Laura Palomares, investigadora de la UNAM: «El covid-19 no quiere matarnos, sino reproducirse y cambiar para escapar al sistema inmune»

"La decisión de no vacunarse afecta a la sociedad en general y como resultado mueren las personas en situaciones de riesgo", comenta Laura Palomares, investigadora del Instituto de Biotecnología de la Universidad Nacional Autónoma de México. ¿Cuándo desarrollará México su propia vacuna contra el covid-19? ¿Puede la vacunación provocar alguna enfermedad? ¿Va a desaparecer algún día el covid-19? Lo cuenta en 'Entrevista', de RT.

0

La doctora Laura Palomares es una de las líderes del proyecto de desarrollo de una vacuna contra el covid-19 que se está llevando a cabo en el Instituto de Biotecnología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

La investigadora sostiene que aún se encuentran «en el inicio de los inicios», es decir, en la evaluación preclínica, tratando de determinar la capacidad de la vacuna de inducir respuestas protectoras en ratones. «Estamos esperando a tener el resultado de las pruebas en animales y si todo sale como esperamos, pasaremos a las fases clínicas de investigación, que son la 1, 2 y 3», resume.

Actualmente su equipo está trabajando con el desarrollo de una plataforma para la rápida preparación de vacunas, lo que significa que basan su trabajo en un proyecto que ya se encontraba en marcha. Así, la parte correspondiente a producción, purificación y caracterización ya se encuentra lista.

«Nuestro plan era muy agresivo, se estaba pensando que a finales del próximo año podríamos tener la vacuna lista», cuenta Palomares, que hace hincapié en la importancia de recordar cuál es el proceso de desarrollar vacunas: «Es como una escalera y es necesario cumplir con los requisitos de cada escalón para poder seguir adelante. Si no cumplimos con algún requisito, decidiremos detener el desarrollo o regresar a la fase de investigación».

Nuestro plan era muy agresivo, se estaba pensando que a finales del próximo año podríamos tener la vacuna lista

Pero Palomares duda mucho de que se puedan cumplir los ambiciosos planes que se trazaron, porque en este momento no tienen ninguna financiación: «Iniciamos el trabajo con un proyecto que teníamos de la Universidad, que nos habían apoyado para la vacuna de zika y dengue, pero ya nos terminamos ese financiamiento y ahora estamos gestionando más financiamiento o viendo cómo podemos hacer para poder seguir trabajando«.

El estado de la ‘carrera’ por la vacuna’

Palomares habla sobre el «par de vacunas» que ya han sido aprobadas. Por un lado, la china, «que básicamente se aprobó solamente en modo emergencia para las fuerzas armadas, no para la población en general». Y por otro, la rusa, donde el gobierno anunció «que se había aprobado para la población en general», pero que las autoridades han informado de «la necesidad de seguir con la investigación clínica y hacer la fase 3, que es la que está faltando».

La investigadora también relata cómo se produce el trabajo a través de plataformas. Así, «las vacunas de Rusia, Oxford y una de China se basan en un adenovirus que funciona como transportador del antígeno», y explica que ese transportador «sería como la nave en la cual va el gen de una proteína del SARS-CoV-2 que va a llegar a nuestro cuerpo y nuestro cuerpo mismo va a producir nuestra propia vacuna».

La vacuna en la que se trabaja básicamente no es un virus que tenga que ver con el SARS-CoV-2, sino otro virus que sería nada más el vehículo y que también resultaría en una respuesta inmune

Todas esas instituciones «ya habían desarrollado vacunas con esta plataforma en el pasado», sostiene la doctora, que afirma que ahora «lo único que había que hacer es reemplazar el segmento de la vacuna que antes habían desarrollado y en ese lugar incorporar ahora un segmento específico para el SARS-CoV-2». «Tanto esas vacunas como las de RNA mensajero, la de Moderna en particular, y las vacunas de ADN están basadas en estas plataformas», cuenta.

¿Cómo funciona la vacuna? Un entrenamiento

En el caso de las vacunas en desarrollo, «en ningún caso se aplica un virus que pueda causar una enfermedad», ilustra Palomares, aunque reconoce que «algunas vacunas de tipo tradicional sí están basadas en un virus atenuado, pero que no causa la enfermedad».

Sin embargo, en el caso del covid-19, en particular, la vacuna en la que se trabaja «básicamente no es un virus que tenga que ver con el SARS-CoV-2, sino otro virus que sería nada más el vehículo y que también resultaría en una respuesta inmune». La experta dice que «en vez de pensar en que nos enfermamos y por eso nos protegemos, hay que pensar más bien como en un entrenamiento», y pone un ejemplo: «Como cuando alguien va a entrenar con un maniquí, para que cuando ya haya un enemigo ya estemos preparados para contender con el patógeno».

Preguntas por responder: ¿Mutará?, ¿desaparecerá?

«Todos los virus están cambiando, de hecho nosotros también sufrimos mutaciones, la diferencia es cuánto tiempo tardamos en reproducirnos», sostiene Palomares. Así, «mientras nosotros tardamos años en tener hijos, los virus se están reproduciendo todo el tiempo. Cada una de esas reproducciones tienen la potencialidad de incluir mutaciones y aquellas mutaciones que le den una ventaja al virus van a prevalecer«, sostiene.

Al vacunarnos todos empezamos a crear la inmunidad de rebaño y el virus no puede seguir infectando

Sin embargo, el virus SARS-CoV-2 «es un virus que tiene una frecuencia de mutación muy, muy baja«, en comparación con otros, como el de la gripe estacional, aunque «sí se han observado mutaciones y están documentadas». Pero, recuerda la doctora, «todavía hay mucho por conocer sobre este virus». Aunque hay una cosa clara, según la investigadora: «El covid-19 no quiere matarnos, sino reproducirse y cambiar para escapar al sistema inmune».

Palomares cree que este nuevo coronavirus «no va a desaparecer, va a seguir entre nosotros», y que lo que ha pasado en los últimos ocho meses con este virus en particular es que «nuestro cuerpo no estaba entrenado para detectarlo y evitar que nos enferme, y eso es lo que ha ocasionado todo lo que estamos viviendo ahora».

Los antivacunas y la inmunidad de rebaño

La proliferación de movimientos de antivacunas o de aquellos negacionistas de la pandemia suponen «un problema muy serio», constata Palomares, porque «este tipo de decisiones afectan al público en general, a la sociedad». Según la experta, «el resultado es que surgen estas enfermedades, y los que mueren al final son aquellos que tienen situaciones de riesgo«. Y cree que el auge de estas ideas se debe a que «es difícil contender con este tipo de desinformación, porque no está basada en ningún hecho científico, sino solo en rumores«.

Así, como no podía ser de otra manera, recomienda la vacunación masiva, porque con ella, aunque no desaparece al 100 % la posibilidad de infectarse, disminuye la gravedad de la enfermedad: «Al vacunarnos todos empezamos a crear la inmunidad de rebaño y el virus no puede seguir infectando».

Para conocer al completo todas las claves alrededor del proceso de desarrollo de las vacunas, el estado de la que se está investigando en México y lo que se sabe hasta ahora del nuevo coronavirus, les invitamos a ver la entrevista completa.

 

 

RT en Español es el primer canal de televisión ruso en idioma castellano con señal de alcance mundial. Comenzó a emitir desde Moscú durante 24 horas al día y 7 días a la semana en diciembre de 2009.

 

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...