Reducción de utilidades en la Banca Estatal

0

Natalia Díaz Quintana.

Nos preguntamos por qué la disminución de colocación crediticia durante el 2018 golpeó las ganancias en los bancos del estado y no así en la banca privada.

Sabemos que el crecimiento económico se ha venido reduciendo desde el año 2017 y en los últimos 7 meses, el índice mensual de actividad económica (IMAE) ha tenido una constante desaceleración en casi todos los sectores, aspecto que afecta el dinamismo del crédito.

Datos de la SUGEF son claros en mostrar que la banca privada sí logró ganancias importantes con respecto al 2017, a pesar de haberse reducido la colocación de préstamos en ambas, la pública y la privada y haber aumentado la morosidad.

Me pregunto si puede existir una política más agresiva en las colocaciones privadas, que asumen un mayor riesgo, o existen otros factores a lo interno que han mejorado la eficiencia en dichas entidades. Esta semana un periódico semanal publicó una nota al respecto e indicó que los esfuerzos grandes por mejorar la eficiencia operativa mediante la innovación, automatización de procesos y la incorporación de las tecnologías digitales para mejorar el servicio al cliente, es lo que ha contribuido a la explicación de los resultados obtenidos en la banca privada.

Tal y como mencioné en un artículo de junio del año pasado, es urgente que se tomen acciones para promover una mayor competencia y eficiencia en la intermediación financiera del sistema financiero. Los bancos estatales tienen elevados gastos administrativos, convenciones colectivas y dietas desproporcionadas que los hacen ineficientes; y por lo tanto, los márgenes de intermediación que deben pagar los consumidores son mayores, especialmente en moneda local donde controlan cerca del 75% de ese mercado. Esto es aprovechado por la banca privada para cobrar tasas similares a las de los bancos estatales; todo esto, en perjuicio del consumidor, quien a su vez, se ve sesgado por el sistema a asumir créditos en dólares sin generar ingresos en dicha moneda.

Por otra parte, se supondría que los bancos del estado sean los líderes de la colocación de los fondos de banca para el desarrollo, sin embargo, según datos de la SUGEF, la participación de la banca estatal en dicho segmento es apenas del 60%, y además hay cerca de $400 milllones de los recursos del peaje bancario sin colocar, con tanta necesidad que existe en el segmento de mipymes, así como de la urgencia de reactivar la economía.

¿Se justifica la existencia de dos bancos estatales? Siempre hemos insistido en que uno es suficiente y que debe definirse claramente cuál es su rol en la economía. Éste y otros temas deben ser discutidos con urgencia en la Asamblea Legislativa porque se requieren reformas legales estructurales al sistema financiero.

Reconocidos economistas ya han mencionado algunas de ellas como la implementación de un sistema de seguro de depósitos que promueva una mayor competencia en la intermediación en colones; promover una mayor independencia al Banco Central, según requerimientos de la OCDE; y que exista una mayor inclusión financiera. Para ello se requiere una mayor expansión de los medios de pago.

 

Natalia Díaz Quintana
La autora es administradora de empresas y publicista, ha sido Diputada y Vicepresidenta de la Asamblea Legislativa.  

En La República  natdiaquin@gmail.com

De la misma autora le podría interesar:

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...