Película nacional multipremiada El despertar de las hormigas se estrena en salas

0

El filme costarricense “El despertar de las hormigas” se podrá ver en salas nacionales tras un gran recorrido en festivales de cine internacionales donde recibió importantes reconocimientos.

  • La película ganó esta semana el Gran Premio del Jurado de la Competencia Iberoamericana en uno de los festivales de cine más importantes de Estados Unidos y a Mejor Película Nacional en el pasado Festival de Cine de Costa Rica.
  • La película estará en el Cine Magaly y en varias salas de las cadenas Novacinemas y Cinemark. El talento estará presente en varias funciones para dialogar con el público.
  • Como parte del compromiso con la inclusividad, la mayoría de funciones tendrán subtítulos en español para la comunidad sorda y personas con baja audición.

La película podrá verse en el Cine Magaly, Novacinemas Ciudad del Este Curridabat, Novacinemas Plaza Real Alajuela, Novacinemas Avenida Escazú (VIP), Cinemark Multiplaza Escazú y Cinemark Oxígeno Heredia. Tendrá además funciones especiales en los CCM en San Carlos y San Ramón, así como funciones al aire libre en las comunidades donde se filmó.

La cinta llegará a estas salas luego de recibir el Gran Premio del Jurado en la Competencia Iberoamericana del Seattle International Film Festival (SIFF), uno de los festivales de cine más importantes de Estados Unidos, donde tuvo su premiere norteamericana la semana pasada. Además obtuvo el premio a Mejor Película Nacional en el Costa Rica Festival Internacional de Cine (CRFIC) en marzo pasado.

“Estoy muy emocionada de ver qué piensa el público tico de la película. Una cosa es mostrarla afuera o en el marco de un festival y otra cosa es cuando enfrentás la película a un público que se parece y escucha pcomo los personajes de la historia. Ha sido un largo y arduo proceso y nos emociona muchísimo que por fin se pueda mostrar en los cines de Costa Rica. El primer fin de semana es el más importante, ojalá puedan ir a verla, la disfruten y la recomienden”, comentó Sudasassi.

En las funciones en el Cine Magaly del viernes 14 y del próximo martes 18 estarán presentes la directora Antonella Sudasassi Furniss y miembros del equipo para dialogar con el público. Los horarios y demás detalles se estarán comunicando vía redes sociales de la película.

Una historia íntima y familiar

El despertar de las hormigas retrata desde lo íntimo y cotidiano la historia de Isabel, una madre que convive con su marido e hijas en un pequeño pueblo y que lucha por encontrar su rol en la familia. Filmada mayoritariamente en San Mateo de Alajuela y con un carácter naturalista, la película cuenta a través del día a día y desde los detalles la rebelión silenciosa de Isabel que busca definir quién quiere ser.

“Creo que es absolutamente necesario despojar al amor de los roles tradicionales de género y que a través de la empatía, las personas pueden abrirse a discutir temas complejos. Para mí ese es el papel del cine, contar historias que generen empatía e identificación para construirnos y deconstruirnos”, expresó Sudasassi.

La película cuenta con el talento de la actriz costarricense Daniella Valenciano, quien actúa para cines por primera vez en el personaje de Isabel. Su interpretación y el lenguaje cinematográfico del filme han sido destacados por la crítica internacional.

Luego del estreno mundial de la película en el prestigioso Festival Internacional de Cine de Berlín (Berlinale) en febrero pasado, el crítico y periodista Ramón Rey del blog Cine Maldito apuntó que “ante todo la mirada de Sudasassi es cálida y captura momentos de gran humanidad mientras desentraña el evidente desequilibrio de poder entre hombres y mujeres a través del retrato de la pareja”.

Por su parte, el diario Málaga Hoy tras el paso de la cinta por España, mencionó que la película tiene “una puesta en escena y una dirección de actores tan magistral, que se diría casi documental (…), una pieza narrativa de exquisitas maneras donde nada se resuelve con trazo grueso”.

