Próspero Sidereo: Cuentos siderales 3 – ¡Fracaso en Marte!: “Schiaparelli”

0

Próspero Sidereo, Escritor.

–¿Como está ese cocido? –le preguntaba el Güila al codicioso Paco. –¡Manjar de dioses!

–¡Si es que os traigo a unos sitios! A ti no te pregunto porque como decidiste
tomártelo en puré…–le dijo ahora a la jefa.

–Tiene un sabor riquísimo. ¡Me encanta! –respondió Estrella Hawking con la voz que
había elegido, que era la más común del repertorio que tenía en la computadora de su carrito de transporte, para esa ocasión, y así celebrar el nuevo contrato de trabajo que habían logrado–. Propongo un brindis –añadió llevándose a los labios una cañita, para poder absorber un jugo de arándanos con piña que le habían preparado especialmente–. ¡Por la próxima llegada de la primera mujer a la Luna, que será el paso para el primer vuelo tripulado a Marte!

–¡Pepe…pero espera un momento, Haw! –objetó Paco alzando su mano para llamar al camarero–, que te traigan una copa para que puedas brindar con este vino, que con eso que estás tomando, da mala suerte. Además, ¡es excelente!

Hawking le devolvió una alegre mirada de conformidad por la propuesta, esperando que le acercaran una copa borgoña, como ya el camarero, que especialmente les atendía, sabía que le gustaba a ella por haberle servido otras veces.

–¡Por Artemisa! –brindaron los tres a la vez elevando sus copas de tintos reserva y ella, sorbiendo con elegancia del vino recién escanciado, sin apartar por ello la vista de sus compañeros, quiso así darles las gracias por su amistad.
–Y ten cuidado Haw, que a sorbos, el vino marea más –subrayó el “Güila”.

Habían logrado el encargo principal de componer el software de los elementos de comunicación y transporte, entre la Estación Orbital Lunar, Gateway, y los landers selenitas de superficie: parte del proyecto de la vuelta del hombre a Luna y del establecimiento allí, de una base permanente. El cometido era de gran importancia porque de él dependían todas las transmisiones entre humanos, robots y maquinas autónomas. El motivo de la celebración era sobradamente merecido.

–Os he enviado a vuestros correos un informe sobre el ExoMars: un proyecto que realizaron entre la Agencia Espacial Europea (ESA) y La Sociedad Estatal Rusa de Actividades Espaciales (Roscosmos) que intentó situar un lander, el Schiaparelli, sobre la superficie marciana y fue un desastre porque, debido a un fallo del software de
comunicación en el módulo de descenso, éste se estrelló, cayendo sobre las llanuras de Meridiani Planum de Marte –puntualizó Hawking, una vez hubieron brindado.

–¡Ah, si! Lo recuerdo muy bien. Fue hace unos años –intervino Paco–. ¿Pepe…pero exactamente, que fue lo que pasó?

–ExoMars organizó el proyecto ExoMars Trace Gas Orbiter (TGO) –se extendió Hawking–, en el año 2013, con el objeto de investigar el metano existente en la atmósfera de Marte, prueba evidente de la vida que hubiera habido en un pasado del planeta rojo. En principio era una colaboración entre ESA y NASA.

“El que fue presidente de USA, Barack Obama, suspendió el plan inicial por razones de presupuesto en el 2014 y entonces ESA se asoció con Roscosmos para no cancelar esta importante misión.

”El nuevo propósito comprendería 2 etapas:

• en el 2016 se lanzó ExoMars con el lander Schiaparelli (Giovanni Schiaparelli -1835/1910-, astrónomo -famoso por sus estudios sobre Marte- y senador italiano), y
• en el 2020 lo haría el rover Rosalin Franklin (graduada en Químicas por la Universidad de Cambridge, nacida en 1920 y fallecida en 1958 de cáncer, meritoria al premio Nobel -aunque nunca llegó a ser propuesta- por sus descubrimientos sobre el ADN y sus trabajos con rayos X).

“El TGO y Schiaparelli se lanzaron el 14 de marzo del 2016 con un cohete ruso prototipo Proton-M. Schiaparelli pretendía ensayar el aterrizaje sobre Marte para la posterior misión ExoMars 2020, y como sabéis, entre sus objetivos estaba el investigar posibles formas de vida, pasada o presente, en ese planeta.

“Poco después del lanzamiento, un telescopio terrestre registró restos de objetos no identificados, cercanos a una de las etapas de ignición de uno de los cohetes, lo que era indicio de una posible explosión, pero el portavoz de Roscosmos negó cualquier anomalía o daños causados en la nave ExoMars.

