Pintura histórica costarricense desde el ojo de Manuel Carranza

El artista Manuel Carranza tiene el mérito de colocar hechos históricos esenciales para la nacionalidad centroamericana.

0

El artista Manuel Carranza nos transporta hasta los años 1856-1857, la época de Juan Rafael Mora Porras, el expresidente que lideró la victoria contra los filibusteros. Años importantes en la historia de nuestro país.

Las obras artísticas que se presentan en el siguiente artículo son óleos sobre lienzo de 1.22 m x 0.92 m. A continuación una descripción de cada una de ellas.

Baile en el Palacio Nacional

Esta obra está basada en el 7 de abril de 1858, cuando el presidente Juan Rafael Mora realizó un baile en el Palacio Nacional en honor de M. Félix Belly, representante de Napoleón III.

La crónica de Meagher narra con extraordinario detalle el ornato del salón, los asistentes y en algunos casos, el atuendo que lucieron esa noche, todo de gran ayuda para la confección de esta obra.

La llegada de las tropas.

De acuerdo con el periódico La Crónica de Costa Rica, al llegar al arco de Palacio, las señoras y niñas graciosamente vestidas, arrojaron desde los balcones ramilletes y coronas sobre el general y sus soldados.

“Este fue el recibimiento a las tropas vencedoras de la Guerra Patria y al Comandante en Jefe del Ejército Aliado de Centroamérica, el Generalísimo José Joaquín Mora, el 17 de mayo de 1857, hace 162 años”, indicó el artista Manuel Carranza.

La soldadera en la Casa de Maliaño.

“Atendiendo por igual patriotas y filibusteros, el Dr. Karl Hoffmann, Cirujano Mayor del Ejército instaló un hospital “de sangre” en el Mesón de Indalecio Maliaño en Rivas, la tarde del 11 de abril de 1856 tras la derrota de Walker. Allí le asistió entre otros, la soldadera  heroína nacional Pancha Carrasco. atendió cientos de heridos”, esta es la explicación que hace Carranza de la siguiente obra.

El Estado Mayor

El Estado Mayor Centroamericano, reunido en la Hacienda Las Cuatro Esquinas, en las afueras de Rivas, en 1857. A la izquierda se encuentra  el General. Tomás Martínez; sentados: los Grales. Florencio Xatruch y José María. Cañas; en torno a la mesa el Comandante Gral. José Joaquín Mora y los Grales. José Víctor Zavala, Fernando Chamorro y Máximo Jerez.

¿Qué opinan los expertos?

El presidente de la Academia de Geografía e Historia de Costa Rica, Manuel Araya, asegura que el género de la pintura histórica ha sido muy poco desarrollado.

“Destaca en nuestros días la obra de Manuel Carranza Vargas quien da al género de la pintura histórica un impulso novedoso en la plástica costarricense, al aportar en sus obras al óleo, sobre lienzos de gran tamaño, calidad estética de exquisita belleza y calidad técnica depurada; además de proporcionar la escena de un acontecimiento histórico que ha sido reconstruido y plasmado en la tela después de una paciente investigación en fuentes bibliográficas y documentales por parte del pintor-historiador.”

Por su parte, el presidente de la Academia Morista Costarricense, Armando Vargas Araya, considera que el artista Manuel Carranza tiene el mérito de colocar hechos históricos esenciales para la nacionalidad centroamericana.

La suya es una pintura histórica, no solo porque se ocupa de acontecimientos pretéritos de alto significado actual, sino porque sus cuadros narran por sí mismos una historia. Estos logros artísticos encuentran parangón en la obra, para citar dos ejemplos, del brasileño Pedro Américo y su pintura de 1888 Independencia o muerte, conocido como El Grito de Ipiranga, realizada por encargo de la Casa Imperial, o los catorce paneles Visión de España, conocido como Las Regiones de España, del español Joaquín Sorolla, realizados por encargo de la de Nueva York.

Finalmente, el catedrático de de Literatura y Ciencias del Lenguaje, Universidad Nacional, Juan Durán, indicó que: “me gusta de la pintura de Manuel Carranza un hecho fundamental: la capacidad que tiene de dar colorido a la Historia a partir de un boceto en blanco y negro, rápido y elemental”

 

 

Comentarios

Cargando...