Ronald Bonilla: Recurso de Amparo

De mi libro Cabos sueltos

Ronald Bonilla Carvajal.

Epitálamo

 Señor, dame también

el tiempo de mi muerte

a tiempo para zarpar sin ropa, sin veleros,

aturdido de versos y besos que intenté.

Señor, no me dejes sin el instante,

sin la sed,

déjame estar a tus orillas

como un ángel redimido de palabras.

Yo solo fui el columpio de tu azar:

Tú me diste pobrezas y entusiasmos

y a veces aprendí con tus noches

a ser el confeso del viento y la neblina.

También busqué en la compañera,

un puerto adonde asirme de imposibles,

un andén que aliviar con mis silencios,

una quilla donde esperar los niños

y los trenes idos.

Señor, si has de cumplirme,

permita que se cumpla esta palabra

en la bitácora sedienta del que ama…

Por aquí yo cumplí con proponerte

un festín en las bocas de los ciegos,

un mordisco de luna,

un orgasmo cumplido en el poema.

Dame también la muerte, Dios,

cuando la vida que me diste

se torne un inefable desvarío,

y no pueda cantar

sino la muerte.

 

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...