El filme además cuenta con intérpretes con experiencia en pantalla como Leynar Gómez (Narcos, Puerto padre y Presos) y Adriana Álvarez (Atrás hay relámpagos, Puerto padre, Agua fría de mar y Gestación). El elenco lo completan actores no profesionales residentes de San Mateo y alrededores, destacando Isabella Moscoso y Avril Alpízar, quienes interpretan a las hijas de Isabel.

Públicos diversos

Como parte de la apuesta del proyecto por mayor inclusividad con todos los sectores de la audiencia, la mayoría de las funciones contarán con subtítulos en español para facilitar el acceso de la comunidad sorda y de personas con baja audición.

Las funciones en el Cine Magaly, por su parte, tendrán subtítulos en inglés para extranjeros y turistas. “Es un esfuerzo pequeño pero necesario para que esta historia llegue a más personas y así enriquecer aún más el diálogo”, concluyó Sudasassi.

El despertar de las hormigas tuvo su estreno mundial en la Berlinale donde estuvo nominada al GWFF Best First Feature Award. Ha sido también parte de festivales en España, Alemania, Panamá y participará en los próximos meses en Estados Unidos, México, Ecuador, Polonia, Canadá entre otros.

Más información en: https://www.facebook.com/eldespertardelashormigas/

Entrevista

Antonella Sudasassi Furniss

 

  • Las sutilezas y los detalles son vitales dentro del argumento de la película. ¿Cómo fue el proceso para incluir tantos pequeños detalles dentro del guión y la filmación en general?

La verdad es que desde el inicio pensé contar la película a partir de los detalles. Para mí era fundamental mostrar la vida diaria de la familia, pensando en cómo las pequeñas cosas de cada día van permeando en nuestro inconsciente y creando patrones que determinan nuestras acciones y decisiones. El cine además me permitía acentuar esos detalles, si vivís a diario pequeños micromachismos o violencias, cuesta identificarlas, pero la pantalla grande nos obliga a prestar atención. Las violencias pueden parecer mínimas pero no por ello son menos violentas. Con la película quise contar la historia de Isabel y su proceso de transformación a través de pequeñas decisiones que cambian su destino y el de sus hijas.

  • ¿Cómo nace esta película? ¿Cuál idea original fue la que luego evolucionó en Hormigas?

Yo vengo de una familia muy grande de mujeres fuertes,  jefas de hogar, emprendedoras, dedicadas. Siempre me llamó la atención su total disposición hacia los demás, están ahí siempre para los otros, dispuestas a ayudarles, atenderles, servirles, y muchas veces eso afecta su realización personal. Aprendí desde pequeña que a esto se le llamaba amor materno, que era intrínseco y exclusivo de las mujeres. Luego me di cuenta que estos conceptos los trasladamos a otro tipo de relaciones. ¿Qué pasa si empezás a cuestionar? La película nace de esta reflexión y de mi interés de señalar cómo las exigencias hacia las mujeres vienen muchas veces de otras mujeres. Son también nuestras abuelas, tías, madres las que, desde la costumbre y no la mala intención, nos exigen cómo debemos ser y qué debemos hacer. Desde aquí surge la historia de Isabel.

  • Contanos sobre el proyecto transmedia. ¿Por qué era importante proponer un proyecto interdisciplinario y no solamente un largometraje?

