Recorriendo el 2018 (II parte)

0

Carlos Araya Guillén, Filósofo (Dr.).

POLITIZACIÓN DE LA SALA IV

Cuando el ejercicio de la justicia comienza a servir a los políticos de turno la democracia está en peligro.  El control político por parte del gobierno sobre el Poder Judicial, ejercido por la Corte Suprema de Justicia y por los demás tribunales que establezca la ley,  acaba con el principio de la  independencia absoluta entre ellos.

Dos ejemplos:

1. El 4 de abril de 2003 la Sala IV presionada por los intereses electorales del grupo que favorecía a don Oscar Arias Sánchez cambió las reglas del juego y permitió la reelección prohibida en la reforma a la Carta Magna de 1969.

Tras ese polémico aval la Sala Cuarta fue cuestionada y perdió mucho de su credibilidad.

2. En este año (2018)  otro fallo es objeto de críticas por su parcialidad gubernamental.  El Viernes 23 de noviembre  dio luz verde al trámite de la Reforma Fiscal subrayando que no encontró vicios de incostitucionalidad de procedimiento y deforma en el proyecto expediente 20580, lo que le permitió al gobierno aprobarlo por 34 votos en la Asamblea legislativa.

Nuevamente la Sala Cuarta fue criticada manchando una vez más su credibilidad porque hasta la misma Corte Plena  había señalado que el proyecto afectaba su organización y funcionamiento de tal manera que requería  38 votos.

La intromisión de la Presidencia de la República  en la decisión de la Sala Cuarta es grave para nuestras libertades democráticas. Una Sala Constitucional pro-gobierno nos llevaría a un sentimiento de pérdida de dignidad nacional en la majestad y pureza de la justicia.

EL ESCÁNDALO DE LA CANCILLERÍA

El Presidente de la República designó a la señora Epsy Campbell ministra de Relaciones Exteriores a pesar de no contar con ninguna preparación ni experiencia diplomática. Durante el ejercicio de sus funciones la cancillería vivió tiempos de zozobra, intranquilidad y angustia. Tanto es así, que la Fiscalía abrió desde el mes julio del 2108  el expediente 18-144-033-PE para investigar los nombramientos. . Amén de los viajes y gastos de su esposo en actividades oficiales.

Todavía más, la señora Epsy tuvo que comparecer ante la comisión legislativa de Ingreso y Gasto Público. El escándalo de la cancillería fue notorio y terminó con la renuncia de la señora Ministra.

Se espera que el Presidente designe un Canciller con experiencia y conocimiento de los protocolos y normativa jurídica del MRE.

Queda claro que la cancillería no es una institución familiar ni de piñata política. Tampoco una agencia de turismo para viajar a costa del pueblo. No se puede jugar con el prestigio internacional de nuestro país.

La cancillería exige respeto como condición esencial de su enorme y significativa responsabilidad.

LA LISTA DE EVASORES.

La publicación del nombre de grandes empresas que han declarado cero ganancias o pérdidas que los ha eximido del correspondiente  pago  de impuesto sobre la renta, fue otro de los hechos de mayor relieve en la vida nacional.

Gracias a una decisión judicial (información pública) y a la presión de la huelga de los noventa días el Ministerio de Hacienda se vio obligado a dar a conocer la lista de evasores oculta por muchos años como datos confidenciales.

El país fue sacudido.

Una vez más se demostraba que en nuestro país no existe justicia y equidad en materia de pago al fisco. El pueblo paga. Grandes empresas nacionales y hasta transnacionales evaden impuestos. Se hace necesaria la firme voluntad de una transparencia fiscal que asuma con responsabilidad la lucha contra el fraude y la añagaza  tributaria.

VIOLENCIA Y CEMENTAZO.

La violencia  es el pan nuestro de cada día. No cesa su crecimiento de manera significativa. La pobreza, el fraude, el homicidio, los asaltos, la agresión contra los niños y adultos mayores, el aborto, la impunidad, la injusticia, son formas de la violencia.

Ecilpsar el valor de la libertad, la democracia y la paz son también manifestaciones de la violencia.

A pesar de su diversa naturaleza urgen políticas y acciones contra la violencia.  Se debe combatir la violencia no  solo en sus consecuencias sino, de manera especial, en sus raíces.

Todo costarricense, en lo íntimo de su conciencia social, está llamado en el 2019 a ser constructor de la convivencia, la armonía y a la primacía de la lucidez de la razón. Bien dijo el filósofo Albert Camus “la paz es una de las batallas que vale la pena librar”.

El cementazo fue otro de los acontecimientos del 2018. Se considera uno de los escándalos de corrupción más grande de los últimos años. Muchas fueron las denuncias entre ellas la creación de una red de contactos políticos por parte de Juan Carlos Bolaños, según consta en el informe legislativo. Todavía el cementazo no se ha terminado, veremos que sucede en el 2019.

Es de anotar la existencia de otros hechos importantes, entre ellos el millonario hueco fiscal que le heredó don Luis Guillermo Solís a la actual administración y causó una afectación grave a las finanzas del Estado. También otros temas de naturaleza ética que se comentarán en otro artículo. Por ahora a esperar el año nuevo con sus bienaventuranzas, sorpresas, errores y días malos y tristes.

Carlos Araya Guillén
Educador, político y filósofo costarricense, dirigente del Partido Unidad Social Cristiana, ha sido Diputado y Embajador.

 

Del mismo autor le podría interesar:

 

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...