía la teoría bacteriana de la enfermedad.  En este último capítulo del libro se habla de los viajes de Mark Twain

  1. Comentario de tres ilustraciones.

A manera de ejemplo, citaré tres ilustraciones que por alguna razón me llamaron la atención. En la página 439, la foto de una calle de la vieja Heredia está tan ricamente descrita, casi sin dejar detalle a la imaginación del autor.  En otro, la foto del Presidente Mora, retocado por I.A. es excelente, pero en cuanto a la calidad del detalle es superior al de Mark Twain (p. 412), en la cual se pueden contar hasta las canas del bigote o las líneas de expresión facial.  La última, una foto que hiere por cuanto se muestra la pobreza de nuestro medio es la foto de veteranos (P. 403): varios con “pata en el suelo” y una actitud indiferente, que pareciera decir, “aquí estamos los héroes olvidados” que hemos vuelto a ganarnos el pan con el sudor de la frente.   Otras fotografías muestran la pobreza del país en nuestra querida Costa Rica, todavía en estado embrionario y pujando por el desarrollo

  1. Perfil del autor.

Como siempre, el lector se encuentra interesado en la vida y obra del autor, queda uno sorprendido de la sencillez de la presentación del autor, que podríamos resumir como una persona de trabajo y éxito, amante de su patria y estudioso de la historia nacional, como rasgos esenciales de su vida y su obra. Lo significativo es que por medio de trabajo y estudio nos ofrece una valiosa obra de 462 páginas, elegante y vistosa, amena y bien documentada.  Y yo agregaría, miles de horas de estudio de documentos y arduo trabajo.

  1. Despedia

Fuerte abrazo, amigo Fraser y mi reconocimiento por esta señora obra. Quiera Dios, la Academia Morista y los lectores, te lo agradezcan.

  1. Colofón.

¡SALVE OH MADRE DE AMOR!: cuando alguno pretenda tu gloria manchar, verás a tu pueblo valiente y viril, la tosca herramienta en armas trocar.

Avatar

Por Orlando Morales Matamoros

Doctor de Fisiología, Académico Universidad de Costa Rica, Facultad de Medicina, Ex-Ministro de Ciencia y Tecnología Micit y Ex-Ministro de Ambiente y Energía.