Pablo Chaverri: Sobre las Ciencias Cognoscitivas y sus aportes

En un país como Costa Rica en el que el desarrollo de la institucionalidad científica es todavía débil, es crucial invertir en esta área, para aumentar su contribución e impacto en la sociedad, pues se trata, sin duda, de una de las herramientas más potentes creada por la humanidad

0

Pablo Chaverri Chaves, Científico Cognitivo.

¿Qué son las Ciencias Cognoscitivas y por qué son importantes? Las Ciencias Cognoscitivas son un conjunto de disciplinas científicas que se dedican al estudio de la mente. Se distinguen de la Psicología en sentido amplio en que las Ciencias Cognoscitivas trabajan desde la perspectiva del procesamiento de información y más específicamente porque se basan en la idea de que los procesos mentales pueden ser entendidos computacionalmente. Asimismo, las Ciencias Cognoscitivas incluyen, además de la Psicología Cognitiva, a otras disciplinas distintas, tales como la Computación, la Filosofía de la Mente, la Antropología Cognitiva, la Neurociencia Cognitiva y la Lingüística Cognitiva, con el objetivo de trabajar interdisciplinariamente, algo todavía en proceso de construcción, de aquí que, por el momento, sea más realista hablar de Ciencias Cognoscitivas en plural y todavía no de Ciencia Cognitiva en singular.

Como se puede notar, existen diferentes disciplinas cognitivas que integran múltiples aspectos que influyen ampliamente en la manera en que se procesa la información. La mayoría de científicos cognitivos creen que el cerebro es donde ocurre la cognición, aunque más recientemente algunos plantean la importancia de considerar el cuerpo de forma integrada, así como también hay partidarios de analizar la forma en que el organismo interactúa con otros seres y con su entorno para comprender la cognición.

La Ciencias Cognoscitivas se han desarrollado en gran medida a partir de la segunda mitad del siglo XX en lo que se conoció como la revolución cognitiva. En el siglo XXI las Ciencias Cognoscitivas han continuado su desarrollo con mucha fuerza, en gran parte impulsadas por los avances de la Neurociencia Cognitiva que ocurrieron en la década de los años noventa del siglo pasado, gracias a las grandes innovaciones tecnológicas que permiten analizar con creciente precisión la forma en que la actividad cerebral da lugar a procesos mentales.

Entre las personas más optimistas, creen que el avance de las Ciencias Cognoscitivas podrá llegar a resolver problemas altamente complejos como el de la relación cuerpo-mente, la consciencia, el lenguaje, la inteligencia, o las emociones. Los más pesimistas creen que son problemas demasiado difíciles de resolver para la ciencia, aunque reconocen el valor de los grandes avances realizados por las Ciencias Cognoscitivas, tales como: la comprensión reconstructiva de la memoria, los sesgos cognitivos, la naturaleza inconsciente de las decisiones, el carácter emocional del acto decisorio, la forma en que el cerebro permite la ubicación geográfica, la influencia del lenguaje en el pensamiento, las habilidades sociocognitivas de los niños, el papel de la cognición en los procesos sociales, la neuroplasticidad, entre otros.

Aunque las Ciencias Cognoscitivas generalmente están más orientadas a hacer ciencia básica, cada vez se encuentran más aplicaciones en campos como la educación, la salud mental, la toma de decisiones y las relaciones sociales. Pese a que en Costa Rica las Ciencias Cognoscitivas están todavía poco desarrolladas, existe un programa de posgrado en la UCR que las enseña, así como institutos de investigación que las están utilizando, tales como el Instituto de Investigaciones Psicológicas (IIP) y el Centro de Investigación en Neurociencia (CIN) en esta universidad, así como el Programa de Investigación en Fundamentos de Educación a Distancia (PROIFED) de la UNED, y más recientemente el Instituto de Estudios Interdisciplinarios de la Niñez y la Adolescencia (INEINA) de la UNA.

En lo personal, creo que las Ciencias Cognoscitivas presentan un gran potencial teórico y práctico para realizar nuevos abordajes a viejos (y nuevos) problemas y ofrecer no solo nuevas teorías, sino también mejores prácticas. Uno de estos campos esperanzadores es el de las Ciencias Cognoscitivas de la pobreza, en el que destacados investigadores vienen realizando trabajos muy sugerentes para comprender mejor el impacto de las carencias materiales y sociales en el desarrollo cognitivo, así como para crear nuevos programas de intervención más eficaces para atender sus efectos e incluso sus causas.

En un país como Costa Rica en el que el desarrollo de la institucionalidad científica es todavía débil, es crucial invertir en esta área, para aumentar su contribución e impacto en la sociedad, pues se trata, sin duda, de una de las herramientas más potentes creada por la humanidad para entender y resolver problemas de toda índole y no solo contemplarlos pasivamente, como lo suele representar el estereotipo del científico.


Pablo Chaverri Chaves
Maestria en Ciencias Cognitivas
Científico Cognitivo.

 

 

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...