Óscar Arias: el arte de cazar cometas

Presentación de libro de Jacques Sagot sobre Óscar Arias Sánchez en la Universidad Técnica Nacional.

0

En Alajuela el pasado viernes 8 de noviembre ante un auditorio abarrotado de público, el Rector de la Universidad Técnica Nacional, Marcelo Prieto, hizo entrega del libro «Óscar Arias: el arte de cazar cometas», obra del escritor Jacques Sagot, al expresidente y Premio Nobel de la Paz, Óscar Arias Sánchez.

En sentido discurso, el Rector Prieto, destacó la obra del expresidente en el plano del desarrollo, la paz, la educación y el progreso humano, poniendo de relieve entre ella, la de la creación de la Universidad cuyos destinos rige y que ha abierto una ventana de oportunidades a miles de costarricenses.

El autor, Jacques Sagot, destacó la mistad que le une al exmandatario, señalando que la obra reúne pasajes de la vida personal de Arias, poco conocida y que él pone el en papel aunque con su nota personal, de admiración y gratitud al exmandatario. Ello lo hace en momentos que el país atraviesa por difíciles momentos políticos, enviando a la vez mensajes a la cordura y a la búsqueda de lo mejor de las raíces costarricenses, en contraposición a los antivalores que algunos cotidianamente pretenden imponer.

Cerró la actividad el discurso de Arias, quien acabó sus palabras diciendo que:

«En este libro de Jacques hay un testimonio de vida. Porque, aunque un hombre no es un evento particular, cada evento demuestra su carácter y en estas páginas se lee mi carácter. Cada cara de este libro es también mi fisonomía, es el rostro de mis sentimientos.»

Quiero terminar con las palabras del más grande poeta de Costa Rica, Jorge Debravo: “No hay terrenos resquemores debajo de mi alma. Mi sangre es una roja armonía viva. Estoy en armonía con la brasa y la calma, con la voz amorosa y la voz vengativa (…) Como un viento desnudo mi corazón se mece y hace sonar campanadas dulcemente”.

Con las campanadas de mi corazón les digo gracias y les pido que le brindemos un aplauso a la vida, y que vivamos eternamente agradecidos con Dios por esa vida que nos enseñó “El arte de cazar cometas”.

 

 

 

 

 

 

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...