Rodrigo Arias Sánchez: Declaración como Ciudadano de Honor de Walter Ferguson Byfield

Es un honor para la Asamblea Legislativa de Costa Rica, el declarar como Ciudadano de Honor a don Walter Ferguson Byfield, conocido como Mr. Gavitt, el Rey del Calypso.

Rodrigo Arias Sánchez, Abogado, Ex Ministro de la Presidencia.

Palabras con ocasión de la Declaración como Ciudadano de Honor de Walter Ferguson Byfield

Señor Ariel Robles, Diputado
Señora Angie Cruickshank, Defensora de los Habitantes
Señoras y señores diputados
Señoras y señores miembros de la familia de don Walter Ferguson
Distinguidos invitados

Muy buenas noches:

Es un honor para la Asamblea Legislativa de Costa Rica, el declarar como Ciudadano de Honor a don Walter Ferguson Byfield, conocido como Mr. Gavitt, el Rey del Calypso.

Los notables servicios prestados a nuestro país lo han hecho acreedor de tan alta distinción.

Es en el marco de este hecho tan significativo que quisiera recordar la vida y obra de don Walter, y compartir con ustedes algunas reflexiones sobre la importancia central de la cultura en el desarrollo de Costa Rica.

Si algo nos enseña la vida y obra de un creador cultural como Walter Ferguson es que el desarrollo de un país y la calidad de vida de las personas y familias, son realidades integrales, que incluyen aspectos económicos, sociales, políticos, educativos y culturales.

Todos estos ámbitos son relevantes para generar progreso y bienestar, y ninguno lo puede hacer por sí solo. Es debido a esto que en las políticas públicas debe existir integralidad y coordinación en sus distintas variables para que sean eficaces.

Pero la integralidad es tan solo una característica de las buenas políticas de los Estados y los gobiernos. La experiencia histórica de Costa Rica y el ejemplo que nace de la vida de Walter Ferguson nos enseñan otro principio clave que inspira los esfuerzos en procura del bienestar social: no hay desarrollo sin cultura, y mucho menos de espaldas a la cultura.

La cultura, ese crisol de identidades y de voces humanas, de experiencias y de historias de vida, se encuentra en el núcleo de un desarrollo nacional que sea integral, digno, justo, democrático y libre. El arte y la cultura elevan el espíritu de las personas, y nos hacen crecer como sociedad.

Walter Ferguson Byfield es un ejemplo de lo que estoy diciendo, y por eso estamos aquí.

Él nos legó una obra humana y musical que perdurará en las raíces afrodescendientes de Costa Rica, y es desde esas raíces y desde esta patria nuestra, que su creación musical adquiere valor universal.
Don Walter creó su obra desde la soledad creativa que caracteriza la cultura en sus distintas expresiones.
En esa soledad, enraizada en la historia de resistencia y de luchas de la identidad limonense, nacieron composiciones y canciones emblemáticas como “Calalú”, “Cabin in the Water” y “Cahuita is a Beautiful Place”.
Su discografía incluye “Mr. Gavitt: Calypso of Costa Rica”, “Calypsos del Caribe de Costa Rica”, “Babylon” y “Dr. Bombodee”

Ferguson decidió retirarse o disminuir un poco su intensa actividad musical en los años setenta, pero se llevó la música en el alma y siguió trabajando, componiendo e investigando sin descanso.
Durante su trayectoria recibió el Premio Ricardo Mora por su labor como compositor.

En el año 2017 fue galardonado con el Premio de Patrimonio Cultural Inmaterial Emilia Prieto Tugores; en el 2018 la Asamblea Legislativa de Costa Rica declaró el 7 de mayo, día de su nacimiento, como Día Nacional del Calypso, y el 22 de febrero de 2023 este Parlamento lo declaró ciudadano de honor de la República, tan solo tres días antes de su partida de este mundo.

Costa Rica está eternamente agradecida con Walter Ferguson, por su aporte y su impacto cultural y social en nuestra tierra y en el mundo.

No fue necesario que saliera muchas veces de su amada Cahuita y de su amado Caribe, para convertirse en un valor universal de la música. A través de su ejemplo hoy comprendemos mejor que la cultura es irrenunciable y es indispensable para construir sociedades más libres y más justas.

Queda nada más recordar aquellos versos de su canción “Master of Calypso”, cuando decía con absoluta verdad:

“Wherever I go, wherever I be
I want you to know
They call me the master of Melody.”

[Donde quiera que vaya, donde quiera que esté
Quiero que sepas
Me llaman el maestro de la melodía]

Felicidades al maestro de la melodía caribeña y a su familia. Don Walter y su música serán siempre recordados.
Muchas gracias.

 

 

 

 

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...