Rafael Ángel Calderón: Un acto que empaña la celebración del 79° de la UCR

Es indignante que, en el acto oficial de celebración de la creación de la Universidad, ninguno de los oradores haya tenido la honestidad y hombría de bien para rendir homenaje a su creador con una simple mención de su nombre.

0

Rafael Ángel Calderón Fournier.

Mezquindad, ignorancia, ceguera, politiquería, envidia… año con año me hago la misma pregunta. Querer invisibilizar la figura del Doctor Calderón Guardia como creador de la Universidad de Costa Rica, denota un afán de borrar para la historia el nombre de su fundador y el interés de algunos en re escribir la historia de acuerdo a su sesgada visión que responde a esa forma de hacer política por parte de quienes carecen de logros propios y están lejos de alcanzar alguno.

Es vergonzoso que en la celebración del 79 aniversario de la creación de la Universidad de Costa Rica, las autoridades ni siquiera hayan mencionado el nombre del Doctor Calderón Guardia como su fundador o de su Ministro de Educación don Luis Demetrio Tinoco.

Es triste que, en Costa Rica, las autoridades de la máxima casa de estudio sean incapaces de superar diferencias políticas y pretendan mediante la omisión olvidar la historia y dejar de rendir honor a quien tuvo la valentía de fundar una universidad pública en contra de los intereses de quienes pretendían que el acceso del conocimiento estuviera reservado para unos pocos que podían enviar a sus hijos a prepararse fuera del país.

Mal informar a las nuevas generaciones sobre el origen mismo de sus instituciones, con el fin de borrar de la memoria colectiva quiénes, cuándo y cómo las crearon es un acto de irresponsabilidad por parte de quienes tiene en sus manos la formación de las nuevas generaciones y constituye, además, una grave falta a la ética, esa de la que tanto suelen alardear algunos. Este “olvido” no es una simple omisión, deliberadamente se busca invisibilizar aquellos que han construido la Costa Rica de hoy, para insertar en su lugar “figuras incólumes” que, de acuerdo a su retórica populista, “si van a responder a las necesidades del pueblo, ya que antes nadie ha hecho nada por ellos, nadie ha sido digno de reconocimiento”.

No porque bauticen el campus con otro nombre, no porque dejen de mencionar su nombre año con año, no porque no lo reconozcan su legado, no porque quieran condenar al olvido su figura, dejará el Doctor Calderón de ser el fundador de la Universidad de Costa Rica, el mismo que impulsó y promovió la aprobación del Código de Trabajo, el que fundó la Caja Costarricense de Seguro Social, el que puso al alcance de los pobres una vivienda, el que promulgó el Código Sanitario y creó el Leprosorio las Mercedes, el Instituto para el Cáncer y Consejo Nacional de Nutrición.

Su obra y el alcance de las instituciones creadas por el Doctor Calderón Guardia, son de tal trascendencia que no ha faltado, a lo largo de los años, el que haya intentado escamotearle su autoría para atribuirse o atribuir a otros sus logros. Sin embargo, es indignante que, en el acto oficial de celebración de la creación de la Universidad, ninguno de los oradores haya tenido la honestidad y hombría de bien para rendir homenaje a su creador con una simple mención de su nombre.


Rafael Ángel Calderón Fournier,  Abogado y político costarricense. Diputado de la Asamblea Legislativa de 1974 a 1978, Ministro de Relaciones Exteriores de 1978 a 1980 y Presidente de Costa Rica de 1990 a 1994.

 

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...