Sergio Erick Ardón Ramírez.

Gustavo Petro Urrego es el actual presidente de Colombia. Ya había sido alcalde de Santa Fé de Bogotá y Senador de la República.  Pero Petro también fue militante del M-19, organización guerrillera que conmovió a Colombia cuando, como carta de presentación, se robó la espada del Libertador Simón Bolívar, jurando que solo la devolvería cuando en Colombia hubiera democracia.

El M-19 dejó la lucha armada y se integró a la vida política pacífica, cuando entendió que el camino original debía dar paso a una nueva experiencia. Eso no impidió que varios de sus dirigentes, ya haciendo vida legal, fueran asesinados, o sufrieran atentados. Así su candidato presidencial, Carlos Pizarro León- Gómez fue asesinado. Rodolfo Navarro Woolf, quedara en silla de ruedas, después de un atentado con bomba, Carlos Plata, cayera acribillado frente a su consultorio de dentista, igual suerte corrieron otros.

Petro cuando habla de Jaime Bateman, le llama “Comandante”,  y nunca ha renegado de su pasado guerrillero, al contrario lo reivindica y lo explica.

Buena oportunidad para recordar un hecho que vivimos muy de cerca con el jefe y fundador del M-19, Jaime Bateman Cayón, aquí.

Amigos comunes nos hicieron llegar al MRP, la solicitud de ayuda. Bateman y sus lugartenientes Plata y Marín, se encontraban en San José, habiendo ingresado clandestinamente desde Panamá.

Se trataba de demostrar la presencia física de ellos aquí. La seguridad colombiana les seguía los pasos y los había ubicado en Panamá. País al que debían volver, para su regreso a Colombia.

Con ellos discutimos diversas opciones, y se optó por la más riesgosa, pero también la más convincente. La temeridad era parte del modus operandi del M-19.

Se montó una conferencia de prensa en el salón Kamakiri, muy cerca de la Penitenciaria Central. Ahí, un grupo de periodistas costarricenses invitados- no sabían a qué, ni dónde- tendrían la posibilidad de oir a los guerrilleros explicar el porque de su lucha, y hacerles preguntas.

Se garantizaba la secretidad del evento, evitando cualquier posibilidad de comunicación mientras se desarrollara.

Al concluir las preguntas, Bateman y los suyos, vestidos de guayabera y con valijas a su lado, explicarían que saldrían del aeropuerto Santamaría rumba a México. Pasajes de Copa a la vista.

Con voz tranquila Bateman pidió comprensión, y solicitó a los periodistas, un espacio de una hora, antes de dar la noticia. La hora necesaria para salir del país en el vuelo de Copa. En el mientras tanto se serviría un refrigerio y se repartirían boletines informativos.

Los periodistas accedieron sin resistencia alguna. Jaime Bateman tenía ese don, muy propio de los colombianos de la costa caribe, de caer simpático y ser convincente.

Pero la verdad era otra.

Al salir del Kamakiri, en una buseta, tomarían la carretera a Cartago, y ahí se efectuaría un trasbordo, para hacer el trayecto hasta la frontera con Panamá. Dijeron que si topaban con retenes o controles, no habría problema, se echarían al monte. Nada nuevo para ellos.

Cuando el tiempo prudencial pasó, y la noticia como reguero de pólvora trascendió, ya ellos estaban a la altura del Cerro de la Muerte.

Dos horas depués recibimos el mensaje acordado. “Lindo el Canal”. El Ministro de Seguridad Pública, eran tiempos de Carazo, Lefranc, consultado sobre la presencia de los guerrilleros colombianos en Costa Rica, solo atinó a decir que no podía ser, que había consultado a todos los puestos migratorios y no constaba la entrada al país de tales sujetos.

Así sucedió.

Extraordinaria oportunidad para conocer a los revolucionarios colombianos del M-19. y tenderles una mano.

Posteriormente, años después,  nos enteramos de la muerte de Jaime Bateman como consecuencia de un trágico accidente de aviación en Panamá, sobre el Darién.

Sus compañeros de odisea, Plata y Marín, también cayeron asesinados por sicarios ya haciendo vida legal.

Bienvenido Gustavo Petro, presidente de Colombia, compañero de causa de aquellos aguerridos precursores.

 

Sergio Erick Ardón Ramírez

Por Sergio Erick Ardón Ramírez

Estudio arquitectura en el Instituto Tecnológico de Georgia, EEUU. Dirigente y Político - Fundador del MRP.