“Schiaparelli llevaba algunos instrumentos científicos: un sistema de detección ambiental y meteorológico, y una cámara de descenso –Hawking recordaba abundantes datos sobre aquel proyecto fallido, para el que no le habían solicitado su colaboración. De los datos que dudaba, o no recordaba, solicitaba a su computadora de abordo su corroboración, para luego ser expuestos por su voz elegida, que ahora era de un tono de lo más científico–.
“El 16 de octubre del 2016, tras 7 meses de vuelo, el módulo Schiaparelli se separó de su nave y 3 días después entró en la atmósfera de Marte a una velocidad de 21.000 kms/h.

“El sistema de descenso del lander llevaba un paracaídas supersónico que provocó numerosas mediciones de vibración, cosa que no supo interpretar su cerebro electrónico, creyendo que ya se encontraba a la distancia prevista de un metro y medio del suelo, cuando estaba a 3.700 metros. Entonces, desde esa altura, lo soltó, y a una velocidad de 540 kms/h se estrelló el lander contra el suelo marciano. ¡No quedó nada de él! Se perdieron allí cientos de millones de dólares por un error de software.

“Por dicha, en la actualidad, el TGO sigue en la órbita de Marte, enviando a la Tierra datos científicos de su atmósfera y de su superficie, en espera del modulo Rosalin Franklin.

–¡Que barbarazo! ¡Que fallo más grande!, mae–exclamaron los dos colegas casi a la par.

–¡Si! Nosotros no permitiremos que algún error catastrófico de esos pueda suceder allí arriba en la Luna, porque ahí no tiene solución. Todo lo ensayaremos aquí varias veces, como es nuestro protocolo habitual –indicó la voz de Hawking–. Yo haré el diseño general del software, vosotros me ayudareis con los algoritmos y le encargaremos el desarrollo a Morfeo, como siempre.

–¡Ok, ok! –confirmaron los dos compañeros.

–¿Pero que pasa con el merchandising? –quiso saber el Güila–. Tu sabes que lo nuestro es más bien lo artístico y es de lo que vivimos. Nosotros te ayudamos con mucho gusto, como siempre, pero de eso no nos queda casi nada. Supongo que harán, igual que otras veces: camisetas, bolígrafos, gorras. Además, venden tanto que con ello financian, casi enteros, los proyectos.

–Aun no me han dicho nada de eso. Sabéis que tiene que salir a concurso y luego toma la decisión una Comisión –contestó la científica.

–Si, pepe…pero, tu puedes ayudar, y siempre hacen caso de tus sugerencias – intervino Paco para luego llevarse su copa de tinto a los labios.

–Claro que preguntaré por vuestro tema, y haré todo lo posible –quiso tranquilizarlos Hawking–. El ultimo que hicisteis, el de Bennú, quedó estupendo. Yo hice, a mis sobrinos, todos los regalos de Navidad del año pasado con ellos. Y todavía siguen vendiendo cosas. ¡Seguro que ya le han sacado mucho dinero!

–Además, sabrás que el “Paco”, se ha metido en un piso y seguro ahora necesitará montones de plata –quiso cotillear el Güila.

–¿Ah, si? –se interesó la jefa–. ¿Y eso?

–¿Y tu, mae, por qué tienes que contar cosas de mi vida privada? –intervino molesto, pero dichoso, el Paco.

–Pues que se enamoró de una amiga que le presenté…El día que fuimos a la presentación de tu último libro. Y ya ves, se nos va a casar. Por eso van a comprar un piso. ¡Y está en un sitio carísimo! –terminó de puntualizar el “Güila”.

–¡Pero mira si eres cotilla, mae! –terció “Paco” para terminar con el chismorreo, llevando al mismo tiempo las manos al cuello del amigo–.¿Y a ti como te va de amores, Haw? –quiso saber también, por dar una larga verónica.

–Bueno ahora estoy saliendo con un muchacho que es chef –informó la jefa. –¿No me digas? –se interesó “Paco”– ¿y ya dejaste a los científicos?

–Si. No hay quien los aguante. Son todos tan serios y aburridos…Este, por lo menos, tiene muy buen humor y guisa muy bien…

–¿Y cuando nos lo vas a presentar? –añadió el “Güila”

–Bueno, ya llegará…–contestó Hawking–. Pero primero me presentas a tu novia,

Paco, ¿como se llama? ¡Hay que brindar por ella!

Próspero Sidéreo
San Joaquín de Flores. Heredia.
10 de noviembre de 2019

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...