Ricardo Carballo: Exposición “Emisarias de la lluvia” abierta al público en los Museos del Banco Central

0

José Ricardo Carballo Villalobos, Periodista Codirector

Una profunda mirada a la cosmovisión de nuestros pueblos precolombinos a partir de la representación de anuros (sapos y ranas) en diversos artefactos arqueológicos.

Eso es lo que ofrece la nueva exhibición “Emisarias de la lluvia”, disponible desde el pasado 10 de diciembre en los Museos del Banco Central, ubicados debajo de la Plaza de la Cultura, en San José.

Desde una perspectiva arqueológica, etnográfica y biológica, la exhibición evidencia la aguda comprensión que nuestros antepasados tenían del entorno y formas de reproducción de estos animales sumamente importantes dentro de su visión de mundo.

Los mitos, las leyendas y las iconografías de ranas y sapos se asocian con temáticas como la muerte, la fertilidad, la vida y lo femenino, así como para explicar la existencia de fenómenos naturales o caracterizar algunos rasgos identitarios.

Estos y otros hallazgos fueron compilados en el libro “Emisarias de la lluvia: anuros en la época precolombina”, donde se demuestra cómo la representación de estas especies en sus diferentes etapas de vida, sus comportamientos reproductivos y otras características particulares, ya eran identificadas y plasmadas en piezas de cerámica, metales, jade y hueso por los habitantes de nuestro territorio entre los años 500 a.C. al 1550 d.C..

La exposición es producto de las investigaciones y la co-curadoría de la herpetóloga, Jennifer L. Stynoski y de la arqueóloga Priscilla Molina Muñoz, quienes revelaron la importancia que tenían en nuestra cultura precolombina estos seres emisarios de la lluvia y de la vida: las ranas y los sapos.

También eran consideradas diosas del agua, señoras de la tierra, engendradoras de dinastías, hijos del rayo, portadoras o ladronas de fuego, alimento del sol, cuidadoras de los cuerpos y del paso de las almas, protectores del agua y productoras de vida.

“Logramos reconocer rasgos que diferencian una especie de otra en las piezas de cerámica, jade y metal; y también vimos muchos casos de representaciones de especies que solo se encuentran en determinadas zonas del país que es donde precisamente, se encontraron esos tipos de cerámicas y metales. Eso nos permitió comparar las regiones culturales con las biológicas donde viven las especies”, explicó Stynoski.

Agregó que quedó demostrado el impresionante conocimiento que en materia de biología tenían estos pueblos antiguos, llegando a conocer cosas que hasta hace poco fueron descritas en la literatura científica.

Las interpretaciones culturales culminan en una reflexión actual sobre la conservación del ambiente y la urgencia de conservar estas especies, dado que tienen un papel primordial en la detección de contaminación y desequilibrios ambientales.


COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box