Pablo Barahona: Placebos políticos e improvisación diplomática

En buena hora que CR retome espacios perdidos en la burocracia internacional. Así sea en el elefante blanco en que progresivamente se convierte la ONU. Pero hubiera sido mejor que lo hiciera denotando seriedad allí donde hoy solo reconocemos oportunismo, mostrando prospectiva en vez de improvisación, y proyectando garbo ahí donde hoy solo vemos chanfaina.

0

Pablo Barahona KrügerAbogado, comunicador y profesor universitario.

Hacerse los majes ante la improvisación que supone !una candidatura de Estado! que a dos manos decidieron auspiciar a último minuto Alvarado y Ventura, sería complicidad pura y silencio ominoso. Tontería o limitación de nuestra parte.

No haber programado y proyectado con planes, discurso y ofensiva diplomática claramente trazada, además, con la concurrencia de esos flamantes diplomáticos «de carrera» (léase: burócratas disfrazados de «tecnócratas») que tanto se jactan de su saber e impolutes, siempre para defender su «chambita», viajes y demás privilegios, frente a los nombrados políticamente, es el más fiel «selfie» que pudo tomarse «nuestra» diplomacia tercermundista.

Esto es aviso patente de la (in)cultura política criolla que viene tocando fondo. Expresidentes apoyando semejante improvisación y ensayando una suerte de tapabocas para que «apoyemos», casi con miedo serval, al gobierno, bajo un manto de mal concebido patriotismo y un barniz de supuesta valentía diplomática, cuando más bien lo cierto es que estamos frente a otra candidatura a la carrera, como las tantas que perdieron antes en el marco de la ONU, Luis G. Solís, Manuel González y Juan C. Mendoza (en cuenta una candidatura del propio Manuel Ventura, quien también perdió por cierto), con total impunidad frente a las arcas del Estado (una candidatura es plata) y el buen nombre de un país que hace rato defenestro su, otrora, reconocible potencia geopolítica.

Eso solo puede ser muestra, nuevamente, de que a este pueblo lo insultan consuetudinariamente, creyéndolo estúpido y despistado. En síntesis: manipulable.

La verdad que nadie dice -no he visto que alguien se atreva a sacar a flote-, evidenciando a los matrafuleros que nos (des)gobiernan a punta de pose e improvisación, es que Carlos Alvarado se topo de paso la noticia de la vacante en el Consejo de derechos humanos, la semana pasada en Nueva York, y cuán buen oportunista dio el banderazo a semejante monumento a la improvisación.

Y todo para qué? Sencillo. Simplemente para anunciar en dos semanas el «gran logro diplomático, la gran conquista del gobierno, la enormidad del presidente, la sagacidad del canciller, el buen momento de ‘nuestra’ excelsa diplomacia y el alto vuelo del oficialismo», en tiempos en que la merula ya no les alcanza para disimular que no hay tal, que ni lo uno ni lo otro, y que ahí donde solo hay oportunismo, no puede reconocerse hidalguía.

Lo que realmente pasó es que como no hubo otras candidaturas para desbancar al ruinoso régimen venezolano de su silla en el Consejo de Derecho Humanos de la ONU, nuestro gobierno simplemente dijo: «esta es mía».

En buena hora que CR retome espacios perdidos en la burocracia internacional. Así sea en el elefante blanco en que progresivamente se convierte la ONU. Pero hubiera sido mejor que lo hiciera denotando seriedad allí donde hoy solo reconocemos oportunismo, mostrando prospectiva en vez de improvisación, y proyectando garbo ahí donde hoy solo vemos chanfaina.

Celebraremos el resultado, pero no el método (o falta de este). Porque lo único que falta aquí, es que el oportunismo también se celebre como un valor político en este país de paradigmas y éticas invertidas, como malhadadamente hicieron, apurados, unos perdidos expresidentes de todas las banderas y unos disminutos diputados del PUSC.
!No estamos para placebos diplomáticos ni improvisaciones políticas!
!Sean más serios!

Si le interesa recibir información diariamente:


Pablo Barahona Kruger
El autor es Abogado constitucionalista, comunicador y profesor universitario
Fue Embajador de Costa Rica ante la OEA
pbarahona@ice.co.cr

Del mismo autor le podría interesar:

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...