Sergio Erick Ardón: Chavela Vargas

Esto lo piensa un enamorado de su voz armoniosa y quejumbrosa, que le reconoce muchos méritos y que sigue disfrutando de su aporte excepcional.

0

Sergio Erick Ardón Ramírez.

Su voz melodiosa y quejumbrosa, nos dice de una alma sufrida. De una autenticidad innegable.
Somos muchos , aquí y en todas partes, que nos hemos deleitado con sus canciones y sus historias.
Nacida en medio de una sociedad mojigata, apegada a creencias limitadas y excluyentes, propias de una época que casi termina, fue marginada y rechazada.
Buscó refugio en México y fue ahí, donde encontró acogida y también donde vivió su azarosa vida. Ahí se descubrió cantante y fue ahí donde se afirmó en su condición de lesbiana.
Ingratos seríamos si no comprendiéramos que de México se enamorara, calidez, respeto, cariño, oportunidades, que no tuvo entre nosotros, si las encontró entre los mexicanos.
Que quisiera entonces a México como su patria adoptiva, no se le puede cobrar. Y tampoco se le puede cobrar el que expresara resentimiento por el maltrato y la incomprensión aquí sufridas. Al morir esa alma atormentada, en México recibió elogios y trato de ciudadana ilustre.
Bien por los mexicanos que supieron entenderla y que fueron tan generosos al reconocer la excelsa calidad de su aporte cultural. Nosotros con ella tenemos una deuda que saldar y un perdón que merecer.
Chavela, bien califica para ser declarada Benemérita de las Artes. Ella está entre las personas que bien ganado tienen ese privilegio. Porque aunque no fue aquí que su arte floreció y brilló, es cierto que es hija natural de nuestra tierra, no lo podemos desconocer, y no cabe , siendo justos, de esa condición renegar.
Lo que no amerita es declararla Benemérita de la Patria.
Ese benemeritazgo ha venido siendo degradado por falta de rigor y seriedad. Es el más señalado reconocimiento que se concede a quienes han dado aportes excepcionales a la nación. La falta de rigor y seriedad ha hecho que inmerecidamente se hayan sumado nombres a la ligera.
Como en tantas otras cosas, quienes han resuelto hacerlo, no han estado a la altura de sus prerrogativas.
No puede ser un ente político de improvisaciones y vaivenes, el que asuma tal responsabilidad. La Asamblea Legislativa no debería tener esa potestad.
Habría que constituir otra instancia más reposada y reflexiva, más estable y seria, para proponer los nombres de los ciudadanos que merezcan los benemeritazgos.
La propuesta,ya adelantada, de darle esa condición a Chavela, no está bien. Esto lo piensa un enamorado de su voz armoniosa y quejumbrosa, que le reconoce muchos méritos y que sigue disfrutando de su aporte excepcional.
COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box