Saúl Weisleder: No se puede dejar a nadie desprotegido y para llegar a un acuerdo con el FMI

“Urge que el gobierno lidere un acuerdo nacional”

0

Saúl Weisleder, Economista y Sociólogo.

Por: José Ricardo Carballo Villalobos, Periodista Codirector

Frente a un túnel demasiado largo que nos impide ver cuándo llegará la luz, pero con todas las condiciones para poder ganar en el futuro.

Así se puede resumir el “optimismo moderado y con pies en la tierra” del economista y sociólogo, Saúl Weisleder, quien asegura que nos enfrentamos a un panorama serio, preocupante y complejo, producto de la crisis social y económica del COVID-19.

Lograr un acuerdo final favorable con el FMI, la convocatoria urgente a un diálogo intersectorial y un mayor sentido de cooperación por parte de los distintos actores son parte de las acciones que él considera como prioritarias en el difícil contexto actual.

A continuación, la entrevista que tuvo La Revista con el profesor, exdiputado, ex Presidente del Congreso e investigador sobre desarrollo, políticas económicas y finanzas.

  • El Ministerio de Hacienda y el Banco Central han dado algunas cifras para dimensionar la gravedad de la situación actual. Se habla de una posible contracción del 5% y de un déficit fiscal por encima del 10% del PIB.
  • ¿Cómo califica la situación en que se encuentra el país?
  • ¿Ve realmente una luz al final del túnel?

Califico la situación económica del país como muy seria y, por ende, con consecuencias sociales también muy preocupantes. Yo siempre trato de ver una luz al final del túnel y ser optimista. Hay que tratar de serlo, pero con los pies sobre la tierra. El problema, en este caso, es que el túnel es demasiado largo. Sin embargo, la luz la tendremos que llegar a ver.

  • ¿Cómo ve los esfuerzos que está haciendo el Gobierno para revertir o al menos controlar la situación?
  • ¿Tenemos a estas alturas una hoja de ruta clara y viable de reactivación económica?

Francamente y siendo lo más objetivo posible, no veo una hoja de ruta clara y viable de reactivación económica. Sí está haciendo esfuerzos el gobierno, considerando la nada fácil situación que heredó del gobierno anterior que se negó, no quiso o entendió mal la situación fiscal y no hicieron nada; ese es el gran problema que tenemos.

Por lo tanto, el margen de maniobra es sumamente estrecho, por no decir casi nulo, y entonces es bien difícil para el gobierno. Pero, a estas alturas, debería tener una hoja de ruta más clara. Yo tengo la esperanza de que aparezca, posiblemente a raíz de las discusiones con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Aun así, nos haría falta la parte de reactivación porque no solo se trata de equilibrios macroeconómicos. Eso está por verse y ojalá que salga a la luz cuando se le haga el planteamiento al FMI.

  • En su criterio, ¿cuál es la estrategia que debería seguir el gobierno para evitar que el país retroceda directo al abismo?

Debe tener una propuesta coherente y que cumpla con lo necesario para llegar a un acuerdo con el FMI. A la vez, se debe lograr un equilibrio entre los distintos sectores sociales sobre la proporción de sacrificio de cada uno. Más allá del sector público y privado, todos deben contribuir a fin de disminuir la resistencia y eso ha faltado en este momento.

Lo otro es que no tiene que haber solo ideas, sino un plan más concreto, con responsables, fechas y metas específicas sobre acciones dirigidas a la reactivación económica. Una parte es la estabilización fiscal macroeconómica y la otra es la reactivación. Lo primero es condición necesaria, pero no suficiente.

  • ¿Por qué son tan importantes los créditos que se negocian con el FMI?
  • ¿Qué implicaciones tiene para la salud económica nacional endeudarse más y aceptar las condiciones impuestas por el FMI?

Recordemos que no necesariamente son condiciones impuestas por el Fondo, el cual trabaja de una forma muy distinta a la de antes. El país puede proponer cuáles son los caminos y el Fondo revisará si se cumplen las metas necesarias para poder llegar a un acuerdo.

