Resultado «post-mortem»

0

Hoy amanecimos con resultados concretos de las elecciones 2018. Ahora nuestro análisis será sobre datos reales y no sobre datos hipotéticos como lo son las encuestas. Pero lo que sí es una realidad es que los análisis de Opol que traíamos ya empatados con los datos reales, son excesivamente consistentes. Cual había sido nuestro diagnóstico hasta el miércoles 31 de enero:

  1. La abstención sería del 30%
  2. Fabricio Alvarado entraría a segunda ronda
  3. Antonio Toño Álvarez entraría a segunda ronda y posiblemente quedaría en 1er lugar apalancado en la capacidad de ejecución del PLN el día E
  4. El tercer lugar se lo pelearían entre Rodolfo Piza, Carlitos Alvarado y ahí siempre estaba Juan Diego Castro (JDC) en la pelea
  5. El Dr. Rodolfo Hernández, siempre al acecho, pero con tendencia a no superar el punto de inflexión.

 ¿Que fue lo que pasó ?:

Antes de entrar a las explicaciones de lo sucedido, vamos a decir que seguiremos la misma

secuencia de datos. Esto quiere decir que vamos a indexar a la secuencia de datos que teníamos hasta el miércoles 31, los resultados del viernes 2 que no fueron publicados en ningún lado por la veda electoral, y los resultados finales del domingo. Ahí podremos ver que la lógica de los números es infalible. Igualmente es importante destacar que los números son proyecciones de lo que se lleva hasta el momento con prácticamente el 90% escrutado y con un 34,3% de abstención de un padrón oficial de 3.3 millones de electores.

La abstención

Estamos frente a una de las abstenciones más grandes de los últimos procesos electorales:

Con solo este detalle se rompen algunas lógicas electorales que veníamos diagnosticando, pero a la vez se cumple uno de los escenarios que habíamos previsto en el análisis de la semana 3 de enero y que era la posibilidad de un alto índice de abstención y que igual retomamos en el análisis #5 donde planteamos una hipótesis que era la de que, a mayor caída de Juan Diego, mayor sería la abstención. Esto parte de la lógica de que mucho de los votantes de este candidato que a última hora no votarán por él, no votarían por nadie.

Como verán, pareciera que no todos los indecisos se definieron a votar, de hecho y aun sumando la caída de Juan Diego Castro, prácticamente como 10 puntos de los 14 posibles de la indecisión se fueron para la abstención. (Para mejor referencia ver gráfico 1).

Hipótesis 1:  Del 100% de indecisos de la última medición al día de elección, solo el 28,5% de ese universo se decantó por algún candidato, el resto se fue a la abstención.

Hipótesis 2:  La candidatura de Juan Diego Castro está correlacionada con el índice de abstención. Si JDC marcaba alto, la abstención estaba baja, si JDC estaba bajo la abstención tendía a crecer. Al final, el desplome de JDC hace que se disparé la abstención hasta el histórico 34,2% que está marcando hasta el momento.

El crecimiento de la abstención, genera un mercado electoral más pequeño de lo previsto, lo cual le permitió una ventaja a Carlitos, quien con un voto duro progresista y afín al gobierno, pudo colarse a segunda vuelta a pesar de tener una de las votaciones históricas más bajas del PAC.

  1. Análisis histórico como contexto

Estas elecciones marcan tres grandes hitos:

  • El fin del bipartidismo (ahora sí).
  • Una dispersión total del mercado electoral, no hay liderazgos consolidados a nivel de partidos políticos.
  • A partir de ahora cualquiera puede competir, y entiéndase cualquiera no como algo peyorativo, sino como que se cayeron las barreras de entrada, ahora si se acabó el servicio militar en el partido para ser protagonista, por eso el excelente performance que lograron Juan Diego, Fabricio y Carlitos. Tres desconocidos, dos en partidos inexistentes y otro en el partido oficialista azuzado por la sombra de un mal gobierno (percepción), los tres suman 65,5% de la votación. Un golpe contundente al sistema.

El siguiente cuadro es revelador al respecto:El partido ganador de esta elección lo está haciendo con apenas el 24,8% de los votos y con el número absoluto de votos más bajo de los últimos 20 años, el periodo de la construcción del síndrome de la desconfianza. Esto significa que ahora se puede ganar con mayoría relativa.

Pero este cuadro es aún más revelador:

En el cuadro anterior lo que observamos es que, en 1998, dos partidos concentraban el 88,8% del total votación. Ya en el 2002 con la irrupción del PAC el 80% o más se concentraba en tres partidos. En el 2006 con la debacle del PUSC, ese rol lo sustituye el Movimiento Libertario, que tiene su momento de gloria en el 2010 donde la concentración continua en 3 partidos. En el 2014 con la irrupción del Frente Amplio, la concentración deriva en 4 partidos, y ya en esta elección 2018, vemos como el 90,2% del volumen está en 5 partidos. Esto se llama dispersión del voto, por eso Fabricio gana con el mínimo histórico, y por eso Carlitos se cola con la votación más baja del PAC de los últimos años.

