Óscar Madrigal: En el 89 aniversario de la fundación del PCCR

El partido comunista de Costa Rica se fundó el 6 de junio de 1931 1931 y no el 16 de junio.

0
Oscar Madrigal Jiménez.

El partido comunista de Costa Rica se fundó el 6 de junio de 1931 1931 y no el 16 de junio.

El 6 se constituyó de manera formal el PCCR aunque desde el mes anterior, mayo, se había constituido un Comité Ejecutivo Provisional. El mes de mayo del 31 fue de gran agitación de los comunistas. Así lo establece Vladimir de la Cruz en su libro “Las luchas sociales en Costa Rica”.

La fecha que se ha considerado como de fundación del PCCR es el día de la primera reunión del Comité Ejecutivo que había sido nombrado durante la reunión de fundación el 6 de abril.

El asunto no es baladí o de poca importancia. Por regla general se ha pensado que los fundadores del partido se limitan a las 10 personas que aparecen formando parte de ese Comité, por cierto, todos hombres blancos. Además, la fundación del Partido es concebida de forma subjetiva como la voluntad independiente y exclusiva de una persona o de un grupo limitado de ellas, como una expresión exclusiva de la voluntad individual.

En mayo de 1931 Manuel Mora, Jaime Cerdas y Luis Carballo informaban que habían clubes del Partido en San José  con 500 adeptos bien definidos como comunistas. En otras palabras, el Partido Comunista ya existía informalmente en mayo, mantenía clubes donde se reunían y contaban con una cantidad apreciable de miembros.  En consecuencia, de conformidad con esta información, es muy probable que en la fundación del PCCR el 6 de junio participara una cantidad importante, de varios centenares de personas.

El antecedente inmediato de la nueva agrupación comunista fue la Asociación Revolucionaria de Cultura (ARCO), fundada a finales de febrero de 1929, por iniciativa del dirigente obrero Gonzalo Montero Berry que era un artesano ebanista, que también había sido el principal gestor de la creación de la Unión General de Trabajadores (UGT) y que luego aparece formando parte del Comité Ejecutivo del PCCR.

La UGT es la organizadora y aglutinadora de las organizaciones de trabajadores y de miles de trabajadores desocupados y principal dirigente de “los sin trabajo”.

El propósito de ARCO era elevar el nivel político y cultural de la clase trabajadora y para tal fin consideraron prioritario abrir la Universidad Obrera.

El grupo ARCO se conformó por tres fuentes principales: el grupo antimperialista de la Escuela de Derecho que dirigía Manuel Mora, la sección del APRA que dirigía Carmen Lyra y Luisa González y la UTG cuyo principal dirigente era Montero Berry. Es en este grupo, con orientación principalmente antiimperialista,  que se empieza a estudiar seriamente el marxismo, el Manifiesto Comunista y otra literatura, al decir de Jaime Cerdas. Es Carmen Lyra la que traduce el Manifiesto del francés y se va a convertir en la referente intelectual del grupo, no solo por su mayor formación política adquirida en las luchas en que había participado, desde el grupo Germinal en 1913, la lucha contra la dictadura de los Tinoco, su paso por la Europa revolucionaria, sino por su preparación intelectual. Es de lógica deducir que va a ser ella la maestra, orientadora y conductora de aquellos compañeros de ARCO hacia el comunismo. Carmen Lyra debía estar en esa época decepcionada de los diferentes grupos, ligas o partidos a los cuales había pertenecido: el reformismo, el anarquismo, el antiimperialismo y la última experiencia con el Bloque de Obreros de García Monge. En su conciencia debía haber madurado la necesidad de una nueva alternativa marxista, el comunismo, que se propusiera la trasformación radical de la sociedad.

ARCO al año de su nacimiento inicia en marzo de 1930 la publicación del periódico “Revolución”, que llamaba a la unidad de los trabajadores, denunciaban la explotación capitalista, pero más con una orientación socialista que comunista.

