Sergio Erick Ardón: Desboque

Sergio Erick Ardón Ramírez.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Canadá , como los países occidentales principales, formaron una estrecha alianza con la Unión Soviética para enfrentar al fascismo europeo, que tenía a la Alemania nazi a la cabeza.

45.000 canadienses murieron en la contienda, y cientos de miles fueron heridos. Al momento de la derrota aplastante que sufrieron, miles de fascistas alemanes, así como de otros lugares huyeron hacía América.

Argentina , Chile, Paraguay, Brasil, en Sur América y en Norte América, Canadá, fueron lugares de acogida.
Yarolslav Hunka fue soldado voluntario en una división formada por ucranianos fascistas que combatió en el frente oriental contra la Unión Soviética, división que se destacó como especialmente cruel contra judíos, polacos , rusos y gitanos.

Él escogió Canadá para refugiarse y evitar ser castigado.

Ayer, el parlamento canadiense con la presencia del ucraniano Selensky y el Primer Ministro Trudeau, aplaudió de pie, largos minutos, cuando Hunka, ya de 98 años, fue presentado como invitado de honor. Se dijo que era un ucraniano que había combatido contra los rusos en la Segunda Guerra Mundial. La que tuvo a canadienses y rusos del mismo lado. La que costó la vida a millones atajando el fascismo, incluyendo los 45.000 canadienses.

Israel ha protestado, Polonia pide la extradición de Hunka, el presidente del parlamento canadiense asumiendo la responsabilidad, ha renunciado, Trudeau se presenta lloroso y pide disculpas, los rusos ven fortalecidas sus denuncias de complacencia con el nazismo.

El escándalo ha sido mayor.

La explicación de todo esto se encuentra en el desboque anti ruso que ha llevado a proscribir deportistas, músicos, libros, ballets, gastronomía, cultura en general, productos de cualquier tipo. Todo lo que suena ruso debe ser rechazado y todo lo que suena anti-ruso, así sean nazis asesinos, pueden ser aplaudidos de pie.

La histeria antirusa que recorre Occidente es colosal y parece cosa de locura. Es evidente que, o se han pasado de la raya conscientemente, o han perdido la chaveta. El resto del mundo, la mayoría, ve esto con estupor y toma nota.

El hombre, según se ve en los videos, estaba profundamente enternecido ante tan glamoroso homenaje. Por lo menos por unos momentos, gracias a la histeria anti rusa, de villano escondido ha pasado a ser héroe.

 

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...