Óscar Álvarez ArayaPolitólogo (Ph.D.)

Con la elección de la Dra. Claudia Sheinbaum como la primera mujer presidente de México en 200 años de vida republicana recobra actualidad el tema del Tratado de México, Estados Unidos y Canadá.

Costa Rica ha expresado su interés de unirse al T-MEC y un grupo de congresistas estadounidenses ha afirmado que nuestro país sería un excelente candidato para ingresar a dicho bloque económico y comercial.

El eventual ingreso a dicho bloque sería compatible con la actual membresía de Costa Rica en el Tratado de Libre Comercio de Estados Unidos con Centroamérica (CAFTA)

El Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), conocido en inglés como USMCA (United States-Mexico-Canada Agreement), es un acuerdo comercial que reemplazó al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), vigente desde 1994. Este tratado representa una modernización significativa y una adaptación a los cambios económicos y tecnológicos de las últimas décadas, por ejemplo el comercio digital y la legislación ambiental.

El T-MEC fue firmado el 30 de noviembre de 2018 por los presidentes de los tres países del norte de América. La necesidad de renegociar el TLCAN surgió de las críticas que señalaban desventajas para ciertos sectores económicos, particularmente en Estados Unidos. Después de intensas negociaciones, el T-MEC entró en vigor el 1 de julio de 2020, marcando una nueva era en las relaciones comerciales de América del Norte.

Los países miembros del T-MEC son México, Estados Unidos y Canadá.

Estos países conforman una de las regiones económicas más dinámicas y de mayor integración en el mundo, con un comercio interno robusto y estrechas interdependencias económicas.

El T-MEC abarca una zona comercial con un PIB combinado de aproximadamente 24 billones de dólares, posicionándose como uno de los bloques económicos más importantes a nivel global. Aquí se presentan algunos datos relevantes:

En términos de PIB (2023) representa de Estados Unidos 25.5 billones de dólares, Canadá 2.2 billones de dólares y México 1.3 billones de dólares, para un total de 29 billones de dólares.

El comercio total entre los tres países supera los 1.3 billones de dólares anuales. México exporta significativamente a Estados Unidos, especialmente en sectores como el automotriz, agroalimentario y manufacturero. Canadá y Estados Unidos mantienen una relación comercial intensa, con un intercambio de bienes y servicios que supera los 700 mil millones de dólares anuales.

México es un importante receptor de Inversión Extranjera Directa, especialmente de Estados Unidos, que se dirige a sectores como la manufactura, la energía y los servicios y Canadá también recibe inversiones significativas de Estados Unidos, especialmente en sectores como la energía y la minería.

El T-MEC se compara favorablemente con otros bloques económicos y comerciales en términos de tamaño y profundidad de la integración económica:

Unión Europea (UE): Es una unión económica y política de 27 países con un PIB combinado de aproximadamente 16.6 billones de dólares. La UE cuenta con un mercado único y una moneda común para la mayoría de sus miembros, lo que la hace más integrada que el T-MEC.

Mercado Común del Sur (MERCOSUR): Incluye a Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, con un PIB combinado de aproximadamente 2.4 billones de dólares. MERCOSUR es un bloque menos integrado en comparación con el T-MEC.

Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN): Consta de 10 países y un PIB combinado de aproximadamente 3.6 billones de dólares. Aunque ASEAN ha avanzado en la integración económica, su nivel de integración comercial es menor al del T-MEC.

Costa Rica ha mostrado interés en unirse al T-MEC para fortalecer sus vínculos comerciales y económicos con los países miembros. La inclusión de Costa Rica implicaría un proceso de negociación y cumplimiento de los estándares y regulaciones del tratado. La importancia de este ingreso para Costa Rica se puede resumir en varios puntos clave:

Beneficios Económicos y Comerciales, ya que tendría acceso a un mercado amplio. La membresía en el T-MEC abriría las puertas del mercado norteamericano, permitiendo a Costa Rica exportar sus productos a un bloque con más de 490 millones de consumidores y un alto poder adquisitivo, diversificación de exportaciones. Al unirse al T-MEC, Costa Rica podría diversificar sus exportaciones más allá de sus socios comerciales tradicionales, reduciendo su dependencia de mercados específicos y mitigando riesgos económicos.

Asimismo Costa Rica se convertiría en un destino más interesante para la Inversión Extranjera, reflejándose en un incremento de la IED, pues la membresía en un tratado tan prestigioso podría hacer a Costa Rica aún más atractiva para la inversión extranjera directa, promoviendo la creación de empleos y el desarrollo de infraestructuras.

Así también una mayor transferencia de tecnología y conocimiento: la entrada de nuevas inversiones traería consigo tecnología avanzada y conocimientos especializados, beneficiando el desarrollo industrial y la competitividad de Costa Rica.

Así también el ingreso al T-MEC representaría un fortalecimiento de Sectores estratégicos como la agricultura y la agroindustria, impulsando estos sectores y mejorando sus estándares y accediendo a nuevos mercados.

Además un impulso a la industria manufacturera costarricense, permitiendo el acceso a cadenas de suministro más sofisticadas y competitivas.

Costa Rica necesitaría adaptar sus regulaciones laborales y medioambientales para cumplir con los estándares del T-MEC, lo cual, aunque desafiante, podría resultar en mejoras significativas en estos ámbitos, implicaría enfrentar la competencia de industrias altamente desarrolladas de México, Estados Unidos y Canadá, lo que requeriría estrategias innovadoras y un incremento en la eficiencia productiva.

El T-MEC es un acuerdo vital para la economía de América del Norte, que ha modernizado y reemplazado al TLCAN para enfrentar los retos actuales del comercio global.

La posible inclusión de Costa Rica podría fortalecer aún más este bloque, proporcionando beneficios económicos significativos para el país centroamericano y fomentando su integración en una de las regiones comerciales más dinámicas del mundo. A pesar de los desafíos, la membresía en el T-MEC representa una oportunidad única para Costa Rica de impulsar su crecimiento económico, atraer inversiones y mejorar su competitividad en el escenario global. Este tratado sigue siendo una pieza fundamental en las relaciones comerciales de la región, contribuyendo significativamente al crecimiento económico y a la estabilidad política de sus miembros.

Costa Rica ha logrado destacarse notablemente en el escenario global de inversiones gracias a su talento humano, robusta plataforma de acuerdos comerciales, ubicación geográfica estratégica y los incentivos del régimen de Zonas Francas. Nuestra cercanía geográfica y horaria con los países del Norte de América es muy evidente.

El reciente informe del Departamento de Estado de los Estados Unidos, publicado el 31 de julio de 2023, subraya el éxito de Costa Rica en mantener un clima de inversión atractivo para las empresas multinacionales. El informe destaca cómo Costa Rica ha establecido un ecosistema dinámico de empresas tecnológicas orientadas a la exportación, respaldadas por proveedores, instituciones públicas, universidades y talento humano experimentado.

Este reconocimiento por parte de Estados Unidos, principal socio comercial e inversor de Costa Rica, reafirma el país como un destino para la inversión y como socio preferencial para ser miembro del T-MEC.

*Publicado originalmente en La República
Oscar Alvarez

Por Oscar Alvarez

Politólogo, autor y coautor de 45 libros y publicaciones. Fue Embajador de Costa Rica en Taiwán (1998/2006) y Asesor del Presidente de la República (1990/1994). Ha sido analista y consultor internacional con el PNUD, UPAZ, IIDH, ACDI, KAS, entre otras entidades. Ha sido invitado internacional de los gobiernos de los Estados Unidos de América, de Japón, de Corea y de la Organización de Estados Americanos. Su CV.