Óscar Álvarez: Robert Dahl

La democracia como poliarquía capitalista

0
Robert Dahl

Óscar Álvarez ArayaPolitólogo (Ph.D.)

El politólogo y profesor universitario estadounidense Robert Dahl es uno de los principales autores sobre teoría de la democracia durante los siglos XX y XXI.

El teórico de la poliarquía fue presidente de la Asociación Americana de Ciencia Política.

Nació en Inwood, Iowa, el 17 de diciembre de 1915. Durante su infancia vivió en Alaska.

Fue Catedrático Emérito, así como investigador en Sociología en el Departamento de Ciencias Política de la Universidad de Yale.

Desde la década del sesenta, y en contraposición al sociólogo Charles Wright Mills, quien percibía en los Estados Unidos de la época el dominio de una sola élite reducida; para Dahl lo que existe realmente en dicha nación es una pluralidad de grupos que compiten entre sí por la toma de decisiones. Es decir, que si bien no existe una completa y pura democracia al menos si existe una poliarquía.

Según Dahl, la democracia es un ideal o utopía que no se ha alcanzado plenamente en ninguna de las democracias existentes. Pero lo que sí percibe en las democracias son poliarquías con varias élites y con varios centros de poder político con las siguientes características:

  • Cargos públicos elegidos;
  • Elecciones libres y equitativas;
  • Sufragio inclusivo;
  • Libertad de expresión;
  • Información alternativa;
  • Libertad de asociación.

Los marxistas afirman que «la historia de la humanidad es la historia de la lucha de clases», y que suponen en las sociedades una clase dominante (sea la esclavista, la feudal o la capitalista). Por otro lado, los maquiavelistas suponen una élite o clase política dominante. En cambio, Robert Dahl, alejándose de dichas posturas, descubre en los Estados Unidos de América la existencia de una pluralidad, es decir, varias élites o centros de poder político compitiendo entre sí para tomar las decisiones. A eso le llama poliarquía.

Valga aclarar que en su tesis el autor también se aparta de los teóricos clásicos de la democracia, quienes suponen que Estados Unidos y otras naciones europeas y del mundo en general son democracias plenas y verdaderas. Hay que reconocer aquí la originalidad del politólogo estadounidense.

Otro punto interesante en el autor es la relación entre democracia poliárquica y economía de mercado, Según Dahl:

La democracia poliárquica sólo ha sobrevivido en países con predominio de una economía de mercado capitalista; y nunca ha sobrevivido en un país con predominio de una economía que no fuera de mercado (Dahl, R (2012). La Democracia (1° ed.) Barcelona, España: Planeta, S.A. (pág. 191)).

De modo que, un prerrequisito para la existencia de la democracia poliárquica es la presencia de una economía de mercado capitalista.

Sin embargo, aclara que aun en un país tan caracterizado por la economía de mercado como es los Estados Unidos de fines del siglo XX, la realidad es que allí también existe una fuerte intervención estatal en la economía y menciona ejemplos tales como los siguientes:

  • Seguro de desempleo;
  • Política fiscal dirigida a evitar la inflación y la recesión;
  • Medidas para prevenir monopolios;
  • Imposición de aranceles y cuotas para importaciones;
  • Seguro médico, entre otras;

Economías como las de Suiza, Nueva Zelanda, Singapur y Hong Kong, tienen mayores grados de libertad económica que la de los Estados Unidos.

En resumen, según Dahl «En ningún país democrático existe una economía de mercado sin extensa regulación e intervención estatal dirigida a disminuir sus efectos perjudiciales» (obra citada pág. 203).

Resumiendo entonces las tesis de Dahl, la democracia en los Estados Unidos es democracia poliárquica, y solo puede existir si tiene como requisito una economía de mercado capitalista. Pero a su vez, dicha economía disolución de la Unión Soviética en 1991.

tiene varias regulaciones e intervenciones del Estado. Es decir, que no es una economía pura de mercado libre; sino má bien intervenida y regulada de mercado.

Las conclusiones de Dahl se podrían extender a las democracias en general y concluir que, aun las democracias más avanzadas, son en realidad poliarquías, caracterizadas por la presencia de varias élites compitiendo entre sí por las decisiones; y que aun las economías más orientadas al mercado, tienen algunos grados de regulaciones e intervenciones del Estado.

De ahí la importancia de los rankings sobre democracia y sobre libertad económica, los cuales miden la aproximación o la lejanía de cada país respecto al tipo ideal o puro de democracia o de economía de libre mercado.

El autor escribió extensamente sobre democracia y fue traducido a varios idiomas.

Fue miembro de la Academia Británica, de la Sociedad Americana de Filosofía y de la Academia Estadounidense de las artes y las ciencias. Recibió la Beca Guggenheim en 1983 y fue Doctorado honoris causa por la Universidad de Harvard.

El teórico de la poliarquía falleció en Hamden, Estados Unidos, el 5 de febrero de 2014.

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box