Paola Valladares Rosado: Levantarse ocho veces cuando te tiran siete

La lucha hacia la apertura de espacio para que las mujeres podamos acceder a puestos elegibles y visibles en política ha sido enorme pero aún insuficiente. Según el reciente informe del Secretario General de las Naciones Unidas. Las mujeres son jefas de Estado o de gobierno en 22 países, y únicamente el 24,9 por ciento de los parlamentarios nacionales son mujeres, lo que representa que la igualdad de género entre jefas y jefes de gobierno tardará otros 130 años.

0

Paola Valladares Rosado, Diputada

Posiblemente muchas mujeres hayamos recibido un mensaje o un saludo de “Feliz Día de la mujer”. Sin embargo, el Día Internacional de la Mujer no es una fecha de celebración sino de conmemoración, de todas aquellas mujeres que a lo largo de la historia han luchado por que nuestro género pueda participar en la sociedad en igualdad de condiciones que el hombre, buscando que tuviésemos derecho al voto, a tener posibilidad de una formación, a estar en política, etc, pero lo más importante a que se nos respete.

Aun no logro imaginar las humillaciones y cosas por las que pasó Emily Warren Roebling, Ingeniera Civil encargada de las obras de conclusión del Puente de Brooklyn, quien tuvo que luchar contra los políticos de turno para poder asumir, de manera invisible, la responsabilidad de concluir esa importante obra con el fin de que su marido Washington Roebling, ingeniero en jefe, no perdiera su título tras haber enfermado.

Algunas personas pensarán que la historia de la ingeniera Emily Warren Roebling es cosa del pasado y que en pleno siglo XXI ya las mujeres en la ingeniería no sufrimos de violencia, de machismo o de invisibilización en nuestras labores. Recién graduada me desempeñaba como ingeniera residente de un proyecto eólico y uno de los encargados de maquinaria cuestionó que como una “carajilla” y “mujer” le iba a indicar como se debía realizar las actividades

Además, para mí no son ajenas expresiones como “Buenos días estoy buscando al ingeniero” ante lo cual contesto “lamento si para usted es desilusión, pero esta Unidad tiene ingeniera directora”. O recibir a primera hora una mañana de lunes a un ciudadano molesto con la vida, y escucharlo gritarme “que lástima que esto no es como antes que había hombres dirigiendo el departamento, porque esto ya lo hubiésemos resuelto a puñetazos”.

La lucha hacia la apertura de espacio para que las mujeres podamos acceder a puestos elegibles y visibles en política ha sido enorme pero aún insuficiente. Según el reciente informe del Secretario General de las Naciones Unidas. Las mujeres son jefas de Estado o de gobierno en 22 países, y únicamente el 24,9 por ciento de los parlamentarios nacionales son mujeres, lo que representa que la igualdad de género entre jefas y jefes de gobierno tardará otros 130 años.

A criterio personal creo que para cambiar esos datos que evidencia la ONU, lo primero que debemos trabajar es la sororidad como tema urgente en la agenda de acciones afirmativas. No asimilo aún, que cuando nos involucramos en política las primeras enemigas que encontramos sean otras mujeres y lo más doloroso que sean otras mujeres que ya han estado en política.

Exdiputadas diciendo que las demás mujeres en un salón no tenemos capacidad o presidentas de cámaras expresar que “una muerta de hambre como esa no puede ser diputada” traiciona a aquellas mujeres que a lo largo de la historia han luchado, derramando lágrimas de sangre en su gesta. El esfuerzo realizado por cada mujer en política no puede ser olvidado, desde Kamala Harris, pasando por Ángela Merkel hasta Sanna Marin, al contrario, deben ser honrados.

Requerimos fortalecer la alianza entre mujeres para crear redes y grupos de mujeres que caminemos juntas hacia la igualdad, donde la lucha nunca debe ser entre nosotras. Posiblemente muchas mujeres hubiesen renunciado a su pasión luego de cada mala experiencia, sin embargo, esos retos personalmente me empoderaron porque solo pienso en las luchas de cada mujer que me antecedió y sobre todo en cada niña a quien debo allanarle el camino y si es posible servirle de inspiración.


En esta edición también contamos con artículos de las siguientes colaboradoras:
Abril Gordienko López, Alicia Fournier, Ana Victoria Badilla, Arabella Salaverry, Arlette Pichardo, Dinorah Cueto Cabrera, Elizabeth Jiménez Núñez, Gabriela Giusti, Gloria Bejarano, Inés Revuelta, Jeannette Ruiz, Kattia Martin Cañas, Lilliana Sánchez, María Laura Arias Echandi, María Laura Sánchez, Marinela Córdoba, Marta Acosta, Marta Núñez Barrionuevo, Natalia Díaz Quintana, Paola Valladares, Sofía Argüello Madrigal, Valeria Madrigal y Waizaan Hin Herrera,
COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...

La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo

Apóyanos aquí

Holler Box