Pablo Barahona: La libertad se merece (o no)

A nadie se le ha ocurrido que esos que hoy firman cartitas dirigidas a este presidente - que algunos comparaban hasta hace poco con Trudeau, Macron o Bukele-, fueron los mismos que callaron durante tanto tiempo, tanto desacierto, tanta improvisación y sobretodo, tanta irresponsabilidad?

0

Pablo Barahona KrügerAbogado.

A decir verdad, nada nuevo lo de la lonchera planificadora (Garrido): toca ahora a los mismos ciervos menguados, entre los que cuento a los pírricos diputados que por meses se dejaron conculcar ese inalienable derecho al control político, pero también a los seudoanalistas políticos que me criticaban, justamente por no cejar en mi crítica EN NINGÚN MOMENTO, y en general corresponde ahora a los tiquillos remolones y medianeros de siempre, que prefirieron seguir las voces a sueldo de periodistillas de cuarta y politólogos cajoneros y adocenados. Sí, ahora toca a todos esos, recuperar ese «derecho a estar abiertos» (la ministra se refería, con supina ignorancia, nada menos que a la «libertad») que entregaron, con su silencio de pendejos, al humor de los improvisadores de turno.
Acaso nadie me leyó cuando advertí REPETIDAMENTE  que era una soberana estupidez política sobrecargar a un epidemiólogo (por muy ministro que fuera) con el manejo omnímodo de semejante crisis, sin reparar en los ribetes económicos y sociopolíticos que debían imprimirse en cada decisión oficial y que no son de resorte de un médico ( Salas) o un empresario químico (Macaya)?
Será que nadie me siguió cuando a TODOS los que me entrevistaron y en TODO lo que escribí desde un principio, advertí PRUDENTEMENTE, que era muy temprano para aplaudirle a nadie. Que el buen manejo no dependía de una sola variable ni de una lectura unidimensional como la que suelen ensayar los médicos por (de)formación profesional?
Ahora sí me entendieron o les falta honestidad intelectual y arrojo para reconocer que se fueron resbaladitos al principio y pecaron de candidez política, que es el más elemental de los pecados políticos?
O quizás lo que les falta es patriotismo para repasar sus perfiles y las entrevistas en que dejaron constancia de su admiración por esos nuevos delfines del PAC y su «buen manejo de la crisis»? Querrán agregar algo ahora, a esos, sus análisis «apurados»? O ahora, callan y otorgan, así sea por mínima vergüenza?
A nadie se le ha ocurrido que esos que hoy firman cartitas dirigidas a este presidente – que algunos comparaban hasta hace poco con Trudeau, Macron o Bukele-, fueron los mismos que callaron durante tanto tiempo, tanto desacierto, tanta improvisación y sobretodo, tanta irresponsabilidad? Incluidas, por cierto, las universidades públicas y sus aburguesadosncatedráticos, y ni que decir de las Cámaras, que también hasta ahora reaccionan, y por puro desespero (reactivamente)? Será que sus agremiados no les irán a preguntar ahora: y ustedes dónde estaban? Un toque tarde, verdad?
O qué me dicen de esos académicos que ayudaron a encumbrar al PAC y han evitado hasta ahora que el barco está hundido, cualquier crítica, así fuera obligatoria por mínima decencia y sentido patriótico? Ahhh pero ahora sí vienen con cartitas, haciéndose acompañar de ex ministros de LuisGui y jugando de valientes con criterio? Es en serio? Solo yo noto la pose?
El relajo es tal, que hasta Helio (alias «el Manejo Heróico) Fallas y Welmer (alias el «Encementador») Ramos, firman como si nada. !Vaaaaya manera!
Pero con todo y todo, de lo más triste seguirá siendo que los sindicatos y otros sectores sociales, aún así, permanezcan ensimismados, desunidos y «viendo pa’l ciprés». Incapaces pese a todo, de reponerse a esos egos adolescentes, aquellos resentimientos aldeanos y otros cálculos pigmeos?
Y la prensa? Ayyy la prensa…
Que pocas excepciones.
Que pocos pantalones y enaguas.
Que poco estudio.
Que nula cultura.
Que cobardía.
Que entreguismo.
Que reacción tan tardía. Tanto que hoy solo serviría de pose cualquier selfie pseudocrítico.
Mejor NO sigo, salvo para darme el gusto de preguntar ahora: dónde están hoy , aquellos, mis críticos? Esos que me decían que no había que criticar. Que ni siquiera había que opinar. Que sólo había que proponer, soslayando, por cierto, que la crítica es siempre la puerta de entrada a la propuesta y la carta de presentación de la valentía. Además del primer deber de cualquier patriota. Pero, además, sabiendo que para este gobierno las propuestas de quienes pensamos y no nos hemos dejado aplanar – y que somos cada vez menos en vista de los abundantes cálculos, por lo demás acendrados exponencial y típicamente en todo país pequeño-, son como un disparo al aire, que sólo ruido genera para quien, como declaré al Semanario Universidad (inspirándoles creativamente su última portada del periódico), tienen   tapiado el oído y ojo izquierdo, pero muy abierto y aceitado el hemisferio derecho de este gobierno de pesadilla.
!Ayyy Costa Rica!
Tiene razón la Garrido. Ahora: !gánense la libertad!
Merézcanla tanto como se merecen este gobierno, sobre el que también les advertí.

 


Pablo Barahona Krüger,
Abogado constitucionalista, profesor de geopolítica y derechos humanos. Exembajador ante la OEA.
pbarahona@ice.co.cr

 

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...