Por eso se pude afirmar que Ciao bipartidismo y quedan dos partidos en cuidados intensivos (Movimiento Libertario y Frente Amplio). Esto se refleja en este cuadro que es el histórico en votos absolutos

Ese cuadro es contundente y revela 5 verdades irrefutables:

  • El PLN va para cirugía mayor, obtiene su peor votación histórica y ni siquiera lograron igualar la votación de su convención interna lo cual demuestra fisuras internas que hay que recomponer. El mensaje es claro: Reinventarse o morir.
  • El PUSC es el gran ganador de todo este escenario. Si bien es cierto no logran ganar, si hay una tendencia creciente desde el 2006 y ya es un partido casi del tamaño del PLN actual y del PAC. El gran reto es como continúan por esa senda para lograr ser protagonista en el 2022.
  • El PAC es impresionante. Prácticamente las elecciones 2002, 2010 y 2018 son un número casi idéntico. Eso quiere decir que este partido fluctúa ahí, entre sus 200 mil seguidores duros y más lo que le suma como movimiento electoral para llegar a niveles de 400 mil. Cuando el PAC logra sumar más allá del mundo progresista es cuando se dispara niveles de 600 mil votos y es protagonista como lo fue en el 2006 en un duelo cerrado Ottón Solía vs Oscar Arias y en el 2014 con el triunfo de Luis Guillermo Solís. La única diferencia es que en esta ocasión, proyectando una votación similar a la del 2002 y casi idéntica al 2010, logra el PAC pasar a segunda ronda a pesar de sacar casi 200,000 votos menos que el 2014. El escenario de dispersión generado por JDC y Fabricio le está permitiendo al PAC acceder a segunda vuelta, y especialmente por el resultado de Fabricio. No estamos demeritando el trabajo de Carlitos, pero hay que entender que en toda esta dinámica se le abrió una brecha de oro, donde el voto duro progresista y el voto afín al gobierno le fueron suficiente para clasificar, ya que cualquier estudio de opinión sitúa a LGS con 20-25% de aprobación en su gestión gubernamental. A veces es cuestión de estar y actuar en el momento adecuado, ahí cuando los astros se alinean.
  • El ML y el FA, prácticamente están en vías de extinción. Necesitaran un exorcismo y una resurrección para poder sobrevivir
  • La línea denominada “Otros” son los partidos no tradicionales y la misma se dispara en el 2018 por la entrada de 3 actores, uno que es un partido pequeño (Restauración) y otros dos que hicieron sus armas este año como lo fueron el Dr. y Juan Diego. Estos tres actores son los que están generando el escenario de dispersión.

Ahora sí, vamos a los resultados puntuales de la elección:

  1. ¿Por qué sucedió el resultado electoral de esta manera?

Toda la elección quedó definida por el efecto Fabricio. Es importante entender esto, porque a veces algunos resultados están definidos por variables no controlables y que generan relación causa-efecto. No todo lo que brilla es oro.

Fabricio Alvarado: Un cierre espectacular, prácticamente lo hizo como lo había detectado Opol. Su performance en zona rural fue impresionante y prácticamente relegó al PLN a un segundo lugar, lo cual fue el golpe de gracia para Toño, ya que ahí perdió el volumen que le hizo falta para ganarle a Carlitos. En zona Urbana se metió a la pelea con el PAC y no le permitió a este partido capitalizar San José como históricamente lo venía haciendo. Una campaña efectiva, sin aspavientos, que leyó bien la coyuntura e hizo lo más inteligente que se puede hacer cuando el viento sopla a favor y que es izar las velas, cero olas. Esto unido a la gran virtud del candidato de proyectarse como un candidato del mundo de los valores y no como un evangélico, lo hizo potable para católicos y otros. Lo repetiré hasta la saciedad, y es que Fabricio es un candidato que representa una cosmovisión del mundo, y así como los progresistas su prontuario es el matrimonio gay, el aborto, el Estado laico, legalizar la cannabis, el sujeto decide sobre su cuerpo, ideología de género, causas ambientales, protección animal, etc., lo contrario a eso lo representa  del mundo de este movimiento que impulsa a Fabricio, porque esto es más que un partido político, es una perspectiva distinta, una forma de vida y son mayoría. Juzgarlo, evaluarlo y tratar de entenderlo como una candidatura religiosa es un error estratégico de bulto. Anoche fui a verlo al San José Palacio, la energía y la vibra me quedaron más que evidenciadas. Ese proyecto apenas inicia.

