Óscar Álvarez – Pierre- Joseph Proudhon: Anarquismo y mutualismo

“Para el anarquista, de todos los prejuicios que ciegan al hombre desde el origen de los tiempos, el del Estado es el más funesto”. Daniel Guérin. El anarquismo, Editorial Proyección, Buenos Aires, 1968.Pág. 19

0

Óscar Álvarez ArayaPolitólogo (Ph.D.)

Pierre- Joseph Proudhon nació en una familia de artesanos y campesinos en Besanzón, Francia el 15 de enero de 1809. Su madre era una cocinera y sirvienta.

Uno de los tres grandes fundadores y representantes del anarquismo clásico del siglo XIX, junto con los rusos Mijaíl Bakunin y Pedro Kropotkin.

Era un individualista societario y un pensador deliberadamente anti sistemático, contradictorio y amigo de las paradojas. Algunas de sus ideas no serían aceptadas como válidas por los anarquistas de hoy.

Fue autodidacta. Posiblemente leyó a Guillermo Federico Hegel, René Descartes, Juan Jacobo Rousseau, Voltaire, Augusto Comte, Immanuel Kant y los socialistas utópicos.

Toma ideas de Rousseau, pero también le critica. Se muestra adverso a los socialistas utópicos pues no cree en dibujar sociedades ideales.

En 1840 publica ¿Qué es la propiedad?, pregunta a la que se contesta: ¡La propiedad es un robo! Obra que le lanza a la fama, es alabada por Carlos Marx y le revela como socialista.

En 1863 publica “El principio federativo”, en el que propone un federalismo integral de comunas autónomas como organización social alternativa al Estado. Su socialismo empieza a mostrar su rostro libertario y claramente antiestatista.

Las ideas de organización federal y comunas autónomas habían sido promovidas por el filósofo alemán Johannes Althusius y puestas en práctica en la organización social de los Estados Unidos de América desde 1776. Proudhon las independiza del estado y les da un contenido colectivista.

Proudhon es el primero en proclamarse anarquista. Entendiendo por anarquismo la teoría que propone una sociedad sin Estado o Gobierno.

En 1865 publica “De la capacidad política de la clase obrera”, obra en la que promueve la emancipación de los trabajadores sin recurrir al Estado: “el proletariado debe emanciparse sin ayuda del gobierno”. Woodcock, George. El anarquismo, Editorial Ariel, 1979.Pág. 118

En 1846 publica su “Filosofía de la miseria” que le genera la respuesta crítica de Marx con otro libro: “Miseria de la filosofía”, publicada un año después en 1847, la cual inaugura las discrepancias entre socialistas estatistas y socialistas libertarios o anarquistas.

En 1848 Proudhon fue elegido Diputado en la Asamblea Constituyente posterior a la revolución de 1848. Entre otros proyectos propone la creación de un Banco Popular caracterizado por los préstamos sin interés y un impuesto sobre la propiedad privada. Como parlamentario se confirma como socialista y adversario de los derechos de propiedad.

Fue encarcelado de 1849 a 1852 por sus críticas a Napoleón III. Al salir de la prisión se exilia en Bélgica.

A Proudhon se le considera el creador del Mutualismo que propone una sociedad sin Estado organizado bajo el principio de la ayuda mutua: Yo te ayudo, tú me ayudas, todos nos ayudamos. Una especie de solidaridad social de mutua conveniencia, pero sin Estado.

Un principio que fue clave en el posterior desarrollo de movimientos como el cooperativismo, el solidarismo y las empresas de cogestión y autogestión. En la actualidad a Proudhon se le reconoce como uno de los padres fundadores del cooperativismo.

Sin ser muy coherente, porque a veces defendió otras ideas, sí centra sus críticas en el Estado, el capitalismo, la democracia liberal, el centralismo y el socialismo autoritario.

En sus momentos más libertarios propone una sociedad sin fronteras y sin Estados, organizada reiteramos en un sistema federal de asociaciones obreras y comunas libres y autónomas.

Tiene aversión al Estado y se opuso a los tipos de socialismo que se basaban en el Estado y que el denominaba autoritarios.

Proudhon murió en Passy, París, Francia el 19 de enero de 1865.

Tenía solamente 56 años. “Un gran cortejo siguió su cadáver hasta el cementerio de Passy, en el que veteranos del 1848 se mezclaron con miles de obreros parisinos anónimos: los hombres que dentro de pocos años iban a luchar en defensa de la Comuna de París”. Woodcock, George, obra citada. Pág. 135.

Sus restos descansan en el Cementerio Montparnasse, París, Francia.


COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box