Dentro de la construcción tradicional de lo femenino, la sexualidad pocas veces tiene cabida y el autoplacer y el deseo se reservan casi exclusivamente a los hombres o aún peor, son considerados como pecado. “El hombre propone, la mujer dispone” nos han dicho siempre, dándonos a entender que sólo el hombre es quien puede tener y demostrar su apetito sexual. Quería entonces contar historias íntimas y cotidianas de mujeres en las diferentes etapas de la vida que nos invitaran a iniciar un diálogo sobre la feminidad y la sexualidad desde la empatía. Una niña que descubre por primera vez el autoplacer, una mujer joven que busca definir su papel dentro de su familia, y señoras adultas que reflexionan desde la experiencia sobre su propia sexualidad. Para enriquecer este diálogo invité a artistas de diferentes disciplinas a crear obras que profundizaran en los temas que trataba en las películas. Me enorgullece muchísimo poder invitarles a ver todas estas obras en la exposición que estamos montando paralelo al estreno en salas comerciales del largometraje. Iniciar este diálogo no sólo es urgente, sino absolutamente necesario.

  • La fotografía de la película ha sido uno de los elementos más elogiados de la película. ¿Qué era lo más importante para vos a la hora de pensar en este elemento?

El cine se construye desde lo colectivo y a partir de lo colaborativo. Para mí fue fundamental el trabajo y la complicidad que logramos Andrés Campos, director de fotografía, Laura Castillo, directora de arte y yo. Fue el diálogo constante lo que nos permitió lograr esa naturalidad, tanto en la luz, la cámara, como en la puesta en escena. La foto se enriquece gracias al excelente trabajo de arte y viceversa. Trabajé con personas que admiro, que además considero grandes amigxs y que gracias a ellxs, la película es lo que es. La fotografía buscamos que fuera íntima, que nos metiera en la casa, que nos invitara a sentarnos con ellos a comer, a jugar, a cuestionar. El arte lo pensamos desde lo simbólico y lo natural, que dentro de la cotidianidad y la sencillez, cada elemento sumara a la construcción de los personajes y de la historia, y generar así distintas capas de lectura. El trabajo de foto y de arte exigió que los espacios estuvieran “seteados” en su totalidad, permitiéndole a lxs actores moverse con libertad. Fue un trabajo retador, pero valió la pena.

  • ¿Qué tipo de producto podemos esperar para el tema de la adultez? ¿Qué historia querés contar ahí?

El documental completa mi búsqueda por enfrentar a la audiencia con historias íntimas, donde el público descubre personajes femeninos que se permiten disfrutar de su sexualidad y se atreven a decidir sobre su propio cuerpo. Tengo muchas ganas de ayudar a derribar los tabúes que existen sobre la sexualidad después de los 65 años. En el documental quiero hacer un trabajo de memoria y recrear sensorialmente la vida de las personajes que nos van contando cómo vivieron su sexualidad en las distintas etapas de la vida. Será una propuesta bastante experimental. Creo que será el trabajo más retador hasta ahora, porque busco construir una historia única y universal a partir de lo particular. Una historia que sea la historia de todas.

  • En medio de un contexto en el que más mujeres están creando dentro de la industria de cine costarricense… ¿qué consejo le darías a una mujer que quiere dirigir/producir una película por primera vez?

Hacer cine en nuestros países es un grito de valentía y requiere muchísima determinación e incluso una buena dosis de terquedad y coraje para seguir a pesar de los muchos NOs que habrán en el camino, que te harán dudar del proyecto, de la historia, de tu capacidad para contarla. Al final esos NOs son los que fortalecen tu punto de vista y el proyecto. Construimos cine a pasitos de hormiga, mi recomendación es trabajar con amigxs y tener la humildad de escuchar y aprender para que el proyecto se fortalezca en el camino.

  • ¿Cómo percibís el respeto al liderazgo femenino dentro del mundo del cine nacional?

Liderar es una responsabilidad que requiere de mucha capacidad de escucha, se trata de liderar procesos no de imponerlos. Creo que todos los tipos de liderazgo son distintos indiferentemente si sos mujer o no, tiene que ver más con la personalidad de la persona que lidera. Sin embargo me encanta ver tantas mujeres en este tipo de posiciones, rompiendo barreras, sentando precedentes en el país y en el mundo. Ver que las películas están insertándose en el mercado internacional y siendo reconocidas es hermoso.

