Rodrigo Arias Sánchez: Palabras con ocasión del Benemeritazgo al Conservatorio de Castella

Hoy el Conservatorio Castella es una institución educativa Benemérita de la Patria en pleno desarrollo, que contribuye día con día a que nuestro país se acerque más las aspiraciones más nobles que tenemos.

Rodrigo Arias Sánchez, Abogado, Ex Ministro de la Presidencia.

Palabras con ocasión del Benemeritazgo al Conservatorio de Castella

Señora Kattia Rivera, Diputada
Señor José Leonardo Sánchez, Viceministro de Educación
Señora Alejandra Gutierrez, Directora Regional de Heredia
Señor Luis Cascante, Director Conservatorio de Castella
Señor Sergio Herrera Ulloa, hijo del Maestro Arnoldo Herrera
Señoras y señores miembros de la familia de don Arnoldo Herrera

Distinguidos invitados

Señoras y señores:

Me complace darles una cordial bienvenida a este recinto de la Asamblea Legislativa de Costa Rica.

Especialmente, es un placer que nos podamos reunir para celebrar la educación, el arte y la cultura con motivo del merecido homenaje al Conservatorio de Castella como Institución Benemérita de la Educación Costarricense.

He dicho en otras oportunidades, y lo reitero hoy, que el desarrollo social y económico no es viable de espaldas a la cultura, y mucho menos en contra de ella.

La cultura es un eje transversal del desarrollo humano integral, su aporte es relevante en materia de generación de empleo, institucionalidad republicana, crecimiento del Producto Interno Bruto y presencia internacional de nuestro país, pero por más significativo que sea el aporte cultural a estas variables económicas y sociales, es necesario subrayar algo aún más determinante: la cultura es la fuente de la cohesión social. A través de ella se consolida la vivencia democrática, y por ella comprendemos la diversidad de nuestra nación.

No es viable concebir el desarrollo como si tuviese solo un contenido económico, y es por eso que en la Constitución Política se afirma el carácter multicultural de nuestra sociedad.

En este marco histórico y conceptual el haber otorgado el benemeritazgo al Conservatorio de Castella, mejor conocido como Conservatorio Castella, adquiere su valor positivo. En el seno de este instituto de las artes, cuya presencia está llamada a expandirse en el territorio nacional, se guardan, educan y cuidan tesoros irrenunciables de belleza y de talento creativo de nuestra juventud.

Valga recordar que fue en 1943 cuando Carlos Millet de Castella dejó un legado de cien mil colones y un terreno al norte de la Sabana para crear un Conservatorio de Música en San José, en honor a su madre. En 1947 se fundó la Asociación Conservatorio de Castella. A partir de 1950 don Arnoldo Herrera González fue designado para dirigir el conservatorio. Él, junto a sus colaboradores más cercanos, se dieron a la tarea de crear una institución señera en la historia de la cultura y de la educación costarricense, inspirada en un pensamiento que estimo posee un valor imperecedero, y que don Arnoldo expresó al decir:

El secreto de la educación reside en la libertad. Si hay libertad, hay creatividad, y si hay creatividad, hay trascendencia.”

Sobre la base de este pensamiento, inició en Costa Rica una historia extraordinaria que desde la década de los años cincuenta del siglo pasado ha reivindicado, sin descanso, la relevancia y el aporte de la creatividad y del arte, del trabajo de los artistas, de las instituciones culturales y educativas, y de la cultura en todas sus dimensiones y expresiones.

Al unir la educación científica, académica y artística el Conservatorio Castella se adelantó a su época, fecundó su presente, y también el futuro de Costa Rica.

Amigas y amigos:

A propósito, como pocas veces en nuestra historia resulta indispensable que como sociedad hablemos sobre el futuro de nuestra patria.

Esta sociedad de gente buena y trabajadora, de valiosos artistas como los que forma el Conservatorio, está sufriendo el embate violento del crimen organizado.

La desigualdad social está empujando a nuestra juventud hacia las garras de narcotráfico y vemos como decenas de vidas se están perdiendo de forma innecesaria por este mal.

Todas las personas de bien debemos de actuar según nuestras capacidades y condiciones.

Las y los líderes políticos tenemos la obligación de legislar para darle herramientas al Gobierno para que este evite que los crímenes ocurran, así como al Poder Judicial para que persiga y castigue cuando lamentablemente ya el delito ha ocurrido.

Pero también corresponde a las y los padres inmiscuirse en la educación y formación moral de sus hijos. Las y los docentes tienen un papel preponderante en inculcar valores y convertir a sus estudiantes en ciudadanos honestos, comprometidos con la construcción común de Costa Rica.

Si queremos legarle un futuro de paz y prosperidad a nuestros hijos y nietos, esta sociedad debe unirse en una causa común, que trascienda las diferencias políticas coyunturales.

Hoy el Conservatorio Castella es una institución educativa Benemérita de la Patria en pleno desarrollo, que contribuye día con día a que nuestro país se acerque más las aspiraciones más nobles que tenemos.

Mediante la ciencia y la academia, y teniendo como razón de ser las expresiones y dinámicas culturales en cursos de arquitectura, danza, folclore, literatura, poesía, música, pintura, escultura, teatro y artes audiovisuales, sus profesores, profesoras, personal administrativo y estudiantes nos entregan en su himno institucional, a los costarricenses y al mundo, un mensaje trascendental:

“…Con fe, y amor / Con fe, y amor/

Vivir en paz, en la creación, el arte es nuestro ideal…”

Que sea ese el espíritu que se encienda en la mente y corazones de todos, porque Costa Rica lo necesita.

Muchas felicidades y muchas gracias.

 

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...