Óscar Álvarez: La libertad del Barón de Montesquieu

La tesis de Montesquieu está dirigida contra el absolutismo que se caracteriza por la concentración del poder en una sola persona, el monarca absoluto. La propuesta de equilibrio de poderes tiene como fin evitar la tiranía, el absolutismo y lograr la libertad.

0

Óscar Álvarez ArayaPolitólogo (Ph.D.).

(Charles-Louis de Secondat, Señor de la Brède y barón de Montesquieu) conocido como el Barón de Montesquieu nace en La Brède, Burdeos el 18 de enero de 1689.

Se ha distinguido como un pensador político francés que forma parte de la Ilustración. Pertenece a la nobleza y estudia Derecho. Dedica cuatro años de su vida a viajar por Europa estudiando los sistemas políticos. A partir de esa experiencia se convierte en un admirador del sistema político inglés que desea aplicar en la Francia entonces absolutista.

En 1748 publica su obra maestra, Del espíritu de las leyes, con un éxito impresionante de 22 ediciones en vida del autor y múltiples traducciones. Influye en los liberales que protagonizaron la Revolución Francesa de 1789, en la Constitución de los Estados Unidos y en los regímenes constitucionales en general. En vez del racionalismo de Descartes dominante en el ambiente intelectual francés buscó un conocimiento basado en los hechos con influencia del empirismo inglés.

Las ideas del Barón de Montesquieu sobre la división de poderes están contenidas en el Libro Undécimo del Espíritu de las Leyes. Sus antecedentes más antiguos se podrían encontrar en las ideas de Aristóteles. Pero en lo fundamental se trata de ideas extraídas de lo que percibe durante su viaje a Londres en la Constitución de Inglaterra y de lo que leyó en el Segundo ensayo sobre el gobierno civil de John Locke.

En ese sentido el Barón es un hijo del constitucionalismo inglés y un discípulo de Locke. El mérito de Montesquieu es que hace más explícitas las propuestas de Locke y a la vez las relaciona más directamente con el tema de la libertad y el despotismo.

Inicia su reflexión diciendo que hay un estado en el mundo cuyo objetivo es la libertad política. Ese estado es Inglaterra, su fuente de inspiración intelectual.

Montesquieu empieza su exposición afirmando que “Cuando el poder legislativo y el poder ejecutivo se reúnen en la misma persona o el mismo cuerpo, no hay libertad; falta la confianza, porque puede temerse que el monarca o el Senado hagan leyes tiránicas y las ejecuten ellos mismos tiránicamente. No hay libertad si el poder de juzgar no está bien deslindado del poder legislativo y del poder ejecutivo. Si no está separado del poder legislativo, se podría disponer arbitrariamente de la libertad y de la vida de los ciudadanos; como que el juez sería legislador. Si no está separado del poder ejecutivo, el juez podría tener la fuerza de un opresor. Todo se habría perdido si el mismo hombre, la misma corporación de próceres, la misma asamblea del pueblo ejerciera los tres poderes: el de dictar las leyes; el de ejecutar las resoluciones públicas y el de juzgar los delitos o los pleitos entre partidarios”. En resumen, cuando los tres poderes se concentran en una misma persona o cuerpo, no hay libertad, que era la situación predominante en la Francia y la Europa de su tiempo.

De allí que para Montesquieu cada vez que un rey se convierte en déspota o tirano, comienza por reunir en su persona los tres poderes del estado. Y cada vez que se funda un estado libre, se empieza por establecer la separación de poderes.

El punto es tan esencial que al estudiar un estado lo primero es preguntar “cuál es la distribución de los tres poderes para calcular por ello el grado de libertad que cabe en cada uno”.

Montesquieu promueve un poder ejecutivo en manos del monarca, un poder legislativo escindido en dos cámaras, una de carácter popular y la otra aristocrática, y un poder judicial popular. Aunque favorece la división o separación entre los poderes, también establece ciertos vínculos entre los poderes: He aquí, pues, la constitución fundamental del gobierno de que hablamos. Compuesto de dos partes el poder legislativo, la una encadenará a la otra por la mutua facultad del veto. Ambas estarán ligadas por el poder ejecutivo, como éste por el legislativo. Recordemos que en el sistema parlamentario inglés hay tanto separación como combinación entre poderes.

Así resulta que cada poder del estado actúa como freno o contrapeso de los demás, con lo que se logra un equilibrio entre los poderes. En síntesis, a la división de poderes debe sumarse la combinación de poderes en términos de frenos y contrapesos para obtener como resultado el equilibrio de poderes que hará posible la libertad.

Detrás de cada poder, Montesquieu promueve una potencia política. El ejecutivo debe quedar en manos de la monarquía, el legislativo lo subdivide en una cámara para la nobleza y en otra para el pueblo y el judicial también debe compartirse entre la nobleza y el pueblo. La fórmula de equilibrio de poderes de Montesquieu consiste en modernizar y liberalizar el sistema político francés, pero a la vez conservar el poder de la nobleza en una época de grandes cambios.

La tesis de Montesquieu está dirigida contra el absolutismo que se caracteriza por la concentración del poder en una sola persona, el monarca absoluto. La propuesta de equilibrio de poderes tiene como fin evitar la tiranía, el absolutismo y lograr la libertad.

Su liberalismo no es radical. No promueve la desaparición de la monarquía, ni de la aristocracia. No quiere la república ni la democracia. Más bien representa un liberalismo moderado, propio de un aristócrata, que desea superar la monarquía absoluta, sustituyéndola con una monarquía constitucional y un parlamento, salvando la nobleza a la que pertenecía.

El Barón de Montesquieu fallece en París, Francia el 10 de febrero de 1755.

 


Óscar Álvarez Araya, es Politólogo, autor y coautor de 45 libros y publicaciones. Fue Embajador de Costa Rica en Taiwán (1998/2006) y Asesor del Presidente de la República (1990/1994). Ha sido analista y consultor internacional con el PNUD, UPAZ, IIDH, ACDI, KAS, entre otras entidades. Ha sido invitado internacional de los gobiernos de los Estados Unidos de América, de Japón, de Corea y de la Organización de Estados Americanos. Su CV.

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...