Se partió RN: ponerle atención a la política “bíblica”

0

Carlos Francisco Echeverría. 

La sorpresiva fractura del grupo político religioso debe ser vista en el contexto internacional. En toda la América Latina se han venido fortaleciendo estos partidos confesionales, de agenda social profundamente conservadora, que a su vez tienen vínculos con la política “bíblica” de los Estados Unidos.

Hoy día son un movimiento transnacional, con distintos matices en la región: desde el machismo brutal de Bolsonaro en Brasil hasta la corrupta tragicomedia de Jimmy Morales en Guatemala. Una posible presidencia de Fabricio Alvarado en Costa Rica sería para ellos la cereza en el pastel.

Pero la miopía y la rampante mediocridad de Restauración Nacional, bajo el liderazgo de Carlos Avendaño, amenazaban con debilitar el capital político acumulado por Fabricio en la reciente campaña. Eso no se podía permitir.

Después de todo, el precio de la ruptura -la renuncia a una porción sustancial de la deuda política- bien puede ser compensado desde las ricas arcas del movimiento religioso neoconservador. Es cosa de hallar los mecanismos apropiados para trasladar fondos a donantes ticos de “manos limpias”. Eso, junto con la movilización de la base comunal de las iglesias, puede relanzar a Fabricio para el 2022, con buenas posibilidades de éxito.

El TSE debe estar muy atento a esas dos interferencias ilegales en nuestros próximos procesos electorales: el uso de fondos externos y el de la fe religiosa. A las autoridades políticas, y a la ciudadanía democrática, les toca sostener la lucha para que imperen en el país la razón y la justicia.

Que nuestro pueblo no tenga más motivos para lanzarse en brazos de quimeras que nacen, en el fondo, de temores atávicos y oscuros delirios de superioridad espiritual.

Comentarios

Cargando...