TikTok sigue siendo la red social que más crecimiento tiene entre las audiencias jóvenes. Es una red en la que predominan los vídeos cortos verticales cuyo algoritmo enlaza con los gustos de los espectadores en cuestión de minutos.

Shutterstock

TikTok sigue siendo la red social que más crecimiento tiene entre las audiencias jóvenes. Es una red en la que predominan los vídeos cortos verticales cuyo algoritmo enlaza con los gustos de los espectadores en cuestión de minutos.

La televisión nos ha acostumbrado a visionar contenidos en formato panorámico (16:9), pero redes sociales como TikTok o Instagram han impulsado el formato vertical impuesto por la forma de la pantalla del teléfono móvil. Ante este fenómeno, la industria publicitaria ya adapta y genera contenidos específicos verticales.

Nos encontramos ante la era de las pantallas donde otras redes sociales como YouTube y Twitch no solo quieren conquistar el móvil sino también la televisión.

En Estados Unidos se llama despectivamente “patatas de sofá” –couch potatoes– a los espectadores pasivos que están horas y horas delante del televisor. Esta generación de “vagos” no solo no ha desaparecido con el paso de los años sino que tiene visos de prolongarse década tras década.

A pesar de que pueda parecer lo contrario, la audiencia no tiene un interés exacerbado por interactuar con todo lo que ve en la pantalla. De hecho, Netflix ofrece contenidos de consumo pasivo de 45 minutos y ni siquiera pide que pulsemos el mando para avanzar al siguiente capítulo de nuestra serie favorita.

En este contexto, mientras en el salón se libra una guerra por la conquista de la televisión, TikTok va a lo suyo y arrasa entre los jóvenes.

Pero esto nos hace plantearnos si la televisión tradicional se consume también en esta red social. Los contenidos televisivos visualizados en TikTok no se han creado nativamente en formato vertical: son extraídos de su emisión y se recortan para ocupar toda la pantalla o se suben con dos franjas negras arriba y abajo. Pero a pesar de esas diferencias en el formato, muchos se viralizan.

Los contenidos televisivos en TikTok

Una investigación de la Universidad Camilo José Cela ha realizado una de las primeras radiografías sobre la presencia de contenidos televisivos en TikTok en España a partir del análisis de 6 000 vídeos, 412 encuestas y entrevistas a expertos.

Los resultados reflejan que el 74 % de los días en los que se usa TikTok se visualiza algún contenido procedente de la televisión, aunque su representación frente al resto de vídeos suponga solo el 1,8 % del total.

¿Y qué contenidos televisivos son los que más se ven en TikTok? El 90 % se corresponde con fragmentos de programas. La percepción de los usuarios confirma mayoritariamente que se encuentran con programas de la televisión clásica mientras bucean en la red social. Los que más veces aparecieron durante la visualización de TikTok fueron La que se avecina, El Hormiguero, Supervivientes, Aquí no hay quien viva, Masterchef y Antena 3 Noticias.

Desde una perspectiva global, los géneros televisivos más consumidos en TikTok son el entretenimiento (47 %), los fragmentos de ficción (30 %) y los contenidos informativos (19 %). Este último dato puede sorprender, pero lo cierto es que TikTok se ha convertido en el “nuevo Google” de los jóvenes para obtener información a pesar de ser un nido de fake news, según el informe de NewsGuard.

Los géneros televisivos más vistos en TikTok.
UCJC Business Review

¿Quién sube los contenidos televisivos a TikTok?

También es interesante comprobar si los contenidos televisivos más consumidos en TikTok proceden o no de los propietarios de esos programas. La respuesta es contundente, según el estudio que hemos liderado Ana Maganto-Pérez y quien firma este artículo: solo el 3 % de los vídeos procedentes de la televisión tradicional son subidos por los grupos audiovisuales que poseen sus derechos de emisión.

Por tanto, son usuarios espontáneos los que suben fragmentos de televisión con una duración mucho más breve que en su emisión lineal televisiva con el fin de entretener con un “momentazo televisivo”, “gracioso” y digno de hacerse viral.

Debemos tener en cuenta que el algoritmo de TikTok premia más al contenido que al difusor: si un vídeo es bueno, empieza a crecer como la espuma en visualizaciones aunque el usuario que lo subió tenga pocos seguidores. Esta red social ofrece la posibilidad de encontrar y descubrir nuevos contenidos relacionados con los gustos de los usuarios con el objetivo de promover la sensación de gratificación para que, posteriormente, el usuario regrese y reciba una nueva dosis de vídeos.

Por otra parte, la escasa presencia de contenidos televisivos en esta red social contrasta con los inicios de YouTube, donde los programas procedentes de la tele tradicional suponían la mitad de los vídeos más vistos. Esto quizás se debe a que, en los inicios de YouTube, no estaba asentada la existencia de los influencers audiovisuales.

¿Pueden convivir las redes con la televisión?

En este contexto de dispositivos audiovisuales, todas las pantallas pueden convivir. De hecho, de los 412 encuestados, el 66,3 % asegura que consume más televisión que TikTok y el 61 % afirma que ve y conoce los contenidos televisivos visualizados en la red social.

No obstante, son necesarias más investigaciones que analicen la existencia de los consumos simultáneos. Por ejemplo, el caso de un joven que esté viendo una emisión lineal de la televisión tradicional o una serie de Netflix mientras consulta TikTok.

Esto ya sucede y puede ser un factor a tener en cuenta para orientar las producciones hacia una mayor simplicidad del guion de series y películas y así facilitar su seguimiento mientras se atienden las distracciones del teléfono móvil.

The Conversation

Jorge Gallardo-Camacho trabaja en Atresmedia
Publicado originalmente en The Conversation
Avatar

Por The Conversation

The Conversation US surgió de preocupaciones profundamente arraigadas por la calidad cada vez menor de nuestro discurso público, y del reconocimiento del papel vital que los expertos académicos pueden desempeñar en la arena pública. Independiente y sin fines de lucro, es parte de una red global de redacciones que se lanzó por primera vez en Australia en 2011. The Conversation comenzó sus operaciones en EE. UU. En 2014 y ahora también publica en Canadá, Reino Unido, Francia, Indonesia, África y España. así como Australia.