Para verdades el tiempo

0

Guillermo E. Zúñiga ChavesEconomista.

Si algo nos está enseñando la actual situación económica es que la ortodoxia criolla anda mal ubicada. Sin explicitarlo abiertamente han venido aplicando su programa de estabilización: prioridad en el control  de la inflación, restricción del gasto público; reducción de la demanda agregada, manejo restrictivo de los agregados monetarios, incluido el crédito.  Resultado: un ajuste recesivo.

Por años, desde las tiendas conservadoras, se han encargado de señalar como culpable de todos lo males a la intervención estatal y  han tratado de impulsar este tipo de ajustes: menos Estado; más Mercado. Hasta que se encontraron con un gobierno que les entregó el manejo de la política económica. ¡Quién se iba a imaginar que sería con un presidente electo por el PAC!

OBJETIVOS DEL BCCR. Respaldo que la política monetaria sea responsable en el manejo de la inflación. Pero he insistido en que un objetivo primario del Banco, del mismo rango que la estabilidad de precios, debe ser generar empleo. Han torpedeado esta idea de todas formas. ¡Qué no han dicho! La principal acusación a quienes pedimos esta función para el BCCR es que queremos provocar la inflación. ¡Falso!

MÁS VALE TARDE…Pero la realidad es tan majadera, que hoy el que se ha echado a la espalda el tibio esfuerzo para reactivar la economía es el Banco Central. Tuvieron que guardar los manuales y sus dogmas. Por fin aceptan que el Banco haga una política más pragmática  y reconocen que el Banco tiene una arsenal de instrumentos que pueden ayudar contra el desempleo.  ¿Por qué no darle este mandato al Central de manera permanente? Es un buen momento para retomar la modificación de la ley del BCCR. La realidad se impuso a sus dogmas.

DEMANDA INTERNA. Propio de estas tesis, es sostener que los manejos monetarios son suficientes para promover el crecimiento. ¡Otro error! Se olvidan que hay que impulsar la demanda interna, posición que ha probado su utilidad desde siempre. Si no hay demanda por los productos, los empresarios no van a invertir, pues no tienen quien les compre.  Y la demanda interna se activa dando capacidad de compra a los consumidores locales, vía salarios y actividad pública. Han contraído tanto la demanda interna, que la economía nacional “no se anima”. Apostar solo al mercado exterior es otro error.

LA REGLA FISCAL. Presentaron esta iniciativa como el remedio contra todos los males. Es más, era la pieza clave para generar la confianza tan necesaria. ¡Ni una cosa ni otra! La aplicación de la regla fiscal ya está haciendo estragos económicos en la demanda interna, y pronto, hará estragos sociales. Por ejemplo, cuando le apliquen la regla a la Caja Costarricense del Seguro Social y se restrinjan sus servicios.  Es cuestión de tiempo. Y esto va a agriar más la situación social. Y mientras sigan estrujando a la gente, seguirán imponiendo la estabilización recesiva, y la reactivación estará cada vez más lejos.

Los  mismos diputados que votaron a favor de la regla fiscal, ya están impulsando un proyecto para sacar a las municipalidades de esta regulación. Y harían muy bien en incorporar de inmediato una excepción parecida para los servicios médicos de la Caja, y para las demás instituciones que generan recursos propios. Cuanto antes mejor.

En el año 2009, cuando experimentamos los efectos más severos de la Gran Recesión (de origen externo), la demanda interna jugó un papel amortiguador ante esos embates. E incluso, como lo he dicho en otras ocasiones, el sector privado dio incrementos salariales por encima de lo que le obligaba la ley. Y aplicamos un plan integral para enfrentar la crisis. ¿Y saben qué? En ese momento las voces conservadoras nos pedían  que no mejoráramos los salarios, lo cual hubiera contraído aún más la demanda interna. Como no les hicimos caso, han inventado las mentiras más atrevidas sobre este esfuerzo nacional.

CONCLUYO. Queda muy mal parada la ortodoxia económica criolla. La historia les está demostrando que sus recetas no funcionan para el bien común. Y están induciendo al país a una tensión social inconveniente.  El Gobierno debe corregir su rumbo. Revisar la historia puede serles útil.

 

Guillermo E. Zúñiga Chaves
El autor es Académico, economista, consultor, Ex Ministro de Hacienda y Ex Diputado
Notas al tema

Del mismo autor le podría interesar:

 

 

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...