  • ¿Cuál es la pregunta más frecuente que te hacen cuando te entrevistan?

Depende si ya vieron o no la película, si no la han visto, me preguntan cómo nació la idea y si ya la vieron, me preguntan el por qué del final.

  • La película habla, esencialmente, sobre los machismos que heredamos a través del amor. ¿Por qué era el eje del amor y la empatía tan importante para vos al crear el mundo de Isabel?

Creo que es absolutamente necesario despojar al amor de los roles tradicionales de género y que a través de la empatía, las personas pueden abrirse a discutir temas complejos. Para mí ese es el papel del cine, contar historias que generen empatía e identificación para construirnos y deconstruirnos. Por qué nos comportamos de una u otra forma, cómo nos percibimos, cómo percibimos a los demás, cómo creemos que los demás nos perciben. Todas estas preguntas tenemos que responderlas en algún momento de nuestras vidas para entender las exigencias ajenas y definir las personales. Es a través del autoconocimiento que podemos reconstruir el tipo de persona que queremos ser. Este es de alguna forma el viaje que vive Isabel, entender lo que quiere, no en función de las exigencias ajenas o de las expectativas sociales de una sociedad patriarcal, sino a partir de su realización personal.

  • Contanos un poco del personaje masculino, ¿cómo nace la idea de este personaje que se alinea a los machismos predominantes pero que a su vez se adapta al cambio?

El personaje de Alcides lo basé en gran medida en hombres que conozco o que conocí cuando estaba desarrollando el guión. Hombres que no son malos ni violentos, pero que reproducen patrones machistas en las pequeñas acciones del día a día, y que la mayoría de las veces ni se dan cuenta que están siendo machistas. Estas violencias muchas veces pasan desapercibidas, están normalizadas, pero cuando las podés ver en una pantalla grande en una historia que trata específicamente de eso, las notás y te cuestionás.

  • ¿Cuál fue el reto más grande de realizar esta película?

Levantar los fondos. Hacer cine es muy caro y sin duda alguna, en un país sin Ley de Cine, cuesta aún más. URGE una Ley de Cine que fomente el desarrollo, que favorezca la coproducción, que promueva el financiamiento de distintas fuentes y que garantice la distribución de las películas nacionales. Sólo así podremos crear una industria sólida que nos permita seguir construyendo cine. Con tantas películas teniendo éxitos fuera, es obligatorio ponerse a pensar cómo darle sostenibilidad a la incipiente industria.

  • ¿Cómo te has sentido con el recibimiento del público en general?

Muy satisfecha, ha sido verdaderamente hermoso que la gente se identifique con el personaje, no necesariamente porque viven en el mismo contexto, sino porque han podido entender de dónde surge su conflicto. Además ha sido muy gratificante que el público perciba los detalles que planteamos desde el guión, la fotografía, el arte, la actuación, que comprendan el fondo y el contexto. Sin duda, lo más hermoso ha sido el diálogo que ha generado la película.

  • ¿Cuáles diferencias culturales percibís con respecto a la interpretación de la película dentro de Costa Rica y fuera de ella?

Hemos mostrado la película poco en Costa Rica, estoy muy ansiosa de saber cómo la va a recibir el público ahora que la vamos a estrenar en salas. Sin embargo con los pases durante el festival ya pude notar una gran diferencia. En Berlín y en España por ejemplo les encantó el final, les parecía inesperado pero muy acertado. Acá en Costa Rica, las personas se quedan con la sensación de que debió de pasar más, como esperando que las reacciones de la familia fueran más violentas, creo que esto refleja muchísimo lo que somos como sociedad.

  • ¿Habría algo que quisieras haber hecho diferente durante este proceso?