Carlitos Alvarado: Su gran socio es Fabricio. Si este último es la tesis, Carlitos es la antítesis, por lo tanto, su crecimiento y performance dependen del crecimiento de Fabricio. Nadie esperó que Fabricio irrumpiera con esa fuerza, y se trajera abajo las candidaturas de Piza y el Dr. y mucho menos que le pegara un golpe mortal a Toño el día E. Los archienemigos del PAC (el bipartidismo con Dr. incluido) quedaron pegados con el tiro de gracia de la mano de Fabricio, y así, a pesar de representar a un gobierno que ha sido vapuleado por la opinión pública como no tengo memoria, Carlitos tuvo saldo suficiente para pasar a segunda ronda a pesar de que sacará una a votación casi idéntica a la del PAC 2002 y que salió con 32% menos que los votos del 2014.  Anoche que lo llamé a felicitarlo, le reconocí su virtud de mantenerse fiel a su libreto y cumplir con su mercado meta (jóvenes 18-35, progresistas, clase media urbana, la gente que apoya este gobierno, etc.). La consistencia tiene su premio, así que nada de construir mitos urbanos, no es que los indecisos se fueron en masa por Carlitos (la mayoría de indecisos se fueron a la abstención), ganó con lo que le corresponde al progresismo en Costa Rica, que es 20-25%, por eso el damnificado de toda esta dinámica es el Frente Amplio, ya que, ante el terror de Fabricio, muchos deben haber terminado en el domicilio del PAC.

Antonio Álvarez y el PLN quedan fuera de la jugada víctima de las circunstancias. La candidatura de Toño no logró levantar al final, y el crecimiento de Fabricio le puso un techo que nunca pudo superar. El voto conservador que Toño quería capturar, se fue en masa para donde Fabricio, quedándole no más que el voto PLN, pero ni aun ahí pudo lograr el objetivo proyectando en este momento a sacar menos votos que en la convención interna de abril 2017 y menos votación que el voto por diputados 2018. Lo sucedido en rural, fue una puñalada al corazón, ahí, en la zona donde el PLN siempre lograba sus mejores resultados, fue relegado a un segundo lugar y con un agravante, que fueron zonas con índices de abstención arriba del 45%, lo cual dejaba poca masa crítica para disputar y de paso Fabricio le robó casi que el 40% de la torta del mercado rural. Eso sumado que en las zonas urbanas de alta participación (abstención de 30% o menos) el PLN fue relegado al tercer y hasta cuarto lugar, terminó de cerrar la ecuación. La ponderación de todos esos números lo tiró al 19% que comparado al 21-22 que venía manejando en Opol lo puso en el rango factible según los números. Recuerden: Carlitos no le ganó a Toño, fue Fabricio quien lo mató.

Rodolfo Piza. No seré muy extenso ya que he sido muy detallado y explícito con esta candidatura en análisis anteriores. Piza termina donde inició en Julio 2017. La campaña de Piza fluctuó todo este tiempo entre 12-17%. A lo último no levantó ni cayó, simplemente se mantuvo en el rango que lo colocaron siempre las mediciones, y fue otro damnificado de Fabricio ya que su amarre tan fuerte con el concepto de la familia, encontró en enero un mensajero más creíble como lo fue Fabricio. A todo esto, súmele la pesadilla del Dr. Hernández, y está claro porque nunca despegó. Su gran mérito, es que en 4 años (procesos 2014 y 2018) ha llevado al PUSC, de una base de 75 mil votos a 350 mil. A veces hay otras formas de triunfar.

Juan Diego Castro, cumplió nuestro vaticinio del vuelo de gallina hecho en mayo 2017. Un gran trabajo de JDC que construyo un personaje que era necesario en el imaginario local y logra sentar una base respetable para hacer oposición y tener galillo y presencia en el congreso. El gladiador es un ganador a su estilo, y logró al final su sueño mojado que fue que Toño no pasara a segunda vuelta. ¿Cuántos puntos del 9% de JDC pudieron haber sido de AAD? Da lo mismo, la respuesta en la cabeza de mi amigo JDC es que todos esos votos se los robó a Toño y él está convencido que él es el artífice de la derrota de su archienemigo (No del PLN, de Toño). Ya pactamos de vernos y tomarnos un trago y mi pregunta de rigor será una sola: ¿Matar a Toño para tener una final Carlitos vs Fabricio, realmente valió la pena?

El Dr. Rodolfo Hernández. cumple sus objetivos: no gana Piza, logra poco más de 100 mil votos, mete dos diputados (tal vez 3), queda con buena deuda política para seguir construyendo un partido, ya que apenas tiene 3 años. Adicional, lo del caballo en el debate fue una completa genialidad en función del cumplimiento de sus objetivos. Creo que al final era el único candidato que realmente estaba disfrutando todo esto. ¿Díganme si no es cierto que ganó el Dr.?

Aún queda más por analizar. Esto apenas comienza…

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box