Ricardo Carballo: Un país fragmentado, desigual y con grandes desafíos democráticos

Investigadores publican libro sobre el nuevo mapa político y social a la luz de las elecciones nacionales del 2018

0

José Ricardo Carballo Villalobos, Periodista Sección Cultura y Sociedad jrcarba@hotmail.com

El retrato de una sociedad compleja que se encuentra en fase de adaptación a dramáticos cambios no solo políticos sino también económicos, culturales, sociales y hasta tecnológicos.

Ese es uno de los principales aportes del estudio Anatomía de una Fractura: Desintegración social y elecciones del 2018 en Costa Rica, publicado en coautoría por los investigadores Florisabel Rodríguez, Fernando Herrero y Wendy Chacón.

En colaboración con la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) y la Fundación Konrad Adenauer (KAS), los tres académicos se dieron a la tarea de hacer un análisis metodológico de los escenarios y las diferentes posturas políticas que caracterizaron el proceso electoral, a partir de una importante división social.

La creciente fragmentación de la sociedad, el debilitamiento de su fuerza reguladora e integradora (anomia) e incluso el papel de las redes sociales son algunos de los temas abordados en el estudio de 142 páginas, dado a conocer a mediados de año.

Preguntas claves

¿Qué hay detrás del fraccionamiento evidenciado en la anterior campaña política? ¿Cuáles son los factores sociales, educativos y demográficos que inclinaron la balanza hacia uno u otro bando (PAC y Restauración)? ¿A qué conclusión podemos llegar sobre el estado de la democracia en Costa Rica?

Todas estas son preguntas que, a lo largo de siete capítulos, el estudio busca responder con base a una serie de índices e indicadores cantonales, así como estudios de opinión pública y datos de otros centros como CID Gallup, CIEP, Latinobarómetro, entre otros.

Los autores tomaron todos estos insumos, generados en distintos momentos antes y durante el ciclo electoral, para analizar los determinantes sociales del comportamiento electoral costarricense y exponer los factores detrás de la victoria de Carlos Alvarado del PAC sobre su contendor, Fabricio Alvarado, de Restauración Nacional.

Recordemos que tres meses antes de la segunda ronda, los candidatos de ambos partidos ocupaban la quinta y sexta posición, respectivamente, entre los trece aspirantes a la presidencia. En conjunto, no sumaban más del 6% de intención de voto.

“El propósito de este trabajo es explicar cómo y por qué ocurrió este gran cambio y su posterior resultado final en la segunda ronda”, reza el libro, en su introducción.

Para ello se desarrolló un análisis a nivel agregado cantonal de los principales factores (espaciales, religiosos y sociales) que incidieron en el resultado y se construyeron varios indicadores e índices que, junto con gráficos y cuadros, permiten comprender mejor lo ocurrido de una forma novedosa y sistematizada.

“Un país partido en dos”

Como avance de lo abordado más ampliamente en el libro, una de las autoras, Florisabel Rodríguez comentó que durante los cuatro meses de campaña se presentaron dos eventos muy fuertes que condicionaron el comportamiento y preferencias del electorado: el escándalo conocido como “El Cementazo” y la resolución de la Corte Interamericana sobre el matrimonio igualitario.

“Cambió la percepción general de cuáles eran los problemas nacionales, lo que llevó a una polarización entre los dos partidos en contienda; antes era inseguridad y desempleo, después paso a ser corrupción y en un tercer momento, los derechos de parejas del mismo sexo”, explica Rodríguez.

“El país se partió en dos”, dice, a modo de resumen, y agrega que el desgaste de los partidos, más la crisis de institucionalidad, inciden en que el abstencionismo no baje del 30%, tanto en las últimas elecciones como las anteriores.

¿Quiere decir esto que el costarricense ya no cree en la democracia?

No necesariamente. A criterio de la investigadora, somos el país que muestra un mayor apoyo a la democracia como forma de gobierno, según sus propios estudios e indicadores internacionales como el Democracy Index de The Economist o el Freedom in the World Index.

“Sin embargo, cada vez es más difícil gobernar debido a la erosión en la confianza institucional y la satisfacción sobre el modo de funcionamiento de nuestro sistema políico”, apunta Rodríguez.

Algunos hallazgos

La publicación, en el apartado de conclusiones, cita textualmente: “Esta elección mostró dos grandes problemas en el desarrollo de la sociedad costarricense. La falla con los desintegrados y la falla con la desigualdad del desarrollo social y espacial.

“También evidenció los grandes desacuerdos entre liberales y conservadores en derechos humanos; así como el problema del funcionamiento del sistema político y la capacidad de representación de los partidos.”

Otro de los hallazgos del estudio es que en el proceso electoral y sus dos resultados se perfilaron varias escisiones en el país: geográfica espacial entre el centro y la periferia, alrededor de la religión y los derechos humanos, y el desarrollo desigual.

“Ojalá que el estudio sirva a partidos políticos, investigadores, periodistas y ciudadanía en general para comprender mejor no solo las diferencias en la evolución de las campañas políticas sino también el rumbo y los desafíos que enfrenta nuestra democracia”, concluyó la autora.

Actualmente el estudio está disponible solo en versión electrónica y se puede descargar de manera gratuitamente:

 

 

 

 

 


De José Ricardo Carballo también le podría interesar:

 

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...