Óscar Arias Sánchez, Politólogo (Dr.).

Palabras ante la prensa nacional, en el Hotel Corobicí, de San José, el 2 de febrero de 1986, al conocerse su triunfo en las elecciones presidenciales.

¡Qué grande es la enseñanza de la democracia cuando nos permite luchar por nuestras ideas sin tener enemigos, sino adversarios!

¡Qué grande es la voluntad popular cuando, libremente expresada, permite que al final de una contienda electoral no existan vencedores ni vencidos! La victoria en un clima de democracia es para la Patria, es para el engrandecimiento de esa democracia y para orgullo de todo sus ciudadanos.

Hace un año, fui el candidato de una tendencia interna de mi partido, y al triunfar pasé a ser el candidato de todo mi partido, sin distinciones entre los grupos que luchamos fraternalmente por alcanzar esa candidatura.

Hoy dejo de ser el candidato del Partido Liberación Nacional, para ser el Presidente electo de todos los costarricenses.

Vamos a hacer más grande a Costa Rica, realizando en el Gobierno lo que fue el mandato de la mayoría. Costa Rica señaló el rumbo que desea seguir, y seremos impecablemente fieles a ese mandato. En mi Gobierno nunca habrá irrespeto para las minorías, pero tampoco existirán jamás claudicaciones que nos aparten del mandato de las mayorías.

Vamos a hacer realidad la incorporación plena de la mujer. Vamos a hacer realidad la incorporación plena de la Patria Joven. Vamos a construir 80.000 viviendas, y vamos a cumplir el mandato que recibimos en esta elección.

Les pido a mis partidarios que guarden, una vez más, en sus casas y en sus corazones, esa hermosa bandera verde, blanco y verde. A partir de este instante, nos cobija a todos solo la bandera de Costa Rica. Quienes fueron nuestros adversarios en la contienda electoral, dejaron ya de serlo, y habrán ahora de desempeñar ,1a importante tarea de ser la oposición al nuevo Gobierno.

Así como le pido a Dios que nos ilumine para cumplir el mandato sagrado que recibimos del pueblo, le pido también a Dios que ilumine a la oposición para que sepa ejercer esta función en forma constructiva, y para que todos trabajemos, así, solo para el engrandecimiento de Costa Rica.

Saludo aquí y les doy las gracias a todos los candidatos que nos adversaron. Su comportamiento contribuyó a robustecer nuestra democracia.

De algún modo todos sabemos que Costa Rica es hoy más hermosa y más fuerte. Es ésta una alegría que debemos compartir todos.

 

Avatar

Por Oscar Arias

Óscar Arias Sánchez. Abogado y politólogo, Presidente de Costa Rica en los períodos de 1986-1990 y 2006-2010. Premio Nobel de la Paz en 1987.