Sergio Erick Ardón Ramírez.

El pleito callejero en que se han convertido las elecciones en USA se ensombrece todos los días.

Donald Trump, quien encabeza las encuestas, ante el achacoso presidente Biden, sufre un acoso legal sin precedente.

Ahora una juez lo ha condenado a pagar una multa de 464 millones de dólares por fraude fiscal.

Trump, que se bate como gato panza arriba, dice que de lo que se trata es de quitarle la plata que tiene para la campaña, “confesando” que tiene 500 millones de dólares en efectivo y eso lo sabe la juez y por eso la cifra de la multa. Lo quieren dejar con un menudo en la bolsa.

Las acusaciones contra Trump son numerosas, cerca de 80. Más que evidente que lo quieren sacar de la competencia.

Las leyes en USA son tan singulares, que ni, aunque lo condenaran en todos los casos le podrían impedir ser candidato.

A lo que apuestan sus enemigos es al drenaje de apoyo que podría sufrir.

El contrataque no se ha hecho esperar y los de Trump, a su vez, acusan a Biden de estar protegiendo a su hijo, especialista en pillerías, y de ser parte de un entramado mafioso.

Robert F. Kennedy el sobrino del presidente asesinado e hijo del padre también asesinado, acusa a unos y otros de ser simples servidores de los grandes intereses de bancos, farmacéuticas, petroleras e industrias de la guerra: “han gobernado y gobiernan para esos grandes intereses”, afirma el candidato independiente.

Así están las cosas en USA, país tenido por muchos obsecuentes o desinformados como el ejemplo a seguir.

Por Sergio Erick Ardón Ramírez

Estudio arquitectura en el Instituto Tecnológico de Georgia, EEUU. Dirigente y Político - Fundador del MRP.