El crédito de facilidad ampliada con el FMI permitirá que los ajustes puedan hacerse de una forma un poco más ordenada y con menos dolor porque, al haber financiamiento, entonces se puede hacer de una manera más gradual en el tiempo; esa es la importancia primaria.

Y, en segundo lugar, representa una especie de certificado de buena conducta inicial -no definitiva- hacia los mercados internacionales, lo cual facilita la posibilidad de obtener financiamiento, ya sea para sustituir deuda existente o nuevos créditos y mejores condiciones en el mercado internacional.

Si no hay acuerdo con el Fondo eso sería imposible y el país se tendrá que endeudarse a tasas mucho más elevadas y, por lo tanto, eso significa costos mayores en el corto y en el largo plazo.

  • ¿Las cargas o sacrificios que hemos tenido que hacer todos para enfrentar esta situación se han repartido equitativamente o hay unos sectores más afectados que otros y con mayor disposición a ayudar y “apretarse la faja”?

No necesariamente las cargas o los sacrificios se han distribuido hasta ahora equitativamente. Yo soy del concepto de que esto es un proceso relativamente largo, aunque deberá completarse una primera etapa importante en los próximos meses con la presentación de la propuesta, la negociación y el acuerdo final con el Fondo Monetario. Esa será la oportunidad para terminar de equilibrar cargas y poder juzgar mejor.

Lo que si se debe hacer es un llamado a todos los sectores, no se vale que a la hora de la hora digan “a mí no por tal y tal razón”. Claro que no todos los sectores, menos todas las personas, podemos contribuir con lo mismo porque no estamos en igual situación. La contribución debe ser proporcional a las circunstancias de cada quien, pero debe ser lo más equitativa posible. Nunca se va a poder satisfacer a todos, pero hay que hacer el esfuerzo por tratar de lograrlo.

  • En una reciente entrevista, el presidente del Banco Central afirmó que hace falta un acuerdo político y social de diversos actores para evitar una crisis como la de 1981. ¿Está de acuerdo?
  • ¿Hay ambiente y voluntad política para lograr ese acuerdo antes de que sea demasiado tarde?

Claro que yo estoy de acuerdo con el presidente del Banco Central. Es el gobierno el llamado a liderar la propuesta de acuerdo y la metodología, a la cual posteriormente se le pueden introducir cambio o incorporar otros actores, pero el liderazgo lo tiene que asumir El Ejecutivo y en eso se ha tardado.  Urge que el gobierno tome la iniciativa; siempre habrá diferencias y será muy difícil llegar a un acuerdo muy amplio, pero si hay buena fe y voluntad todos debemos entender que es en beneficio del país. Los cálculos electorales no deben contar ahora. Quizás un diálogo más franco y más intenso con partes del sector privado podría haber evitado algunos conflictos que se han presentado.

  • Las autoridades hablan de un ahorro de más de 178 mil millones para este año, reducción anual de un 15% en jornadas laborales, recortes en horas extra, viáticos, publicidad, etc.
  • ¿Cree que el gobierno ha hecho la tarea con respecto al recorte del gasto público o todavía hay dónde pasar la tijera?

Falta pasar tijera en cosas que son política y socialmente más difíciles. Creo que hay que usar más inventiva, no se puede dejar a nadie desprotegido y para llegar a un acuerdo con el Fondo habrá que revisar instituciones. No considero que haya que hacer un recorte drástico del gasto público en general, pero sí reacomodar o reasignar el gasto hacia las áreas que lo requieren más y reducirlo en otras, incluyendo instituciones.

Quizás eso redunde en una reducción del gasto público que pueda servir para fortalecer las ayudas a los desempleados. Lo que no debe es salir del circuito de la economía porque en una recesión la economía necesita esos recursos para ayudar, no para garantizar su recuperación, pero es posible que sí se necesite que se recorte sustantivamente en algunas áreas, actividades o hasta instituciones estatales para fortalecer otras.

  • ¿Hay instituciones y sectores en este país que se creen intocables cuando de austeridad y disciplina fiscal se trata?

