Óscar Álvarez: Hugo Grocio

Hugo Grocio junto con el español Francisco de Vitoria uno de los padres del derecho internacional.

0

Óscar Álvarez ArayaPolitólogo (Ph.D.).

Huigh van Groot, conocido en idioma español como Hugo Grocio nació en Delft, cerca de Rotterdam, Holanda, el 10 de abril de 1583.

A los 8 años componía versos latinos y desde muy joven se distinguió por sus estudios de las lenguas y literaturas clásicas conforme al espíritu del Renacimiento.

Jurista, embajador, escritor y poeta. Después de Erasmo de Rotterdam el mayor humanista de los Países Bajos.
Tuvo influencias intelectuales greco-latinas de Aristóteles y Cicerón, pero también del francés Jean Bodin.

De religión era devoto del Arminianismo, fundado por Jacobo Arminio en la Holanda del siglo XVII como una variante de cristianismo evangélico con discrepancias respecto del calvinismo.

En 1594 a los 11 años empezó sus estudios de Derecho en la universidad de Leiden en Holanda dónde se graduó en 1598.

En Orleans, Francia se doctoró en Jurisprudencia y estudió Filosofía y además aprobó los cursos de Astrología, Matemáticas y Teología.

Transmitió las ideas de la Escuela de Salamanca en los escenarios de Holanda, Francia y Suecia. Parece que él es “el eslabón perdido”, es decir el puente que transmite por Europa las ideas de la Escuela de Salamanca.

Su pensamiento es en realidad un vínculo entre dicha escuela y la Ilustración escocesa, de la que formó parte Adam Smith, padre de la economía.

En 1598 Grocio empieza como abogado en La Haya. En 1607 es Fiscal General de Holanda. Se distingue también como latinista.

Su carrera política se vio truncada por su participación en las luchas religiosas entre teólogos cristianos calvinistas ortodoxos versus arminianos y las controversias políticas entre monárquicos y republicanos de los Países Bajos por lo que se le condena a cadena perpetua en 1619.

Escapa de la cárcel tres años después gracias a la ayuda de su esposa María van Reigersberger y se exilia en Francia donde coincide en la Universidad de París con Luis de Molina de la Escuela de Salamanca.

En Francia recibe una modesta pensión de Luis XIII y vive en París dedicado a escribir. No le permiten dar clases en la universidad debida a su orientación protestante.

En 1621 vuelve a Rotterdam pero luego es expulsado y se refugia en Suecia donde la Reina Cristina en 1634 le nombra Embajador en Francia.

Al concluir su misión diplomática en 1645 y de regreso a Suecia una tempestad le obliga a desembarcar cerca de Danzing y luego marcha enfermo hasta Rostock, Alemania, donde fallece.

Defensor del absolutismo. Considera que el Derecho Natural requiere de un soberano fuerte que garantice el orden, la paz y la expansión comercial.

Para los contemporáneos es difícil entender que un humanista y un defensor del derecho natural pudiera defender al mismo tiempo el absolutismo, pero así fue en realidad.

Es interesante hacer notar que tanto los absolutistas de la época como los liberales que vendrían después tratan de justificar sus teorías por medio del Derecho Natural.

Es decir que el Derecho Natural estaba presente en ambas tendencias y era el puente entre el absolutismo y el liberalismo.

A Hugo Grocio se le considera, junto con Francisco de Vitoria, uno de los fundadores del Derecho Internacional.
Su libro El derecho de la guerra y la paz (París,1625) dedicado a Luis XIII, fue el primer tratado de Derecho Internacional Público, pero se basa en las ideas de Vitoria y de Francisco Suárez, iusnaturalistas españoles. Allí se pronuncia contra la esclavitud y construye un sistema de conceptos para evitar y reglamentar las guerras.

Tal parece que históricamente ha existido una tendencia en los países anglosajones y protestantes a olvidar y relegar a Vitoria porque es de España, bastión del catolicismo en Europa y a darle todo el mérito a Grocio, quién es holandés y arminiano, una doctrina fundada en el calvinismo. Las rivalidades entre protestantes y católicos pudieron haber afectado negativamente el éxito profesional de Vitoria.

Pero en honor a la verdad el maestro y el primer autor de Derecho Internacional público fue Francisco de Vitoria. Y el discípulo aventajadísimo y de enormes méritos que produjo la primera obra sistemática de dicha materia fue Hugo Grocio. Pero el primero fue Vitoria, quién es citado abundantemente por Grocio.

Grocio considera que el derecho internacional proviene y debe basarse en la teoría del derecho natural y del derecho de gentes.

Posiblemente Grocio también ha sido el creador del concepto de “contrato social”, esencial en la obra de John Locke y en la de Juan Jacobo Rousseau. Pero se opone a la soberanía popular y defiende el Estado absoluto. Es decir que promueve el contrato social pero no la democracia.

En su libro Sobre la libertad de los mares ( Leiden,1609) promueve el uso libre de las vías marítimas para beneficio de la humanidad, un texto que anuncia el derecho sobre los mares.

Junto con Samuel von Pufendorf (1632-1694) influye en las ideas jurídicas y económicas de Francis Hutcheson, quien fuera considerado el Padre de la Ilustración escocesa y el profesor de Adam Smith en la Universidad de Glasgow.
Hutcheson es el primero en enseñar economía política, una materia que el llamó Económica.

En La Riqueza de las Naciones, Adam Smith cita a Hugo Grocio sobre temas económicos tales como la importancia de la moneda, el intercambio comercial, el “valor en uso” y el “valor en cambio.” De manera que Grocio influyó en Smith posiblemente a través de Hutcheson.

Cuando regresaba de un viaje a Suecia, donde había dimitido como Embajador, Hugo Grocio muere a los 62 años en

Rostock, Alemania, el 28 de agosto de 1645.

Sus restos fueron llevados a Delft, cerca de Rotterdam, donde descansan junto a los de Guillermo de Orange, el Padre de la Patria de los Países Bajos.

 


COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...