Luis Paulino Vargas Solís: Después de tanto estruendo, la montaña parió un ratoncito