Sí, hay instituciones y sectores que se creen intocables cuando se habla de la disciplina; es más, hay sectores que obtuvieron privilegios o ventajas en el pasado y que hoy día ya no se justifican. Tendría que haber una justificación muy fuerte para que no sean tratados en igualdad de condiciones que otras actividades de su misma rama, que, por ejemplo, sí pagan impuesto de renta y otras cosas. Yo creo que ahí hay un trabajo importante qué hacer.

  • ¿Es hora de hablar de medidas más drásticas como reducir planilla estatal, venta de activos, más deudas y nuevos impuestos?

Sí, debemos ir reduciendo gradualmente la planilla estatal, reasignando recursos dentro del propio Estado. Sobre la venta de activos, yo creo que hay que hacerlo, pero quizá no es el momento indicado por varias razones. Hay que endeudarse lo menos posible y en la medida de lo necesario para poder cumplir con obligaciones impostergables del momento como la alimentación y sustento de familias en necesidad.

Debería haber una redistribución de la carga tributaria, pueden ser ya sea nuevos impuestos o un aumento de las escalas o contribuciones especiales temporales, pero claro que tiene que haber nuevos ingresos para el Estado a fin de poder disminuir, de manera importante, primero el déficit y después la deuda.

  • Ahora la discusión y las acciones están muy enfocadas en atender lo urgente. Una vez superada la pandemia y que tengamos un poco de estabilidad, ¿a qué debería abocarse Costa Rica para resolver sus deficiencias de competitividad y dinamismo de la economía
  • ¿Cuáles son los retos estructurales que como sociedad tenemos por delante?

Sobre esto es mucho lo que se puede hablar y para no dar una respuesta muy parcial y dejar por fuera muchas cosas, prefiero abstenerme por ahora y enfocarnos en lo urgente.  Quizás solo decir, en términos muy generales, que tenemos que tener un Estado más eficiente, con mayor acceso a tecnología y una fuerte conciencia de servicio a los ciudadanos.  Creo que en educación los recursos están ahí y hay que revisar su asignación.

Yo creo que eso seguramente hará que más adelante el sector privado reinicie procesos de inversión más sólidos y robustos, y con ello vendrán también revisiones en todo el sector privado para lograr que nuestra economía sea más competitiva e incluso revisando muchos mercados de productos en los cuales no existen los incentivos para que haya competencia y más eficiencia.

Tanto en el sector público como en el privado todavía tenemos algunos monopolios u oligopolios que, tal vez muy pocos, o ninguno, en teoría, se podrían justificar. La apertura es una condición necesaria para mejorar esa productividad y competitividad esenciales en el largo plazo.

  • En resumen y ya para finalizar, ¿cómo vislumbra el futuro social y económico de Costa Rica en el corto, mediano y largo plazo?

Trato de ser optimista, pero en el corto plazo no lo soy, veo un panorama muy complejo y difícil. Costa Rica sigue teniendo muchas fortalezas y comparativamente uno podría decir que nos irá mejor que otros países. Y algo parecido ocurrirá en el mediano plazo, las cosas serán difíciles en los próximos tres, cuatro o cinco años. El panorama irá mejorando paulatinamente si hacemos bien lo que debemos hacer y si aumenta la conciencia de todos los ciudadanos, no sólo del gobierno. Esto no es de echarle la culpa a los otros. Si en el largo plazo, hemos superado lo fundamental de nuestros problemas, yo sí soy optimista. Costa Rica tiene todas las de ganar para el futuro.

 


Saul Weisleder.
Economista y sociólogo por las  Universidades de Costa Rica y University of Sussex en Inglaterra.
Profesor y Decano de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Costa Rica. Director del Departamento de Economía y profesor de la Maestría en Política Económica de la Universidad Nacional.
Consultor en temas bancarios e investigador sobre desarrollo y políticas económicas con énfasis en el sector financiero. Político y Diputado de la Asamblea Legislativa en el período 1994-1998, presidiéndola en 1997.

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...