Sí, sin duda me hubiera gustado poderme dedicar de lleno a la película para que los procesos no fueran tan largos y desgastantes. Los cinco años que nos llevó terminar la película estuve trabajando tiempo completo, así que tocó hacer doble esfuerzo para hacer que el proyecto avanzara. Creo que a todas las personas que hacemos cine acá nos gustaría que la industria creciera para poder financiar las procesos de desarrollo.

  • ¿Qué otros planes tenés para ‘El Despertar de las Hormigas’?

Gracias al fondo de Proartes que ganamos para distribución, vamos a poder llevar la película a los cantones donde filmamos, que creo que va a ser una experiencia super enriquecedora. Además me encantaría llevarla a más comunidades, colegios, invitar a las personas a dialogar sobre los temas que se tratan en la película. Espero que tenga un largo recorrido y llegue a un público más amplio.

  • ¿Por qué seleccionaste San Mateo como locación para la película?

San Mateo me recuerda de muchas maneras a mi infancia, esa sensación de vivir en las calles, de vivir en un barrio seguro y pequeño. Cuando una es pequeña el mundo son las cuatro cuadras que están cerca de la casa. Todo es muy familiar, todxs se conocen y saben la vida de lxs otrxs. Yo quería transmitir esto en la película. Además cuando era pequeña, siempre pasábamos con mi familia por San Mateo camino a la playa, después de 15 años me volví a encontrar con el pueblo cuando estaba haciendo scouting para la película y me encantó que siguiera exactamente igual a como lo recordaba de pequeña. Costa Rica sigue siendo de muchas maneras un pequeño pueblo.

  • Además de actores reconocidos y experimentados, en Hormigas encontramos “actores no actores” como las talentosas chicas. ¿Cómo fue el proceso de casting y luego el trabajo con ellas?

Fue una excelente experiencia. Desde el principio sabía que quería trabajar con “no actores”, así que hicimos varios procesos de casting, unos cerrados para los papeles principales con actores profesionales y otros abiertos en el mismo cantón de San Mateo para los demás personajes. Al casting en San Mateo llegaron cientos de personas a audicionar. De ahí seleccionamos a todos los personajes secundarios. Desde que conocí a las niñas me encantó su espontaneidad. Después empezó el trabajo de acostumbrarlas a la cámara, a trabajar junto con Daniella Valenciano, que interpreta a Isabel, para generar un vínculo entre ellas y que verdaderamente parecieran familia frente a cámaras. Hicimos un trabajo de por lo menos tres meses para que todas nos sintiéramos cómodas trabajando juntas. Tuvo sus recompensas el esfuerzo que hicimos.

  • Esta película aborda el tema de la maternidad de una forma poco convencional, ¿cómo ha sido el proceso de entender este rol femenino desde tu propia experiencia familiar?

Por suerte los conceptos se siguen reinventando. En mi familia cada vez son más abiertos a las diferentes realidades y preferencias de las personas. Creo que ha calado profundo que la maternidad tiene que ser deseada o no será. Igual no nos escapamos de las exigencias, de las preguntas incómodas. Cuando tenés pareja, que para cuándo el matrimonio, que si estás casada para cuándo lxs hijxs, que si tenés al primero(a) para cuándo el segundo(a). Falta mucho camino por recorrer. Espero ver el día donde la mujer sea capaz de decidir sobre su cuerpo sin intervenciones de las diferentes instituciones sociales como la religión, el gobierno, la familia. Seguimos hablando de los mismos temas desde hace décadas, parece que avanzamos, hasta que se leen las noticias y te das cuenta que por cada paso que echamos para adelante, echamos dos para atrás.

  • ¿En qué proyectos trabajás ahora?

Estoy en proceso de desarrollo del documental, la tercera parte de El despertar de las hormigas, que comenté antes. Además estoy trabajando en varios proyectos de ficción que voy desarrollando paralelamente, muy distintos a lo que planteé hasta ahora. Quiero seguir haciendo películas por muchísimos años más y reinventarme en cada proyecto.

 

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...