Prioridades país: ¿Crisis fiscal, “cementazo” o ambas?

"Lo esperable sería que la Comisión Investigadora que tiene la Asamblea Legislativa, resuelva cuanto antes, y emita criterios políticos pero que no tiendan a evadir y relativizar más los problemas pendiente"

0

El país se desmorona, mientras tanto la Asamblea Legislativa y la opinión pública está ocupada en el “cementazo”, esperando presenciar quién se ahoga en todo ese embrollo del presunto tráfico de influencias.

Un tema que por sí solo no deja de ser importante, pero también urgente es resolver el déficit fiscal, un anuncio reiterado, que sembró alerta y se fue sepultando por el rating periodístico. Aun cuando todos saben que es importante la marcha del país, los mismos medios de comunicación y el público centran su atención por descubrir lo que sucedió detrás de un empresario y la banca estatal.

La Revista entrevistó a Guillermo Barquero, politólogo con gran trayectoria en el sector público, tanto en el Poder Ejecutivo, Asamblea Legislativa y la Contraloría General de la República y también en el cooperativismo y la AFS Programas Interculturales. A la vez ha sido líder en la organización profesional y gremial de los politólogos, su Colegio y la Federación de Colegios Profesionales. Persona de trato agradable, pausado pero férreo en sus opiniones, persona de mirada lejana, incapaz de limitarse por los árboles a ver el frondoso bosque.

Guillermo Barquero Chacón, se nos incorporará con sus artículos a la sección de Opinión, donde un selecto grupo de profesionales de diferentes edades, profesiones e ideologías (y clubes deportivos), nutren a La Revista semana tras semana con interesantes artículos, llamando a la reflexión y generando ambiente para la crítica y el pensamiento.

Barquero es de la opinión que, si bien el tema coyuntural es de suma importancia para los costarricenses, existe la suficiente capacidad para poder conducir en el presente varios asuntos a la vez, de manera paralela y sin sacrificio del rango de importancia y necesidad:

“Lo esperable sería que la Comisión Investigadora que tiene la Asamblea Legislativa, resuelva cuanto antes, y emita criterios políticos pero que no tiendan a evadir y relativizar más los problemas pendientes que debe resolver el Congreso y que están sobre el tapete desde hace tiempo, en materia de finanzas públicas”.

Y es que los méritos no hay que quitárselos al escándalo político a raíz de préstamos por más de $40 millones de dólares del Banco de Costa Rica (BCR) al empresario Juan Carlos Bolaños, esto ligado a una compleja red de tráfico de influencias.

Aún la importancia de dilucidar lo anterior, no se debe olvidar ni archivar, entre otras, las advertencias de la Contraloría General de la República, del Fondo Monetario Internacional (FMI) que prevé que Costa Rica alcance este año un déficit del 6,1% y para el 2018 probablemente llegue al 6,5%.

Según Guillermo Barquero, el tiempo se agotó y el país debe focalizarse a tratar los problemas coyunturales, y no distraerse en temas de orden estructural como lo hace con el “cementazo”.

“La preocupación estriba en que el tema del déficit fiscal y el tema de las finanzas públicas, tienden a agravarse y las consecuencias posiblemente sean muchísimo más complejas, dado que el tiempo de atender problemas relacionados con finanzas públicas, ese tiempo parece que se agotó”, afirmó.

Agregándole a esto, los daños ocasionados por la tormenta Nate en infraestructura vial, destrozó de viviendas, edificios escolares, de salud, áreas agrícolas, centros de producción y familias devastadas, cuya dependencia de la acción estatal es inevitable, se encuentran con un gobierno prácticamente en la quiebra e incapaz de responder.

La adecuada atención del Estado, traería consigo un costo equivalente a unos cuantos puntos porcentuales del Producto Interno Bruto (PIB).

“…aquí hay que tener presente que los daños que produce Nate son por el momento de cifras incalculables en su impacto económico, pero también social, porque está afectando la producción, está afectando el hecho de que empresas no puedan sacar sus productos y tampoco los propios agricultores, daño que se ha provocado sobre la infraestructura y sobre la producción nacional implica que el gobierno de la República debe diseñar como se ha acostumbrado en situaciones anteriores, toda una estrategia de carácter estructural”, comentó Guillermo Barquero.

Si bien es cierto que el país está pasando por situaciones difíciles, no hay manera de evadir responsabilidades y enfrentar los hechos actuales. Los ciudadanos, el gobierno, empresarios y gremios, tiene que impulsar de forma inmediata una estrategia país para no agudizar el tema de finanzas públicas y no sufrir las graves consecuencias que ya se vienen anunciando desde hace varios años, pero, que hoy nos tienen cada vez más cerca del límite.

Costa Rica enfrenta un endeudamiento público por encima del 60%, si esto aumenta la situación es aún más crítica y los políticos deberán, actuar no en consolidaciones fiscales que revierten el impacto parcialmente, sino en el consenso político sobre un paquete fiscal integral, de cara al presente y futuro.

 

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...