Pablo Chaverri: ¿Fe o razón?

El ser humano tiene un gran potencial mental, físico y social, y avanzar al respecto es posible para la mayoría, pero es importante remover del camino los obstáculos que nos frenan, entre ellos la clara mediocridad de satisfacerse con la fe y suspender el uso de la razón.

0

Pablo Chaverri Chaves, Científico Cognitivo.

Si las personas creyentes analizaran críticamente su fe, posiblemente la mayoría la dejaría, pues es insostenible racionalmente. Pero me temo que la amplia mayoría de creyentes no analizan críticamente su creencia, simplemente se dejan llevar pasivamente por lo que les fue inculcado desde su más tierna infancia y tratan de justificarla a toda costa, porque fueron criados para eso, para obedecer, nunca para cuestionar ni mucho menos para criticar.

Es decir, los creyentes no fueron educados en religión, sino que fueron adoctrinados en una religión. De hecho, las grandes religiones monoteístas ven el pensamiento crítico con temor y por eso se dedican a inhibirlo desde temprana edad y por toda la vida, viendo siempre el cuestionamiento a sus bases, su lógica y su coherencia como una amenaza, pues así es: una amenaza a sus privilegios, sus mitos, sus dogmas, sus mentiras, sus engaños, su corrupta institucionalidad y su impunidad criminal.

Si fueran educadas y no domesticadas en religión, las personas conocerían un poco de los orígenes de las religiones, su diversidad y sus similitudes, sus cambios a través del tiempo, los mecanismos psico-culturales que las sustentan, así como sus aspectos positivos y negativos. Es decir, las tratarían como cualquier otro objeto de estudio. Pero la mayoría no saben nada de nada de esto. Solo saben arrodillarse y bajar la cabeza, tanto física como mentalmente.

Si los creyentes dejan de creer, las religiones desaparecen por completo, como ha ocurrido con muchas creencias, mitologías y religiones hoy desaparecidas. No hay dios capaz de recuperarse de la desaparición del pueblo que le inventó. El venenoso cristianismo, monstruo disfrazado de cordero, como lo demuestra su larga historia criminal, también seguirá este camino inevitablemente. Tarde o temprano, pero caerá, igual que todas sus antecesoras. De eso podemos estar completamente seguros, pues es insostenible racionalmente.

Si los creyentes analizaran su fe con la misma inteligencia que utilizan todos los días para distinguir entre realidad y ficción, la religión tendría sus días contados. Pero no lo hacen, porque antes ven sus necesidades, sus temores, su angustia existencial, sus esperanzas y sus deseos. Si logramos poner la razonabilidad, la inteligencia y la búsqueda de la verdad en primer lugar, no hay forma alguna en que la mitología quede en pie, excepto como eso: una fantasía.

La caída del cristianismo por vía de la racionalidad abrirá las puertas a un resurgimiento del humanismo y ayudará a sepultar por completo el oscurantismo como consecuencia de poner la razón sobre la fe. Al empujar la caída del cristianismo por la vía de la ampliación de la inteligencia, impulsamos también la renovación de la civilización y la superación del ser humano, desprendiéndolo de los atavismos mitológicos que frenan su potencial y ayudando a enfocarlo en el logro continuo de la excelencia intelectual, personal y social, algo de lo que todavía estamos lejos, en parte precisamente por el defecto de poner la fe antes que la razón.

Al comprender que la postulación de un amigo imaginario no explica nada de nada, nos vemos llevados a estudiar más ciencia para responder a las grandes preguntas sobre el universo, el mundo, la vida y nuestra naturaleza, las cuales la religión para nada contesta.

El ser humano tiene un gran potencial mental, físico y social, y avanzar al respecto es posible para la mayoría, pero es importante remover del camino los obstáculos que nos frenan, entre ellos la clara mediocridad de satisfacerse con la fe y suspender el uso de la razón.

Me opongo al derrocamiento de la religión por la fuerza, y por eso privilegio los mecanismos racionales, democráticos, comunicativos y culturales para hacerlo, como es el caso del presente artículo.


COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box