Oscar Aguilar Bulgarelli, Historiador.

Las últimas noticias, por más que disgusten al Presidente de la República, son devastadoras.

Más allá del lenguaje procaz, vulgar, palurdo e indigno a su condición de Presidente, que humilla y ofende la dignidad de su cargo y el mínimo respeto que debe tenerle; no es sin embargo, lo más grave.

El irrespeto a la institucionalidad, fundamento de la democracia, es la manifestación más seria del peligro que tiene su gobierno para nuestro régimen de libertades.

En los audios y sus transcripciones, se lee y se escucha como él y su pavo real Ministro de Comunicación, reconocen que la actuación puede ser tan ilegal, que es seguro los llevará a un juicio contencioso administrativo que reconoce perdido de antemano, pero no les importa, porque de acuerdo a su dicho, cuando tengan que pagar la suma a que sean condenados, por la devaluación, esa suma será “ una cuecha” en palabras presidenciales.

Si este procedimiento y fetidez, es lo que sale a luz pública es un solo caso… cómo estarán las cosas en otros tan graves que se dan en el ICE, AyA, INS, FES, y cómo serán las opiniones que se vierten hacia la Sala IV y la Contraloría?, por ejemplo.

Ese irrespeto básico y fundamental al principio de legalidad, del cual hay múltiples ejemplos a lo largo de estos diez y ocho meses de martirio, es una peligrosa guillotina que en cualquier momento puede. dejar a nuestro cuerpo democrático partido en dos, a expensas de los carroñeros que creen se beneficiarán de tan lamentable acción llevada a cabo por quién se creé… su macho dominante.

Oscar Aguilar Bulgarelli

Por Oscar Aguilar Bulgarelli

Catedrático universitario, historiador, escritor y político costarricense. Ejerció el cargo de diputado de la Asamblea Legislativa por la Coalición Unidad en el período 1982-1986.​