La participación de Carmen Lyra en el grupo ARCO, antecedente directo del PCCR, es determinante. La primera página del primer número de Revolución, el que hace la presentación y establece los objetivos que se propone la publicación, es de su autoría, lo cual se deduce por la redacción, el lenguaje y por la sensibilidad y el espíritu que se deduce, que es propio de la pluma femenina. En la fotografía que acompaña esta nota puede apreciarse lo dicho.

En 1930 la UGT despliega un arduo trabajo alrededor de las reivindicaciones económicas para hacer frente a la crisis que contribuyeron a crear una conciencia clasista. El 5 de agosto de 1930 la prensa informa que la UGT se había adherido a la  Internacional Sindical Roja con sede en Moscú, lo cual es sumamente interesante, tal y como lo manifiestan en su obra “La Crisis de 1929 y la fundación del Partido Comunista” Ana María Botey y Rodolfo Cisneros, que el movimiento obrero costarricense se liga al movimiento sindical clasista internacional antes de la fundación del partido comunista.

En los primeros meses de 1931 es ya manifiesto la existencia de un grupo comunista en el país.

De esta manera en junio queda orgánicamente constituído el Partido Comunista de Costa Rica.

El acto fundacional consolidó en una sola unidad órganica la confluencia de los movimientos antiimperialistas y obreros que venían dándose en el país y adquirido la madurez necesaria para su conformación.

El Comité Ejecutivo del nuevo partido estaba conformado por 4 estudiantes de Derecho y 6 obrero-artesanos de la UGT. Recuérdese que la Univesidad no existía, solos dos facultades funcionaban, Derecho y Farmacia, por lo que la influencia de la Facultad de Derecho era muy grande en la vida política del país.

Por otra parte, en este Comité aparecen solo hombres porque las mujeres eran ciudadanas de segunda clase, ya que no podían elegir ni ser electas por lo que tampoco podían formar parte de puestos de dirección política.

Como hemos mencionado anteriormente, la fecha de la fundación no es algo de poca monta. Sustentados en esta confusión, se ha tendido considerar que todas las personas o nombres que aparecen luego en el Partido, distintos a los del Comité Ejecutivo, se “incorporaron” después de fundado el  Partido. Asumen, como parte del imaginario político, que los fundadores del Partido se limitan al número de 10, arrebatándole a otras personas el puesto histórico que les corresponde.

Carmen Lyra históricamente se ha considerado que llegó al Partido después de su fundación negando con ello su aporte intelectual y guía espiritual en la gestación del PCCR. Carmen Lyra debe haber sido, por muchas circunstancias, la principal impulsora intelectual de la fundación del Partido Comunista.

El Partido según la prensa de entonces, La Tribuna, se funda el 6 de junio de 1931. Al día siguiente, el 7, ese medio reproduce una entrevista a Carmen Lyra, que es transcrita en la obra de Vladimir de la Cruz.

“—Nos dicen que Ud es comunista…

  • … y de todo corazón.
  • ¿Y cómo se hizo Ud comunista?
  • La Escuela Maternal me inspiró el comunismo, que ahora es para mí una doctrina…
  • ¿Ha Ud ingresado ya a alguna de las agrupaciones comunistas de la capital?
  • Cómo no….”

Carmen Lyra se hizo comunista en la Escuela Maternal que había fundado en 1926. Probablemente cuando forma parte de ARCO ya tiene una orientación comunista que trasmite al resto del grupo.

Luisa González que fundó con Carmen Lyra la Escuela Maternal en La Tribuna del 6 de junio de 1931 se pronuncia defendiendo a los comunistas.

Estas dos mujeres y, probablemente otras más, está demostrado documentalmente que fueron fundadoras del PCCR y probablemente Carmen Lyra su gestora y fundadora intelectual.

 


Oscar Madrigal Jiménez.
Es Abogado. En 1966 funda con otros compañeros y compañeras el Frente de Acción Universitaria (FAU), grupo comunista en la UCR. Fue miembro del Comité Central, de la Comisión Política y del Secretariado del PVP hasta 1990 que deja el Partido. Es Subsecretario General del PVP después del XIV Congreso.

 

 

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...