Sergio Erick Ardón Ramírez.

En América latina hay dos remanentes principales del colonialismo que hizo que las tierras americanas pasaran a ser propiedad de imperios europeos.

Esos son, Puerto Rico, que pasó de manos de España a ser propiedad de USA, y las Islas Malvinas, situadas a quinientos kilómetros de la costa argentina y a 13.000 kilómetros de Inglaterra.

Comenzando el siglo diecinueve y aprovechando la debilidad de una nación que apenas nacía a la vida independiente, el imperio británico que, rapaz como siempre fue , andaba en procura de adueñarse de cuanto territorio pudiera. Así clavo su bandera en las Islas Malvinas, expulsó a los pocos criadores de ovejas argentinos, trajo gente de Inglaterra y declaró, por si, y ante sí, que las islas eran suyas. Trece mil kilómetros cuadrados más para aumentar la rapiña.

Argentina nunca ha aceptado el despojo y ha intentado recuperar lo que es suyo.

En 1982 se dio una guerra, que no tenía que haber sido, que se saldó con la derrota argentina, habida cuenta del mayor potencial militar de los ingleses.

En todos los foros, y por todos los medios pacíficos, los argentinos han seguido invitando a los ingleses a negociar la forma en que las islas sean devueltas, y sea la bandera argentina la que ondeé en las Malvinas.

Naciones Unidas abrumadoramente secunda la necesidad de sentar a ingleses y argentinos en la mesa de negociación reconociendo que hay un diferendo colonial por ser resuelto.

Ahora, en el marco del encuentro entre la CELAC y la UE, la declaración final incluye el problema y promueve las negociaciones.

El gobierno británico ha reaccionado airadamente, insistiendo en su argumento, de que los dos mil habitantes de las islas, que son todos de origen inglés, llevados ahí para asegurar el control, quieren seguir siendo ingleses.

Argumento ruin sobre el que buscan perpetuar el despojo.

Terminar con esa ficción y sellar ese episodio colonial, no va a ser fácil. Inglaterra cuenta con el apoyo de USA, país del que es aliado incondicional, e incluso por estas tierras, hay quienes prefieren favorecer a los imperios, claras reminiscencias coloniales.

Sergio Erick Ardón Ramírez

Por Sergio Erick Ardón Ramírez

Estudio arquitectura en el Instituto Tecnológico de Georgia, EEUU. Dirigente y Político - Fundador del MRP.